Gente 03/06/2022

El príncipe Luis de Cambridge le roba el 'show' a la familia real británica durante el día grande del jubileo

Su madre, Kate Middleton, optó por un refinado conjunto en blanco que proyectaba una imagen estilosa pero moderna y que acompañó con joyas de Lady Di

6 min
Los hijos de los duques de Cambridge: Jordi, Lluís (en el centro) y Carlota

BarcelonaVarios miembros de la familia real británica, entre ellos el príncipe Carlos y los duques de Cambridge, Guillermo y Catalina, aparecieron en el balcón del Palacio de Buckingham ayer para acompañar a Isabel II en el saludo oficial que protagonizó con motivo de las fiestas oficiales de sus 70 años de reinado . Con un vestido azul cielo de la diseñadora Angela Kelly, pamela a juego y bastón en mano, la soberana, de 96 años, saludó a la multitud congregada ante la residencia real y la gran avenida The Mall, que ha sido decorada con grandes banderas del Reino Unido. Este conjunto de su diseñadora de cabecera es el mismo que ha usado para aparecer en su última fotografía oficial, en la cual aparece sentada al lado de una ventana donde detrás se puede ver el castillo de Windsor, donde vive actualmente. El retrato es obra del fotógrafo Ranald Mackechnie.

El último retrato oficial de la reina Isabel II, hecho en el Castillo de Windsor

La reina no asistirá hoy al servicio de Acción de Gracias en la catedral de San Pablo, en Londres, porque nota "ciertas molestias" después de las celebraciones de su Jubileo, tal como ha informado este jueves el Palacio de Buckingham. La monarca, sin embargo, sí que pudo asistir ayer noche a la puesta en marcha oficial de la iluminación de unas balizas en el castillo de Windsor. "La reina ha disfrutado mucho el desfile de su aniversario y de los vuelos de hoy, pero ha experimentado algunas molestias", señala el comunicado de la residencia real. "Teniendo en cuenta el viaje y la actividad requerida para participar en el Servicio Nacional de Acción de Gracias de la catedral de San Pablo, su majestad, con gran pesar, ha llegado a la conclusión de que no asistirá", puntualiza la nota. En el acto de la noche, más de 2.000 ciudades y localidades británicas y algunas excolonias encendieron antorchas como parte del Jubileo de Platino.

La familia real pudo ser vista ayer en su gran palacio de Londres al final del desfile militar, conocido como Trooping the Colour, que marca el aniversario oficial de la soberana y, en esta ocasión, el comienzo de cuatro días consecutivos de celebraciones por el Jubileo de Platino. De hecho, estas celebraciones en honor a la longeva monarca han desembocado en un puente de cuatro días que solo en Benidorm ha hecho subir las pernoctaciones de los británicos hasta llegar a las 60.000, tal como han explicado los hoteleros de la ciudad alicantina. Debido a sus problemas para andar, la reina no siguió este desfile de los regimientos británicos, entre ellos la guardia real, en el patio de armas de Horse Parade, la sede de la guardia de caballería en el centro de Londres, pero saludó a los militares desde el balcón del Palacio de Buckingham acompañada del duque de Kent.

El príncipe Luís se ha convertido en motivo de comentario por sus muecas desde el balcón de Buckingham.

En el balcón se estrenaban los tres hijos de los duques de Cambridge, los príncipes Jorge, Carlota y Luis. De hecho, ha sido este último, el más pequeño de los tres hijos de los duques, el que ha acaparado todo el protagonismo de la jornada en cuanto a las anécdotas más comentadas. Y es que desde que subió al coche de caballos que llevó a su familia hasta Buckingham no paró de hacer muecas, cosa que llamó la atención del numeroso público pendiente del acto. Aun así, su expresiva gesticulación llegó en su punto álgido cuando robó el show a toda su familia –y a todos sus asesores– una vez situados estratégicamente en el balcón. El niño, de 4 años, gesticuló efusivamente cuando pasaban los aviones de las fuerzas aéreas que colaboraron en el homenaje a la reina, cosa que fue muy comentada en las redes.

