Internacional 11/02/2021

Alemania mantiene las restricciones hasta el 7 de marzo pero empieza a abrir las escuelas

Merkel solo permitirá la reanudación de la actividad comercial si la incidencia acumulada cae por debajo de los 35 casos semanales por cada 100.000 habitantes

3 min
La cancillera alemana, Angela Merkel, se saca la mascarilla  al inicio de la rueda de prensa de este miércoles

SabadellNueva prórroga en las restricciones anticovid en Alemania. Hace más de 100 días que los bares, restaurantes, teatros, cines, discotecas y gimnasios del país germánico tienen las persianas bajadas, y así seguirán como mínimo durante tres semanas más. La cancillera Angela Merkel y los presidentes de los 16 estados federados han acordado este miércoles mantener vigentes las actuales medidas de contención de la pandemia como mínimo hasta el 7 de marzo, a pesar de que se había anunciado que se levantarían este domingo. De hecho, Merkel pretendía alargar el plazo todavía una semana más, hasta el día 14, pero ha topado con la oposición de los lands.

La cancillera tampoco ha podido imponer su criterio en cuanto a la reapertura de las escuelas, que ofrecen solo clases a distancia desde el 16 de diciembre, cuando se endurecieron las restricciones. Su intención era que la actividad presencial se pudiera retomar a partir del 1 de marzo, pero finalmente ha cedido y permitirá que cada territorio fije la fecha que considere más adecuada. En Berlín, por ejemplo, ya se ha anunciado que los centros de primaria recuperarán la normalidad el 22 de febrero. Las peluquerías, que tuvieron que cerrar el 2 de noviembre, podrán volver a abrir el 1 de marzo, cuando, según Merkel, se prevé que la incidencia acumulada haya bajado por debajo de los 50 casos semanales por cada 100.000 habitantes, la barrera que se había fijado el gobierno para empezar a eliminar algunas restricciones.

Actualmente, la incidencia acumulada se sitúa en los 68 casos por cada 100.000 habitantes, el dato más bajo desde que se impusieron las primeras restricciones, hace más de tres meses. Este valor llegó a un máximo de 198 casos el 22 de diciembre, pocos días después de que el país entrara en el confinamiento duro, que todavía no se ha levantado. En Catalunya este indicador está ahora por debajo de 200, y llegó a superar los 350 casos a principios de enero. Este miércoles Alemania ha reportado 8.072 nuevos contagios y 813 defunciones causadas por el covid-19, unos datos que confirman la clara tendencia a la baja que el país registra desde medios del mes pasado. En total, 2,3 millones de alemanes se han contagiado hasta ahora, y casi 63.000 han muerto. En España, con aproximadamente la mitad de población, el número de defunciones es prácticamente el mismo, y esta semana se han superado los 3 millones de contagios.

Sin previsiones para la hostelería

La fecha del 7 de marzo para la finalización de las restricciones actuales se revisará cuatro días antes, y Merkel ya ha avisado que las medidas solo se podrán empezar a levantar si en aquel momento la incidencia acumulada ha bajado como mínimo hasta los 35 casos semanales por cada 100.000 habitantes. Si se dan estas condiciones, se permitirá la reapertura del pequeño comercio, los museos y los centros de estética. El resto de equipaciones culturales, así como los bares y restaurantes, los locales de ocio nocturno y los centros deportivos, todavía tendrán que esperar más.

"Los esfuerzos de los ciudadanos para conseguir un descenso de los contagios han dado sus frutos, lo que les agradezco desde aquí", ha dicho Merkel en la comparecencia posterior a la reunión telemática con los presidentes regionales, pero ha añadido que solo será posible rastrear el origen de los contagios si se consigue rebajar todavía más el número de nuevos infectados. La mandataria ha avisado que la presencia en el país de la variante británica del virus, "más agresiva", obliga a mantener las restricciones. La semana pasada esta mutación representaba el 6% del total de nuevos casos diagnosticados en Alemania.

"Sabemos que estas variaciones son una realidad y que esto hará que [la tasa de infecciones] se incremente. La cuestión es con qué rapidez lo hará", ha avisado la cancillera. En este sentido, la viróloga alemana Melanie Brinkmann, del Centro Helmholtz de Enfermedades Infecciosas, alertó la semana pasada en una entrevista al semanario Der Spiegel que las medidas que los diferentes países han tomado hasta ahora no han sido suficientes para parar la expansión de estas variantes. "La mutación británica y las otras nos superarán. Esta cursa ya hace tiempo que se ha perdido. Todo el resto es hacerse ilusiones, alimentadas por las falsas promesas de algunos políticos. No habremos vacunado a suficiente gente antes de que las nuevas mutaciones nos ataquen", dijo.

stats