Economía 04/03/2022

La AIE hace un llamamiento a bajar el termostato de la calefacción para reducir las importaciones de gas de Rusia

El organismo presenta un plan para que la UE recorte un 35% su dependencia energética de Moscú

3 min
INFRAESTRUCTURAS  Cataluña dispone de infraestructuras gasistas de primer nivel, como estas instalaciones del puerto de Barcelona, además de tener la primera compañía del Estado  -y una de las primeras del mundo- del sector y proyectos de gran alcance, como el futuro depósito de Balsareny o la interconexión con Europa mediante el Midcat.

ParísMás allá del drama humano, la guerra en Ucrania también puede provocar en Europa una auténtica crisis energética si Vladímir Putin decide cerrar el grifo del gas. El 40% del gas natural que se consume en Europa proviene de Rusia, pero, en algunos países del centro de la UE —como Alemania—, el porcentaje es mucho más elevado. Desde el inicio del conflicto armado, los precios de esta materia prima se han disparado y amenazan con encarecer la factura de millones de europeos cuando las bajas temperaturas invernales todavía no se han marchado. Putin libra una guerra en Ucrania y flirtea con las armas nucleares, pero también amenaza con una escalada energética, sobre todo después de que Alemania haya suspendido la puesta en marcha del gasoducto Norte Strem 2, que conectaría Europa con Rusia.

Para prevenir los graves problemas de suministro que supondría que Rusia deje de bombear gas, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha elaborado un plan para que los países comunitarios puedan reducir la dependencia energética de Rusia, una de las grandes asignaturas pendientes de la Unión Europea. El plan de la AIE propone 10 acciones que podrían reducir más de un tercio el consumo de gas en Europa en el plazo de un año: según los cálculos que hace la Agencia, de los 155.000 millones de metros cúbicos de gas natural que la UE importó el año pasado, se podrían recortar más de 50.000 millones, un 35%.

“Europa tiene que reducir rápidamente el papel dominante de Rusia en sus mercados energéticos y aumentar las alternativas tan pronto como sea posible”, ha reclamado este jueves el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. Según el directivo de la agencia con sede en París, “el uso que hace Rusia de sus recursos de gas natural como arma económica y política muestra que Europa tiene que actuar rápidamente para estar preparada para afrontar una incertidumbre considerable sobre el suministro de gas ruso el próximo invierno”. 

Impulso de las energías renovables

La mayoría de acciones que integran el plan dependen directamente de los gobiernos, pero hay una que está al alcance de todos los ciudadanos: bajar el termostato de la calefacción. Si todos los hogares bajan 1 ºC el termostato, en un año Europa ahorrará 10.000 millones de metros cúbicos de gas natural. La AIE pide también no firmar más contratos energéticos con Rusia y buscar otros proveedores de gas. Las alternativas podrían ser Argelia —uno de los principales suministradores de gas de España—, Estados Unidos, Catar o Azerbaiyán. Con esta medida se podría prescindir de 30.000 millones de metros cúbicos importados de Rusia. "La diversificación es esencial", ha destacado la ministra francesa de Transición Ecológica, Barbara Pompili.

La mayoría de acciones que propone la AIE, sin embargo, no son ninguna novedad y forman parte de los planes de la UE para la transición ecológica: acelerar el despliegue de las energías verdes, intensificar las medidas de eficiencia energética de los edificios y la industria, y aplicar impuestos a corto plazo para los beneficios imprevistos de las eléctricas para proteger a los consumidores más vulnerables de los precios elevados. La AIE también pide acelerar el cambio de calderas de gas por bombas de calor y “maximizar” la generación de energía nuclear con las plantas actuales y de energía procedente de la biomasa. De hecho, el organismo es partidario de aplazar el cierre programado de algunos reactores nucleares para reducir la dependencia energética de Rusia, una cuestión que no genera consenso en la UE.

Almacenamiento de gas

La Agencia Internacional de la Energía también pide aumentar el volumen de las reservas de gas durante este año para prevenir problemas de suministro de cara al próximo invierno. Precisamente la Unión Europea debate imponer un nivel mínimo de almacenamiento de gas para el invierno y está previsto que la Comisión Europea presente una propuesta sobre la cuestión en los próximos días. Además, los líderes europeos se reunirán la semana que viene en una cumbre informal en Versalles (Francia) para debatir la dependencia energética de Rusia, entre otras cuestiones.

stats