Estados Unidos
Internacional 06/04/2021

"No es parte de nuestra ética ni de nuestros valores", dice el jefe de policía de Minneapolis sobre el caso Floyd

El jefe policial dice que la manera en que Chauvin practicó la maniobra sobre el cuello de Floyd "viola la política" del cuerpo

3 min
La cabeza de policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, atestiguando en el juicio a Derek Chauvin por el caso de George Floyd.

BarcelonaLa maniobra que practicó el policía Derek Chauvin, que mantuvo la rodilla con fuerza durante más de 9 minutos sobre el cuello de George Floyd el 25 de mayo del 2020, no se adecuaba a la actitud del detenido ni a las circunstancias de la detención, en opinión del jefe de policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, que ha atestiguado este lunes, en el sexto día del juicio contra Chauvin. El jefe de policía ha dejado claro que la fuerza utilizada por Chauvin en ningún caso fue proporcionada y violó "la política" del cuerpo de policía.

"Una vez Floyd dejó de resistirse y se mostró angustiado e intentó verbalizarlo, tendría que haberse parado. Hay una raonabilidad inicial a la hora de intentar controlarlo en los primeros segundos. Pero una vez no había resistencia y el señor Floyd ya no respondía y ni siquiera se movía... Continuar aplicando este nivel de fuerza a una persona que está boca abajo y esposada a la espalda no forma parte de nuestra política. No forma parte de nuestra formación y, ciertamente, no forma parte de nuestra ética ni de nuestros valores", ha afirmado Arradondo.

El jefe de policía ha insistido en que los policías de la ciudad de Minneapolis están entrenados para tratar a los detenidos "con respeto y dignidad". Tal como quedó claro durante el interrogatorio, se permite hacer una maniobra de restricción "por el cuello" cuando el detenido se resiste fuertemente o supone un peligro para la vida de los agentes u otras personas, especialmente la maniobra "contra el cuello inconsciente", que requiere más fuerza en la presión sobre el cuello.

El jefe de policía ha explicado que vio por primera vez la actuación a través de las cámaras de seguridad de la calle esa misma noche, pero que no pudo apreciar completamente lo que había pasado hasta que no vio también el vídeo grabado por un peatón, también esa noche. Después de haberlo visto, cree que la actuación de Chauvin "no es una desescalada", en alusión a la "política de desescalada" que se enseña a los policías en su entrenamiento. "Y cuando hablamos del marco de la santidad de la vida y cuando hablamos de los principios y valores que tenemos, esta acción va en contra del entrenamiento que nos han dado", ha añadido.

Arradondo, que en 2017 se convirtió en el primer jefe de policía negro de Minneapolis, despidió a Chauvin y a los otros dos agentes involucrados poco después del incidente. El jefe de policía también confirmó que ninguno de los tres agentes intentó reanimar a George Floyd, a pesar de que "no fueron capaces de encontrarle el pulso".

"A pesar de que es absolutamente imprescindible que nuestros agentes vuelvan a casa al final de su turno, queremos asegurarnos de que los miembros de la comunidad también vuelvan a casa. Por eso, la sanidad de la vida y la protección del público tienen que ser la piedra angular del uso de la fuerza de los agentes de policía", ha dicho Arradondo, que ha insistido en que el uso de la fuerza tiene que responder a la conducta del detenido, siempre que indique que puede acabar hiriendo o haciendo daño a alguien.

A la vez, indicó que el tipo de falta por la que se llamó a los policías a detener a Floyd –haber pagado con un billete falso de 20 dólares– no es habitualmente una falta que implique la detención inmediata del acusado para trasladarlo a la prisión.

stats