Automoción
Economía 12/03/2021

Los misterios de la planta de baterías

El Estado no revela su ubicación y desata una batalla territorial

4 min
Trabajadores montan la batería a un modelo ID3 a la planta de Volkswagen a Zwickau, la primera del grupo que se ha reconvertido totalmente para hacer coche eléctrico.

BarcelonaEl 4 de marzo la ministra de Industria, Reyes Maroto, anunciaba de forma sorprendente un consorcio para levantar una planta de baterías para el coche eléctrico “cerca” de Martorell. El anuncio deja abiertas muchas incógnitas, como el lugar donde irá o qué se entiende como planta de baterías, puesto que no es lo mismo fabricar celdas que montar baterías para el coche eléctrico.

Fuentes del sector de la automoción explican al ARA que no tienen ninguna duda de que la fábrica estará en Catalunya. La opción que ven más consolidada es que se haga en la antigua fábrica de Nissan en la Zona franca, de forma que se resuelven dos problemas de un tiro (la carencia de fábricas de este tipo y el futuro de los trabajadores afectados por el cierre del fabricante japonés). Estas mismas voces, sin embargo, explican que hay posibilidades de que la infraestructura industrial acabe más cerca de Martorell, o bien en Abrera o bien en Sant Esteve Sesrovires.

Estas fuentes explican que si la ministra Maroto no concretó claramente este punto fue para evitar una oleada de críticas al ejecutivo central por supuesto trato de favor a Catalunya. Y dicen, además, que el ejecutivo Sánchez estaba esperando a comunicar oficialmente que esta fábrica se hará en Catalunya a poder anunciar otros proyectos estratégicos vinculados a los fondos europeos (los codiciados PERTE) en otras comunidades autónomas, para suavizar el impacto político que puede tener la noticia en diferentes ámbitos. 

Urgencia

España necesita más de una planta para mantener la industria

España es el segundo productor de automóviles de Europa y el noveno del mundo. Este sector aporta un 10% del PIB del Estado. El coche eléctrico es clave para mantener esta industria, puesto que la Unión Europea prevé una movilidad descarbonizada en 2050, con un objetivo intermedio en 2030 de un 20% de coches sin emisiones. “Para cumplir este objetivo hará falta no una planta de baterías, que tiene una producción aproximada de 300.000 unidades anuales, sino al menos dos”, explica Josep Maria Vall, presidente del Clúster de la Industria de la Automoción de Catalunya (CIAC).

Ubicación

200 kilómetros es cerca para una planta de este tipo

La ministra Maroto no aclaró donde irá la planta de baterías. Dijo “cerca” de Martorell. ¿Pero qué es cerca? Los expertos apuntan que las baterías se tienen que montar en las propias plantas de fabricación de coches o a pocos kilómetros, porque son un componente muy pesando con una logística complicada. Pero otra cosa es donde se fabrican las celdas, la parte más importante de las baterías. Josep Maria Vall indica que “cerca” pueden ser 200 kilómetros. Una planta a esta distancia, añade, podría dar servicio a Seat, pero también a la fábrica de Opel en Zaragoza y a la de Volkswagen en Navarra.

Los terrenos de Nissan

Una opción con pretendientes pero que pierde peso

Medio millón de metros cuadrados en la Zona franca se tienen que reindustrializar. Este agujero que dejará Nissan a finales de año es una buena opción. Es la apuesta que los sindicatos han planteado a la mesa de reindustrialización. Y ya han salido algunos pretendientes, como LG Chem o Schneider.

Pero parece que las baterías se alejan de Nissan. El delegado del Estado en la Zona franca, Pere Navarro, admitió que una parte de estos terrenos se podrían dedicar a la logística de la última milla. “La Zona franca es el paseo de Gràcia de la logística”, dice una fuente del Consorcio. Los sindicatos se escandalizaron y enviaron a Navarro una dura carta en la que exigían que los terrenos se destinaran a finalidades industriales en su totalidad. Vall explica que la planta de baterías requiere mucha inversión, pero menos personal que una fábrica de coches como Nissan. Además, a los trabajadores de la marca japonesa se les tendría que formar para hacer baterías. Por eso, el presidente del CIAC apuesta más por una planta de montaje de vehículos en la Zona Franca.

Batalla territorial

Las baterías desatan los reproches entre comunidades

Una decena de comunidades españolas tienen plantas de fabricación de coches y todas quieren una planta de baterías. Por eso el anuncio de Reyes Maroto provocó muchas críticas. Desde el alcalde de Cáceres, Luis Salaya, que dijo que ni un gramo de litio de las minas extremeñas iría a Catalunya, hasta los presidentes del Aragón, Javier Lambán, y del País Valenciano, Ximo Puig, que quieren la planta en sus territorios.

El presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, expresó su “sorpresa” por el hecho de que el anuncio de la ministra se hiciera antes de cerrar la asignación de los fondos europeos de recuperación, puesto que el Estado forma parte del consorcio que tiene que construir la nueva planta y, a la vez, será quien repartirá los fondos europeos.

Política

Las excusas de Pedro Sánchez y la oferta de la Generalitat

Mientras que la Generalitat ha dicho que tiene terrenos “inmejorables” para la planta en Martorell, Abrera y Sant Esteve Sesrovires –es decir, junto a Seat–, el presidente español, Pedro Sánchez, ha intentado apaciguar las críticas por la opción catalana. El gobierno español apoyará a la automoción en todas las comunidades: “En esto trabajamos”, tuvo que decir en sede parlamentaria.

Los otros proyectos del Estado

La planta de baterías cerca de Martorell es la primera que forma parte de un PERTE para captar fondos europeos. Pero en el Estado ya hay otras iniciativas. En Galicia está el proyecto AutoAncora, vinculado al grupo Stellantis, que ya tiene una fábrica de coches en la comunidad, la antigua Citroën, y que prevé movilizar 1.300 millones de euros. El País Valenciano creó una alianza de 23 empresas y la Generalitat para construir una fábrica de baterías y un centro de investigación, con una inversión prevista de 2.000 millones. El presidente de Aragón, Javier Lambán, defiende que fueron los primeros en pedir una planta de baterías. También el consorcio Battchain, coordinador por InnoEnergy, ha anunciado una inversión de 1.200 millones.

stats