Directiva de Joan Laporta en la candidatura Estimem el Barça
Deportes 06/03/2021

Elena Fort: "No se tiene que contar el número de mujeres, sino las responsabilidades que tienen"

5 min
Elena Fort, a su despacho profesional

BarcelonaElena Fort es socia del Barça desde que nació. Medio siglo después, y habiendo estado en la directiva de Joan Laporta (2008-10) y en la candidatura de 2015, le vuelve a acompañar en las elecciones a la presidencia del Barça.

Es la única mujer de la candidatura. ¿Le molesta?

— No me molesta, a pesar de que me gustaría que hubiera más mujeres. También ha habido un relato interesado en cuantificar el número. Para mí hay una cuestión más importante y previa: yo detecto en mi entorno que a la mujer le cuesta estar en el día a día del club. Me he encontrado muy pocas mujeres que tengan el conocimiento del Barça que tengo yo.

¿Qué falla?

— Hay un 26% de socias. Son muchos miles. Pero el porcentaje no refleja los pasos que estamos dando en la sociedad para garantizar la igualdad. Se está haciendo una comparación de si una, cinco o cuatro, y para mí el tema es otro. Tenemos que poner a la mujer en el día a día del Barça y después el proceso será mucho más natural. ¿A que me refiero? Que se habla del número pero no de las funciones concretas que tienen adjudicadas. Yo me he visibilizado mucho, he ido a debates y he hecho entrevistas. En las otras candidaturas, que tienen más mujeres, no se han visibilizado. Precisamente, de lo que se trata es de tener las mismas responsabilidades que los hombres.

Hay consenso en priorizar la remodelación del Camp Nou. Sería su tarea.

— El estadio tiene la vida útil agotada y hay que reformarlo. Esto es evidente. Pero ya lo sabíamos en 2010. Y han pasado 10 años y está igual.

Ha costado mucho llegar a pactos con el Ayuntamiento, vecinos...

— Cuesta mucho, sí, pero 10 años es demasiados. Ha faltado liderazgo. No se han tomado decisiones que se tenían que tomar para asumir un proyecto de esta magnitud.

¿A quien se refiere?

— Por ejemplo, a que nadie en el club se ha planteado hasta ahora qué pasaría si se fuera a jugar fuera y se pudieran hacer las obras con menos tiempo y más baratas. Y no con más tiempo y gente en el estadio. Esto nos lo han dicho expertos. ¿Por qué no se ha hecho esta reflexión desde dentro? No digo que sea mejor o peor, simplemente asumir que hay una alternativa. La directiva saliente ha trabajado siempre desde una única opción, que es muy compleja, y que ha hecho que todo se alargara.

Pero esta solución, la de jugar fuera, aparece ahora por la pandemia.

— No. Por lo que sabemos, esto siempre se había descartado desde el Barça. Y es un tema obvio con una obra de estas características.

Y en 2010, con el proyecto Foster, ¿cómo lo hacían?

— No llegamos a hacer el calendario de las obras, no tuvimos tiempos. Tan solo teníamos el proyecto. De todos modos, desde un punto de vista técnico, los trabajos no tenían la misma afectación.

Esta semana ha estallado el caso de las redes sociales. Usted es una de las afectadas. ¿Cómo lo ha vivido?

— Antes de que saliera todo esto del Bartogate [así llama al Barçagate] ya lo había denunciado por los ataques que recibía. En su momento tuvo muy poco eco. Ahora hay documentos sobre la mesa que lo demuestran. Más allá del dinero, es una cuestión ética. Me duele que en mi club esté pasando esto, independientemente de que sea afectada.

¿Y ahora qué?

