Economía 22/03/2021

Seat pone deberes al Estado antes de hacer coches eléctricos en Martorell

El objetivo es fabricar medio millón de eléctricos asequibles para todas las marcas del grupo

3 min
Campanya SEAT en Martorell

"Necesitamos la ayuda del gobierno español y de la Comisión Europea". Esta ha sido la frase más repetida este lunes por el presidente de Seat y de Cupra, Wayne Griffiths, durante la presentación de los resultados de la marca de Martorell del 2020. No ha cuantificado las ayudas, pero ha dejado claro que Seat quiere llegar a fabricar en Martorell medio millón de coches eléctricos asequibles –de entre 20.000 y 25.000 euros de precio de venta– en su planta, y para todas las marcas del grupo Volkswagen. Si no llegan las ayudas, el presidente de Seat no ha explicado si hay plan B. Eso sí, ha exhibido tranquilidad: "Soy optimista".

"Queremos hacer 500.000 coches eléctricos al año en Martorell para diferentes marcas del grupo, pero necesitamos el compromiso claro del gobierno español y de la Comisión Europea", ha dicho el presidente de la marca catalana. La cifra no es menor. El año 2019, el segundo mejor de la historia de la fábrica de Martorell, se fabricaron en la planta de Seat 500.005 coches. La producción empezaría en 2025, cuando algunos de los actuales modelos de la marca, como el Ibiza, llegarían al final de su vida. Seat tiene en cuenta, no obstante, el hecho de que la fabricación de coches eléctricos necesita menos horas que la de coches con motor de combustión. Llegar a este hito permitiría a la marca, además, mantener los niveles actuales de ocupación (Seat tiene unos 15.000 empleados), ha dicho Griffiths, a pesar de que se tendría que contratar a jóvenes con nuevas capacidades.

Los primeros deberes que ha puesto al Estado Wayne Griffiths, para este mismo 2021, son facilitar la creación de un mercado para coches eléctricos en España, con unos objetivos muy ambiciosos teniendo en cuenta que España está a la cola de Europa en la electromovilidad. Griffiths ha pedido elevar la cuota de coche electrificado sobre el total de las ventas en España del 4,6% al 10%. Una cifra ambiciosa, porque sería multiplicar por cinco el volumen de ventas actual, hasta las 100.000 unidades. Para hacerlo, ha dicho Griffiths, hacen falta más ayudas a la compra del coche eléctrico. El otro deber importante es mejorar la infraestructura pública de recarga y pasar de los 8.000 puntos que hay actualmente al Estado a 28.000 puntos.

Estas son los primeros hitos que pone Seat para empezar su plan para fabricar coches eléctricos a partir del 2025. Pero otro punto clave es la fábrica de baterías, que también necesitará ayudas públicas, a pesar de que el presidente de Seat no las ha cuantificado. Tampoc ha revelado en qué lugar de España puede ir esta planta en caso de que salga adelante. Lo que ha quedado claro es que el consorcio entre el Estado, Volkswagen y Seat e Iberdrola para fabricar baterías ha ido aumentando hasta más de una docena de participantes, con empresas de componentes y logística como Gestamp, Antolin, Ficosa o Sesé; socios financieros como CaixaBank o tecnológicos como Telefónica, y otras empresas como Aeorum, Asti Mobile Robotics, Delta Vigo, Fisas Navarro, Lithium Iberia, Mind Caps y Sayer Technologie. Sin embargo, los dirigentes de Seat no han aclarado quién será el socio tecnológico. Griffiths se ha limitado a decir que Seat negocia con los diferentes proveedores de baterías del grupo Volkswagen. Sí ha aclarado que el montaje de las baterías –no su fabricación– se tendría que hacer en Martorell o en la planta de Seat en la Zona Franca.

Forta apuesta por Cupra

Tampoco ha quedado claro si Seat tendrá un coche 100% eléctrico. Este futuro modelo asequible se fabricará para las diferentes marcas del grupo, pero parece que la apuesta de los directivos por la movilidad 100% eléctrica se centra en su segunda marca, Cupra. Para el segundo semestre de este año se espera el lanzamiento del primer modelo Cupra 100% eléctrico, el Borne, que no se fabricará en Martorell, y para el 2024 se espera el lanzamiento del Cupra Tavascan, que también será 100% eléctrico. Este modelo, que ha recibido por fin el visto bueno del grupo Volkswagen, se diseñará y desarrollará en Martorell, pero todavía no se sabe dónde se fabricará.

Además, la marca más premium del grupo ha anunciado que desembarcará en Australia, un "paso clave" para reforzarse en el mercado de Asia-Pacífico, según Griffiths, y se reforzará en América Latina. El hecho de tener modelos 100% eléctricos como el Borne y el Tavascan permitirá a Cupra explorar nuevos mercados donde tiene más peso la electromovilidad, como los países nórdicos.

stats