Barça
Deportes 01/03/2021

Los apuntes básicos del Barçagate, el principio del final de Bartomeu

El expresidente del Barça, detenido por irregularidades en la contratación de un servicio de monitorización de redes sociales

3 min
Bartomeu, Grau, Gómez Ponti y Masferrer.

BarcelonaJosep Maria Bartomeu ha quedado detenido este lunes en Barcelona junto con Jaume Masferrer, Òscar Grau y Román Gómez Ponti, tres ejecutivos de su máxima confianza. La justicia los implica en el caso Barçagate, origen de la crisis que supuso el principio del fin del mandato del expresidente azulgrana en el Camp Nou.

Desprestigio en redes

Obsesionados por el control del mensaje y sobre todo por los comentarios de las redes sociales, Bartomeu y el jefe de su gabinete, Masferrer, contrataron los servicios de una empresa para hacer monitorización en Twitter y Facebook. Así lo destapó la Cadena SER a mediados de febrero del año pasado. La información aportaba detalles de cuentas creadas para generar un estado de opinión contrario a opositores de la junta (y ahora candidatos a las elecciones) como Víctor Font y Joan Laporta, futbolistas de la primera plantilla como Leo Messi o Gerard Piqué y empresarios del entorno azulgrana como Jaume Roures.

Dimisiones

A raíz del escándalo, el Barça emitió un comunicado para desmentir las informaciones aparecidas y negar el intento de desprestigio. Pero seis directivos, molestos con el procedimiento, dimitieron en bloque. El más crítico con el asunto fue Emili Rousaud, que tenía que ser el candidato continuista en los comicios y acabó insinuando que alguien del club metió "la mano en la caja" a la hora de contratar los servicios de la empresa Y3Venturas, propietaria de las cuentas difamadoras en cuestión.

'Dribling' de controles internos

Rousaud, Teixidor, Calsamiglia, Pont, Elías y Tombas abandonaron la junta del Barça porque consideraron que Bartomeu tomaba decisiones muy sensibles sin consultárselo. De hecho, la contratación de I3Venturas se hizo driblando los controles internos del club, fraccionando el pago de un millón de euros en cinco partes para no hacer ruido. Una cifra, por cierto, que a determinadas personas de la entidad les extrañó que fuera tan alta teniendo en cuenta los precios de mercado de este tipo de iniciativas. Entre ellas la compliancer Noelia Romero, que fue despedida.

Bartomeu, con Rousaud y Teixidor.

Dignitat Blaugrana

Asombrados por las informaciones que leían en los medios, los socios de Dignitat Blaugrana presentaron a finales de abril del 2020 una querella contra Bartomeu, Masferrer y Carlos Ibáñez (responsable de I3Venturas) por administración desleal y corrupción entre particulares. El juzgado de instrucción número 13 de la Audiencia de Barcelona la aceptó a trámite en junio y empezó una investigación que también ha acabado implicando al CEO del Barça, Òscar Grau, y al responsable jurídico de la entidad, Román Gómez Ponti.

La auditoría de PWC

En paralelo a esta investigación, en plena pandemia y cada vez más solo en la junta, Bartomeu encargó una auditoría a PricewaterhouseCoopers para intentar aclarar los hechos. Los resultados los explicaron públicamente el portavoz de la junta, Josep Vives, y Gómez Ponti en una rueda de prensa en el Auditori 1899. PWC exculpó al expresidente de la difamación y de haber abonado un sobreprecio, pero señaló que el pago a I3Venturas, efectivamente, se fraccionó. "La gestión de estos contratos no ha sido cuidadosa", admitió Vives.

Registros y detenciones

En el marco de la investigación judicial, los Mossos d'Esquadra compilaron información en el Camp Nou en el mes de julio. La juez del caso, Alejandra Gil, ha aplazado el secreto de sumario varias veces para seguir buscando pruebas y no estorbar la transición de gobierno que hay en el Barça. Este lunes, sin embargo, ha ordenado nuevos registros en las oficinas del club y en los domicilios de Bartomeu y Masferrer. Las detenciones del presidente, de su mano derecha y de Grau y Gómez Ponti son iniciativa del cuerpo de policía.

stats