Estrella latina
Gente 09/07/2022

Sofía Vergara, los 50 años de una de las mujeres más poderosas del mundo

Calificada así por la revista 'Forbes', la actriz colombiana ha tenido que luchar contra todo tipo de estereotipos a lo largo de su dilatada carrera televisiva y cinematográfica

4 min
SOFIA VERGARA, La ACTRIZ MÁS muy PAGADA DE LA TELEVISIÓN

BarcelonaSofía Vergara ha interpretado durante once temporadas el papel de Gloria Delgado-Prichett en la serie Modern family, una ficción que la ha llevado a todas las casas de Estados Unidos y también a muchas más de fuera del país. En esta comedia no solo se ha consagrado como una de las actrices latinas de referencia en Hollywood, sino también como una de las actrices mejor pagadas de la televisión norteamericana, un récord que no ha sido puntual. Pero con este papel no solo se ha hecho millonaria, también se ha ganado al público y el reconocimiento de la industria. Por ejemplo, se ha llevado en cuatro ocasiones el premio del Sindicato de Actores (SAG) al mejor reparto de comedia en televisión, ha optado en tres ocasiones al premio a la mejor actriz de comedia de los mismos premios y ha sido nominada como mejor actriz de reparto en cuatro ocasiones tanto en los premios Emmy como a los Globos de Oro.

Para ella, sin embargo, llegar hasta aquí no ha sido precisamente un camino de rosas, tal como ha comentado en varias entrevistas. Más de una vez la actriz de Barranquilla, que este domingo cumple 50 años, ha recordado los estereotipos a los cuales ha tenido que enfrentarse para poder hacerse un hueco en la Meca del cine. “Creo que siempre estaré estereotipada, pero no tengo miedo de estarlo. Soy latina, tengo este acento, tengo suerte de haber obtenido este papel [en Modern family] y haber demostrado a la gente que puedo ser divertida”, decía sobre el éxito del personaje de Gloria, al cual llegó después de muchos años de audiciones en los que nadie sabía donde ubicarla precisamente por los estereotipos a los cuales la gente latina se tiene que enfrentar en EE.UU.

“Soy rubia natural, pero cuando empecé a actuar, iba a las audiciones y no sabían donde ponerme porque era voluptuosa y tenía acento..., con los cabellos rubios. Era ignorancia: pensaban que todas las latinas se parecen a Salma Hayek”, ha expresado la artista, que es ciudadana norteamericana desde finales del año 2014, después de dos décadas residiendo y trabajando en el país. De hecho, su país de acogida también le ha hecho un nuevo reconocimiento con la estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood que le dieron en 2015. Ella ha sido la segunda colombiana en obtenerla. La primera fue Shakira, a la cual se la habían dado cuatro años antes.

A pesar del reconocimiento norteamericano, Vergara empezó su carrera lejos de allí y lejos de la interpretación. Sus inicios fueron como modelo publicitaria y de pasarela, un trabajo con el que no destacó hasta que la escogieron para presentar el reconocido Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, en Chile. Poco después, con la fama que le dio aquello se trasladó a Miami a probar suerte y firmó un contrato de exclusividad con Univisión.

En aquella cadena, Vergara presentó varios programas antes de hacer su primera incursión como actriz. Fue en la telenovela Acapulco, cuerpo y alma, de la mexicana Televisa. A partir de entonces ya fue todo rodado y llegó a presentar los American Comedy Awards para la cadena Fox. Después de años trabajando, aquel fue su primer contacto con el público angloparlante. En Hollywood, donde ya ha aparecido en una veintena de películas, debutó con la película Big trouble, en 2002.

Casi 20 años después de aquel film, su próximo proyecto no está relacionado con el humor que tanta fama le ha dado. En la próxima producción de Netflix, Griselda, una miniserie producida por los creadores de Narcos, Vergara se meterá en la piel de la narcotraficante colombiana Griselda Blanco, conocida también como la madrina de la cocaína. La ficción relata la historia de Blanco, que estuvo al frente de uno de los cárteles de la droga más importantes del mundo hasta que la mataron. "Griselda Blanco fue un personaje de tácticas despiadadas pero ingeniosas que le permitieron dirigir un imperio de mil millones de dólares años antes de muchos de los capos más notorios que tanto conocemos", aseguró la actriz colombiana cuando se anunció esta miniserie. La ficción, dirigida por el también colombiano Andrés Baiz, narra como Blanco adquirió un enorme poder en el mundo del narcotráfico en la década de los 70 y los inicios de los 80 gracias a ser una pionera en la estrategia de exportar droga en Estados Unidos.

Vergara, que parece dispuesta a no dejar pasar ni una oportunidad profesional para demostrar que tiene talento de sobra para hacer lo que quiera y no solo lo que Hollywood esperaría de una latina de figura voluptuosa, hizo de actriz de doblaje el año pasado a la película Koati, de la cual también es productora. Más allá del cine, también tiene proyectos en televisión que no son de actriz. Por ejemplo, desde 2020 actúa como jurado en el programa America's got talent.

En 2014, la revista Forbes la incluyó entre las 100 mujeres más poderosas del mundo, una lista de referencia global. Pocas personas tienen suficiente poder para acceder. Ella ocupó entonces el lugar número 32. Durante casi una década fue una de las actrices más muy pagadas de EE.UU. –es decir, del mundo– y pudo rivalizar con todo tipo de grandes damas de Hollywood. Vergara está casada desde 2015 con Joe Manganiello, un actor muy deseado por su atractivo, que ha mostrado en films como Magic Mike. La actriz, además, ha hecho todo este camino profesional con un hijo a cargo –se llama Manolo– que tuvo a los 20 años con el colombiano José Luis González.

Recientemente, la artista ha confesado que a los 28 años tuvo que enfrentarse a un cáncer de tiroides que le detectaron en una revisión rutinaria. "A los 28 años cáncer no era una palabra que esperaba escuchar. Era solo una revisión rutinaria, pero los médicos me encontraron una protuberancia en la garganta y esta palabra pasó a formar parte de mi historia. Pasé incontables horas en tratamientos de radiación y, eventualmente, de cirugía. Hoy puedo decir que soy una superviviente de cáncer", ha expresado. "Esta fue mi primera clase de interpretación después del diagnóstico y del tratamiento, y ver la cicatriz en la garganta me recuerda cómo me sentí bendecida aquel día y cada día desde entonces", ha explicado la artista, a la cual desde que empezó nada ha podido pararla.

stats