Economía 14/06/2021

Oposiciones al Ayuntamiento de Barcelona desde el paritorio

El consistorio ofrece a las embarazadas que están ingresadas la opción de hacer las pruebas desde el hospital

3 min
Imagen del ayuntamiento de Barcelona

Las mujeres que se quieran presentar a una oposición del Ayuntamiento de Barcelona y que el día de las pruebas estén ingresadas en el hospital por un embarazo de riesgo o bien porque hace pocos días que han dado a luz tienen la opción de hacer el examen desde el centro hospitalario. Un miembro del jurado de las oposiciones en cuestión y una persona de recursos humanos del Ayuntamiento se desplazan al hospital siempre que esté en la provincia de Barcelona. Eso sí: el contenido de las pruebas y la hora tienen que ser exactamente los mismos que los del resto de aspirantes que se presentan a la misma plaza. “En caso de que no se pueda hacer simultáneamente se pierde la convocatoria”, explica Montserrat Ballarín, concejala de Comercio, Mercados, Consumo, Régimen Interno y Hacienda.

El Ayuntamiento empezó a aplicar esta insólita medida en 2011 y la última vez que la activó fue en 2019. Las próximas oposiciones en las que se aplicará seguramente serán las del 19 de junio, en las que hay convocadas 37 plazas de técnico superior de información, entre otros. “Tenemos varias candidatas que ya nos han comunicado que están a punto de ser madres”, detalla Ballarín. 

En las bases de esta convocatoria se especifica que, para habilitar el dispositivo, las mujeres aspirantes que prevean encontrarse en esta situación el día de la prueba tienen que informar de su estado al tribunal calificador a través de un mensaje electrónico a una dirección que aparece en las bases. En este correo se tiene que indicar como tema del asunto la convocatoria a la que se presenta la afectada añadiendo “Aspirante en previsión de parto”. El mensaje también tiene que incluir sus datos personales (nombre y apellidos, DNI y teléfono de contacto) y la fecha y el hospital donde está previsto el parto (en caso de que lo sepan, como sería el caso de una cesárea).

Ahora bien, en las bases también se añade que el plazo establecido para formalizar la petición es de cinco días hábiles, que empiezan a contar al día siguiente de la publicación de la fecha de realización de la prueba. Ballarín especifica que, a raíz de la imposibilidad de saber cuándo una mujer se pondrá de parto si es natural, se puede dar el aviso hasta un día antes. “Necesitamos un tiempo mínimo para activar el dispositivo”, explica. La medida –añade la concejala– se aplicó para que las mujeres, por su condición, no vean limitada la posibilidad de ser trabajadoras del Ayuntamiento de Barcelona.

Ballarín no tiene constancia de que esta medida se lleve a cabo en otros ayuntamientos: “Es un terreno en el que somos pioneros porque tanto el gobierno como la representación sindical estamos muy sensibilizados en todo lo que hace referencia a igualdad de género”.

La Generalitat aplaza la prueba

En la Generalitat, en el supuesto de que las aspirantes estén embarazadas y les coincida la fecha de realización de la prueba con la del parto o los días inmediatamente anteriores o posteriores, pueden pedir al tribunal calificador el aplazamiento en el plazo de los tres días hábiles siguientes al nacimiento del bebé.

Tienen que adjuntar siempre un justificante médico que lo acredite. A partir de aquí es el tribunal calificador el que fija la fecha de realización de la prueba aplazada “de forma que el aplazamiento no afecte a los derechos de las otras personas aspirantes”, según puntualiza la normativa. Eso sí, la prueba siempre se tiene que realizar antes de la publicación de las calificaciones de la fase en la que se encuentren las oposiciones en cuestión.

Pero la posibilidad de hacer las oposiciones desde el hospital no es la única medida que lleva a cabo el Ayuntamiento de Barcelona en esta materia. En los últimos meses también se ha aprobado que las mujeres que acaben de ser madres y que se presenten a las oposiciones de la Guardia Urbana puedan aplazar las pruebas físicas y médicas –entre una y otra suele pasar un mes– al final de todo el proceso. “Cuando acabas de ser madre no tienes la misma capacidad respiratoria o no puedes hacer ciertos ejercicios y lo que hacemos con esta medida es que las mujeres ganen tiempo”, detalla la concejala.

También en este cuerpo el consistorio fue pionero a la hora de introducir una cuota del 40% de mujeres para las nuevas incorporaciones. La primera promoción basándose en estos baremos salió a principios de este año. Un total de 112 de las 282 plazas se reservaron a mujeres. Sin esta reserva, nueve de ellas se habrían quedado sin plaza y el porcentaje se habría reducido al 36,5%.

stats