Barça
Deportes 04/05/2022

Sique Rodríguez, Adrià Soldevila y Sergi Escudero: "Los jugadores llegaron una hora tarde a un acto de Rakuten porque estaban jugando al parchís"

Periodistas y autores del libro 'De la gloria al infierno'

5 min
Autores del libro "De la Gloria al infierno" Sique Rodríguez, Adria Soldevila, y Sergi Escudero

BarcelonaSe los asocia al Barçagate , pero a través de los micrófonos del Què t'hi jugues de la Cadena SER estos tres periodistas han explicado día sí y día también muchas de las noticias que han hecho tambalear al Barça en los últimos años. Ahora han convertido sus informaciones en un libro que narra qué pasó en el club entre el adiós de Neymar y el de Messi.

¿Es diferente escribir un libro en comparación con su día a día periodístico?

Sique Rodríguez: El libro lo puedes hacer reposar. Queríamos introducir muchas anécdotas, curiosidades que ayudaran a explicar qué ha pasado. Fue nuestra obsesión. Cuando planteas a alguien que estamos haciendo un libro, tienen más ganas de hablar, el clima es más tranquilo; cuando el cadáver aún está caliente es difícil que la gente hable.

Adrià Soldevila: De hecho, uno de los temas que me negaron en su día me costó el trabajo. Y después, haciendo el libro, la misma persona me confirmó que era cierto. Era el tema del cambio de silla del president Quim Torra en el palco, en el último partido de Liga. Al día siguiente, Bartomeu mintió vilmente a Mònica Terribas en Catalunya Ràdio y dijo que se había modificado el protocolo del palco. A mí me echaron del diario El Món porque mi director se creyó la versión del club y no la mía.

Hablando de anécdotas: describen cómo los jugadores llegaron una hora tarde a un acto con Rakuten porque estaban jugando a un juego de mesa en el bus.

S.R.: Cuando hablo de anécdotas es esto, ayudan a explicar el nivel de pasotismo que había dentro del club y el poder que tenían los jugadores.

Sergi Escudero: Ningún directivo o ejecutivo tuvo el valor de decir: “Bajad ya, porque nos está esperando el patrocinador principal del club”. Los jugadores se creyeron con el poder de llegar una hora tarde al acto porque estaban jugando al parchís.

¿Este poder de los jugadores empieza con Bartomeu o antes?

A.S.: Con él. Toma una serie de decisiones que lo debilitan: empieza a cambiar de director deportivo, de entrenador, cuando marcha Neymar renueva a todo el mundo como un loco... Piensa que estas operaciones lo hacen fuerte y es todo al contrario, lo debilitan porque los jugadores se aprovechan de ello. Una persona próxima a Bartomeu nos dijo: las personas más egoístas del mundo son los jugadores, y las segundas los exjugadores.

Los futbolistas detectan este miedo.

S.R.: Un jugador, de hecho, lo reconoce en el libro: sabían que Bartomeu les diría que sí, porque los trataba con miedo, y se aprovecharon de él.

¿Han ido con el freno de mano puesto por miedo a que le pasara algo a Bartomeu?

S.E.: Si no sale Bartomeu en la portada es porque, bajo criterios periodísticos, creemos que había más de un responsable. Si poníamos su nombre, era como ponerle la pistola a la cabeza y que alguien disparara.

¿Cómo definirían al expresidente?

S.R.: Gestionó con miedo. Un presidente del Barça necesita ser líder, comunicar bien y rodearse de gente potente. Bartomeu no era líder, ni comunicaba bien, ni se rodeó de gente potente.

Un ejemplo de este miedo son los contratos de los jugadores: Messi pasó en diez años de cobrar 14 millones a 138.

S.R.: Hemos querido poner este ejemplo porque es el más valiente, el intocable. La inflación de la plantilla nace bajo el paraguas de Messi. Después de él vienen todos.

¿Bartomeu es consciente, ahora, de esto?

S.R.: He dudado de que Bartomeu quisiera ser presidente. La posibilidad se le dio Rosell, que estaba entre Faus y él, porque era el vicepresidente primero e incluso una cara más simpática, de trato más fácil. Y después quizás le cogió el gusto al cargo, pero no creo que su gran objetivo vital fuera ser presidente.

¿Quién es Òscar Grau?

A.S.: El director general más maleable que ha tenido el Barça en muchos años. Para el presidente y para un asesor del presidente que se llama Jaume Masferrer. Grau es agradable en el trato, pero no es brillante en su trabajo ni nunca construirá un plan estratégico para el club.

S.R.: La mejor definición de Òscar Grau como director general es que fue un gran jugador de balonmano.

S.E.: Él mismo, en las declaraciones del Barçagate, dice que todo le venía impuesto de arriba, y quién era él para decir que no.

¿Y no tendría que haber dimitido, entonces?

S.R.: Aquí no dimite ni dios.

¿Quién es Masferrer?

S.R.: Tiene un punto de Rasputín.

A.S.: Es una persona tóxica. Puede servir como externo, pero no funciona para liderar un equipo porque el equipo acaba intoxicado y lo quiere matar.

S.E.: Masferrer buscó quién fue el topo del Barçagate y fue preguntando a mucha gente, hasta que un alto cargo le dijo: “Ha podido ser cualquier persona del club porque ahora mismo todo el mundo te odia”.

¿Sin Masferrer, el mandato se habría acabado?

S.R.: Sería simplista decir que sí, porque, sin él, Bartomeu no habría sido presidente, lo ayudó mucho. No es justo cargar toda la responsabilidad encima de él, en muchas cosas le servía de escudo a Bartomeu: Masferrer no ficha a Coutinho por 160 millones, a Dembélé por 145 ni a Griezmann por 135.

¿Les molesta que se los asocie siempre al Barçagate?

S.E.: Me molesta la comparación porque noticias así creo que pasan una vez a la vida. Si esperan que publiquemos una cosa del mismo nivel de Laporta, seguramente no podremos.

¿Les han puesto en un ismo en la guerra de trincheras que rodea el club?

A.S.: Cuando gobernaba Bartomeu éramos laportistas. Cuando vuelve Laporta no podemos ser bartomeuistas, tenemos que ser fontistas, estamos en su trinchera, y cuando gobierne Víctor Font, si algún día llega, ¿qué seremos? ¿Farristas (de Jordi Farré)?

¿Qué papel ha tenido Sandro Rosell?

A.S.: Me niego a hablar de bartorosellismo, visto con perspectiva son dos mandatos diferentes. Rosell quiere mucho a Bartomeu, pero discrepa respecto a la manera como ha gestionado el club.

¿Rosell mandaba a la sombra?

S.R.: En algunas cosas sí, en otras no. Es imposible que controlara qué pasaba cuando pasó dos años en la prisión.

Explican que los grandes acuerdos con Rakuten y Nike tienen una parte oscura.

A.S.: El acuerdo con Rakuten es muy bueno, pero habrían podido tener muchos más ingresos con patrocinadores que Rakuten vetó.

S.E.: Unos 70. Y con Nike, muchos ejecutivos dicen que el acuerdo era una castaña. Son los dos acuerdos más odiados dentro del club. En términos de cifras suenan bien, pero cuando vas a la letra pequeña y ves las cláusulas hay impedimentos.

¿El periodismo ha hecho su trabajo durante los últimos años?

A.S.: Los temas importantes del mandato de Bartomeu siempre han salido a la luz y no solo con nosotros.

S.E.: Y antes de su dimisión.

stats