En el último año, especialmente después de la muerte el 2021 de su marido, el duque de Edimburgo, han sido pocas las ocasiones en que a Isabel II se la ha visto en público, por culpa de sus problemas de movilidad. A este coloreado desfile acudieron otros miembros de la familia real; el primer ministro británico, Boris Johnson, y su mujer, Carrie Johnson, así como invitados especiales. De hecho, en el capítulo de los asistentes a la fiesta destacó la presencia del príncipe Enrique de Inglaterra y su mujer, Meghan Markle, que desde que dejaron la familia real británica de forma unilateral y sin acuerdo con el resto de The Firm han mantenido unas relaciones muy tensas que los han llevado a descalificarlos en público en algunas entrevistas. Los duques de Sussex fueron vistos a través de una ventana de palacio mientras hablaban con algunos de sus sobrinos, cosa que alguien ya ha apuntado que había sido pensado para que las cámaras los pudieran fotografiar desde la calle.

En el capítulo de la moda destacó por encima del resto Kate Middleton, que dio una imagen moderna y estilosa gracias al conjunto blanco de la firma británica Alexander McQueen que llevó. A pesar de la importancia del acto, la duquesa de Cambridge decidió no estrenar y optó por este abrigo-vestido, una pieza muy típicamente inglesa que ya llevó hace justo un año, cuando acudió junto a su marido, Guillermo, a la recepción de la cumbre del G-7 en Cornualles. Complementó el vestido con un adorno en la cabeza minimalista de Philip Treacy en color blanco y azul. Las joyas que llevaba eran todas de Diana de Gales. Su hijo pequeño, Luis, también acaparó la atención por su indumentaria, aparte de por sus muecas. El niño llevaba un vestido de marinero que su padre ya trajo en 1985.

Kate Middleton al acto de apertura del jubileo de la reina de Inglaterra

El bajo perfil de los Sussex

Los duques de Sussex, cuyo viaje al Reino Unido había creado expectativa después de su retirada de la Casa Real británica, quieren mantener un perfil "como más bajo mejor" durante las celebraciones del jubileo, según Omid Scobie, autor del libro Finding freedom, un tipo de aproximación biográfica a la vida del matrimonio. Scobie ha dicho a la BBC que habló con personas cercanas a los duques y le dijeron que quieren ser "como más discretos mejor" durante este viaje al Reino Unido. "Es casi difícil de creer, pero creo que ayer Trooping the Colour fue un gran ejemplo. Realmente no los vimos en las cámaras de televisión", reflexiona el autor, que recalcó que los duques mantienen una relación "cálida y cercana" con la reina, el nombre de la cual –en la versión más familiar– ahora lleva su hija: se llama Lilibet.

Meghan Markle y el príncipe Enrique llegando a la catedral de San Pablo para asistir a la misa en honor al jubileo de la abuela de él, la reina Isabel II.

Los duques de Sussex están participando este viernes en el servicio de Acción de Gracias que se celebra en la catedral de San Pablo, en Londres, al cual asistirán miembros de la familia real, pero no la reina. Allí coincidirán con el primer ministro británico, Boris Johnson, y otras autoridades. Los duques de Sussex han viajado a Londres con sus hijos, Archie y Lilibet, y esta será la primera vez que la soberana británica tendrá oportunidad de conocer a la niña, que mañana hará un año. "Estos momentos con Lilibet son muy privados entre ellos y la reina", resaltó Scobie.

Carlos de Inglaterra y Camila de Cornualles llegan a la catedral de San Pablo, donde se celebra la misa de acción de gracias con motivo del Jubileo de Platino de la reina Isabel II
Zara Tindall, hija de la princesa Ana y nieta de la reina Isabel II, con su marido en la misa de acción de gracias por el jubileo de la monarca
Los duques de Cambridge llegando a la misa de acción de gracias por el jubileo de platino de la reina Isabel II
Los condes de Wessex acompañados de sus hijos a las puertas de la catedral de San Pablo, donde se celebra una misa de acción de gracias con motivo del jubileo de platino de la reina Isabel II