— Dos cosas fundamentales. Por delante de todo, la presunción de inocencia. Ahora bien, por los documentos que voy leyendo, la inspección de los Mossos es aterradora. Y la segunda es que te haces muchas preguntas. Si solo se quería defender la reputación del Barça, como decía Bartomeu, ¿por qué se acaba buscando a empresas externas cuando Catalunya es pionera en temas digitales y de redes? O la intermediación de una financiera. Todos los informes hablan de un sobreprecio. ¿Dónde ha ido a parar el dinero? Esta semana oíamos como un ex vicepresidente, Emili Rousaud, hablaba de injerencias políticas. Cuanto más lo piensas, más gorda se hace la bola y genera muchas más dudas.

¿Puede afectar en las urnas?

— Yo entiendo que las cosas ya están muy decididas. En todo caso, arrecia la tesis que todo lo que ha pasado en el club en los últimos 10 años ha sido muy grave. En esto, además, quiero decir una cosa: me parece fuera de lugar la gente que pone en el mismo saco la gestión de 2003 a 2010 que la de estos últimos años. No. No es lo mismo.

Elena Fort, en su despacho profesional

¿Cómo se encaran los últimos días? ¿Con nervios?

— Con una cierta tensión. La campaña se ha hecho excesivamente larga. Tal como están las cosas, habríamos podido votar el día 24 y el club habría ganado dos meses.

A diferencia de 2015, ahora parten como favoritos.

— Yo en 2015 también tenía mis esperanzas. Y ahora también, pero yo hasta que no lo vea, no diré nada.

Pero las encuestas les son muy favorables.

— La información es buena. Y hay una percepción personal, también, que vive alguien como yo, que siempre he estado en segunda fila: en un restaurante, por ejemplo, se acerca alguien que me ha visto en una entrevista y me da ánimos, o me dice que nos votará, o que nos votará gente que conoce... Esta sí que es una diferencia respecto a 2015.

¿Qué aprendieron de aquellas elecciones?

— Que contra un triplete no se podía ganar. Decíamos que la alternativa [de Bartomeu] no era buena y el tiempo nos ha dado la razón. Pero no lo supimos explicar mejor. La decisión de presentarnos se tomó a última hora y algunas cosas no tenían el mismo grado de preparación que ahora.

¿Ahora lo tienen más estructurado?

— ¡Mucho más! Y la cantidad de cosas que no se llegan a ver. En este sentido sí que hemos aprendido que hacía falta una visión más amplia de lo que eran unas elecciones.

Les han acusado de trabajar poco.

— Una cosa es la decisión final de evaluar si te presentas o no. Y la otra, el bagaje previo de un núcleo de gente que no deja nunca de pensar en el Barça y que se encuentra regularmente. La idea era: si toca, tenemos que estar preparados. Y lo estábamos. Evidentemente hemos trabajado, no hay que decir cuánto. Y más allá de esto, cuando tienes el Barça en la cabeza, no hay que contar los años porque ya sabes lo que tienes que hacer.

Todavía se habla de la lona del Bernabéu. ¿Se esperaban el éxito?

— Cuando salió el tema de la lona, allá donde ibas te hablaban de ello. Era como una recuperación del estado de ánimo a nivel colectivo. Cuando me lo explicaron antes, pensaba que sería brutal. Pero la impresión fue todavía más grande. Define mucho el talante de quién es Joan Laporta y los que confeccionamos la candidatura. Pero la candidatura no es solo una lona, al contrario de lo que dicen algunos.

¿Alguien de su entorno le ha dicho: "Elena, no te presentes"?

— No, no. Al contrario. Todo el mundo que me conoce sabe como pienso y como vivo. Me han dado ánimos. También mis hijos, que me dijeron: "Adelante, mamá. Estamos contigo". Esto me emocionó mucho.

¿No se imagina de presidenta?

— Me lo preguntan mucho y siempre contesto que todo el mundo tiene que conocer sus límites personales. En este momento no toca.

¿Pero dentro de unos años quizás sí?

— Tengo unas vivencias barcelonistas que dan un bagaje importante. No hay tantas mujeres que tengan este bagaje. Por ejemplo, en el Bartogate soy la única mujer que sale en los informes. Pero insisto: todo el mundo tiene que saber sus límites y los míos no incluyen ser presidenta.

stats