El Jubileo de Isabel II
Internacional  /  Europa 03/06/2022

Los 'royals' celebran 70 años de la reina del mundo

Isabel II transmite "confianza e ilusión por el futuro" en su mensaje de agradecimiento por el Jubileo de Platino

5 min
01. La reina Elisabet II, acompañada de una parte de la familia, viendo desde el balcón del Palacio de Buckingham el desfile aéreo. 02. Carles de Inglaterra, a la izquierda, y su hijo, Guillem, desfilando ayer a The Mazo. 03. Fiesta de celebración del Jubileo al Castillo de Hillsborough, en Irlanda del Norte .

LondresFinalmente, ayer a las 12.24, hora local, la reina Isabel II apareció en el balcón de su casa, el Palacio de Buckingham, junto a su primo, el príncipe Eduardo, duque de Kent. Imagen para la historia, por los 70 años de reinado, por el Jubileo de Platino que difícilmente se repetirá y, sobre todo, imagen para la televisión de todo el mundo, porque la distancia entre la monarca y las primeras gradas con la presencia de los miles de sus devotos solo era apta para ojos con prismáticos militares.

Desapareció un ratito e instantes antes de la una del mediodía volvió, ahora sí, acompañada de la familia, extensa pero menos. Porque ni el príncipe Enrique ni Meghan Markle estaban -ya no trabajan para la firma-, ni aún menos el tercer hijo barón, Andrés, acusado de abusos a menores, que ha tenido que pagar una fortuna -la madre, unos 14 millones de libras- para no llegar a juicio en Estados Unidos. Oportunamente, además, Andrés se ha infectado de covid y el resto de los días del Jubileo y de las celebraciones ya no incomodará a nadie con su presencia.

La monarca, Carlos, Guillermo y el resto del clan vieron el desfile aéreo, incluidos el Lancaster y los Spitfire de la Segunda Guerra Mundial, y con ellos centenares de miles de personas que miraban hacia el cielo del centro de Londres, dispersiones por Picadilly, The Mall, la avenida entre el palacio y Trafalgar Square, Saint James Park o Green Park.

Hoy la reina tenía que asistir a la misa de acción de gracias por el reinado, un acto más de las celebraciones, pero ayer a última hora el Palacio de Buckingham anunció que no lo haría debido a “un malestar”. Pero no por eso dejó de ir a la encendida de beacons, una especie de antorchas, ayer al atardecer en Windsor. 

Vendedores de la Union Jack en Green Park.

1952, día nublado

La jornada de ayer fue espléndida: sol y temperatura agradable, todo lo contrario de lo que pasó hace 69 años, el día de la coronación, cuando Londres presentaba un aspecto nublado. Isabel II tenía entonces 25 años, ahora 96, y ya era madre de dos hijos: Carlos, el heredero, y Anna. Había ascendido al trono el 6 de febrero de 1952, a la muerte de Jorge VI. Y ya son más de siete décadas.

El Reino Unido o al menos los devotos de la monarca -que son muchos y que todavía parecen muchos más gracias a los medios de comunicación y las redes sociales- viven desde el miércoles al atardecer los actos del Jubileo, que arrancan cuatro días de fiesta para una buena parte de la población con la excusa de un hito excepcional, porque este es el primer Jubileo de Platino en la historia de la Corona. 

El reinado de Victoria, la reina más longeva antes de Isabel II, se quedó en sesenta y cuatro años y siete meses, de 1837 a 1901.

Ya a las seis y media de la mañana, en el metro de Londres se podía ver gente con algunos de los muchos uniformes adecuados para las celebraciones, como la camiseta blanca con el logo de los actos. El otro gran símbolo, claro, es la Union Jack, la bandera británica, que la gente hacía ondear, se ponía como sombrero, como pañuelo, como accesorio del pelo o, incluso, como chaqueta o vestido. Raymond Morgan vendía a la salida de la estación de Green Park, lugar estratégico en el camino hacia The Mall, por dos o tres libras, según la medida. “Apenas empiezo, espero que el día vaya bien”, me decía mientras me vendía una, porque, si no, no hablaba, solo espetaba su cantilena: “Dos libras la pequeña, tres la más grande”. 

El descenso desde uno de los barrios del nordeste de Londres hasta el epicentro del terremoto isabelino también me permitió comprobar que no es oro todo lo que reluce, porque hay gente que ayer trabajaba como cada día y en trabajos muy duros. Imágenes que se mezclaban con las de gente muy arreglada, joven, mayor y muy mayor, muchos niños arrastrados por los padres. Y esta, la conexión con los padres, es una explicación que me daban todas las personas grandes con quienes hablaba. Porque hay una línea de continuidad: los padres ya vivieron la coronación de 1953, arrastrados por los suyos, y después de todos estos años volver para el Jubileo de Platino es una forma de conexión con aquella fecha.

Una 'isabelfan' lee un diario mientras acampa cerca del palacio de Buckingham.

Mensaje de esperanza

Isabel II lo quiso señalar también en su mensaje del miércoles al atardecer, en la que destacó que en esta ocasión “se crearán muchos recuerdos felices” y que esperaba que “los próximos días sean una oportunidad para reflexionar sobre todo lo que se ha conseguido durante los últimos 70 años, mientras miramos el futuro con confianza e ilusión”. En su caso, a pesar de que los jóvenes reyes se habían quedado sin imperio, el Reino Unido ya no era la potencia hegemónica global y el país continuaba con el racionamiento de la posguerra, lo que vino después fue mucho mejor que lo que había pasado. Por lo tanto, su reinado se puede leer como una larga sombra de confianza en el futuro. 

Siete décadas después, el Jubileo llega en medio de una crisis económica profunda, cuando de nuevo hay guerra en Europa y el futuro, incierto por definición, lo es más que nunca o tanto como siempre. Ni siquiera consuela que la fiesta de hoy sea el reencuentro pospandémico. Porque el lunes está prevista una huelga de metro que puede poner Londres boca abajo. Pero ayer, al menos en The Mall, esto no tenía ninguna importancia. 

La reina y el príncipe Eduardo, duque de Kent, en el balcón del palacio de Buckingham

De alguna manera, el Jubileo de Platino es un homenaje por los años de servicio de Isabel II en el país, sin embargo, al mismo tiempo, el adiós en un mundo que desaparecerá con ella. La monarquía británica continuará con Carlos, los anecdóticos llamamientos a la república que algún grupo ha aprovechado para hacer estos días no tendrán éxito, pero todo será muy diferente. “Setenta años de reinado no los volveremos a ver”, me decía Sam Parker Bowles, director de la galería Fine Art Commissions Ltd., en el 19 de Ryder St., en St. James, que, a pesar de la fiesta, tenía el establecimiento abierto, cerca de The Mall. “Pero Carlos será un buen rey”, afirmó.

stats