Mercado laboral
Economia 27/03/2021

La pesadilla de trabajar 105 horas semanales

Los analistas de primer año de Goldman Sachs denuncian jornadas de más de 15 horas al día y piden hacer como máximo 80 semanales

4 min
La pesadilla de trabajar 105 horas semanales
Disponible en:

Si ven una oferta laboral en que les garantizan que a medio plazo cobrarán seis cifras al año y que encima trabajarán para una de las empresas más importantes del mundo seguramente pensarán que es el trabajo de sus sueños. Ahora bien, ¿qué harían si esto les supusiera trabajar 105 horas a la semana? Para que no lo tengan que contabilizar: son 15 horas al día de lunes a domingo o más de 17 horas si se hace un día de descanso. Esta esclavitud es lo que han denunciado los analistas de primer año del banco de inversión norteamericano más importante del mundo, Goldman Sachs. Y ellos mismos han sido los encargados de hacer aflorar su particular pesadilla en una encuesta de once páginas hecha a 13 analistas júnior del departamento de banca de inversión y que se ha difundido por Twitter.

En la encuesta hay preguntas como, por ejemplo, ¿cuántas horas duermes?, ¿a qué hora vas a dormir?, ¿ha impactado negativamente tu horario de trabajo en tu relación con la familia o amigos?, ¿cómo de satisfecho estás con tu vida laboral? Las respuestas son iguales de directas: duermen cinco horas diarias, van a dormir a las 3 de la madrugada, el 100% de los analistas aseguran que el trabajo está afectando a sus relaciones familiares y de amistad y valoran con un dos sobre diez su nivel de satisfacción en el trabajo. Y todavía un último dato: la nota que dan a su salud mental ha pasado de un 8,8 a un 2,3 en el tiempo que llevan trabajando en el banco.

Sus testigos, todos anónimos, también dejan poco margen a la interpretación: “No es adecuado para mí trabajar entre 110 y 120 horas a lo largo de una semana. Las matemáticas son simples: esto solo me deja cuatro horas para domir, comer o ducharme. Esto va más allá del concepto de trabajar mucho: es inhumano, es un abuso” o “No puedo dormir, tengo la ansiedad por las nubes”. Dos vivencias más: “hubo un momento en el que no comía, ni me duchaba, no hacía nada más que trabajar desde la mañana hasta pasada la medianoche” y “no entré en este trabajo esperando un horario de nueve de la mañana a cinco de la tarde, pero tampoco esperaba de las nueve de la mañana a las cinco de la madrugada”.

“Son jornadas inhumanas a nivel laboral pero también sobre todo de salud”, deja claro el abogado laboralista de Augusta Abogados y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) Pere Vidal.

En la misma encuesta los analistas júniors piden reducir la semana laboral a como máximo 80 horas para hacer correctamente su trabajo. Para que no tengan que hacer el cálculo, esto supone trabajar 13 horas diarias con un día de descanso a la semana o más de 11 horas al día de lunes a domingo. “La normativa sobre la jornada semanal en los Estados Unidos es similar a la española, es decir, entorno a unas 40 horas”, concreta el letrado laboralista. Ahora bien, añade, en el cómputo general los norteamericanos trabajan más horas porque tienen menos días de vacaciones.

Las 80 horas no son la única petición que hacen los encuestados. Entre las otras cinco están no trabajar pasada la medianoche salvo que sea realmente urgente para que “puedan dormir” o respetar la política de no trabajar entre viernes a las 21 horas y todo el sábado “sin una aprobación previa, puesto que es el único tiempo personal protegido que tenemos”. A la vez también solicitan más tiempo para preparar reuniones o recibir un mejor trato y menos estrés por parte sus compañeros más veteranos.

“En España evidentemente estas jornadas sobrepasarían todos los límites legales permitidos tanto en cuanto a las 40 horas semanales como por el descanso obligatorio que tiene que haber entre jornada y jornada, que es de 12 horas, y la intersetmanal, que es un día y medio. Además, aquí tenemos registro de jornada”, explica el abogado laboralista.

No se sabe si han sido los resultados de la encuesta o que se haya hecho público en las redes sociales, pero las peticiones de los analistas han tenido resultados. El consejero delegado de Goldman Sachs, David Solomon, mandó un mensaje de voz anunciando que se instaurará la “norma del sábado” y por lo tanto los trabajadores descansarán de viernes a las 21 horas a domingo a las 9 horas. El mensaje en cuestión de Solomon añadía otro punto, según el diario The New York Post: “Tenemos que ayudar a la gente a encontrar el equilibrio en este mundo cada vez más conectado. En este mundo de trabajo en remoto, da la sensación que tenemos que estar conectados las 24 horas del día. No es fácil, pero estamos trabajando mucho para que las condiciones mejoren”.

Pero Solomon también ha justificado que parte de esta presión se debe al buen desarrollo del banco durante los meses de pandemia. Por eso, parte del último año el consejero delegado de Goldman Sachs lo ha pasado teletrabajando desde su mansión de las Bahamas, en medio de una vida de lujo y desplazándose en el avión privado propiedad del banco de inversiones.

stats