El impacto de la pandemia
Internacional 07/03/2021

Jean Stéphenne, presidente de CureVac: “Quien no quiera vacunarse tendrá que aceptar restricciones a su libertad”

5 min
El baró Jean Stéphenne, president de CureVac
Disponible en:

BruselasCon toda una vida ligada a las vacunas, ahora en plena pandemia, el barón Jean Stéphenne (Furfooz, Bélgica, 1949) ocupa un lugar destacado en el engranaje europeo que articula la lucha contra el coronavirus. Preside CureVac, la empresa alemana que ultima la única vacuna desarrollada en la Unión Europea con perspectivas de ser aprobada durante los próximos meses. Después de estudiar, pronto destacó como investigador en SmithKline-Rit, ahora el gigante farmacéutico GSK, que acabó liderando. Con Stéphenne, GSK pasó de ser una pequeña compañía de 50 trabajadores a una multinacional de 12.000 fundamental en el desarrollo de las vacunas de la hepatitis B y la polio. El título nobiliario lo luce desde el 2000, cuando el rey Alberto II de Bèlgica se lo otorgó en reconocimiento de la trayectoria científica y empresarial. La figura de este barón es otra de las piezas que hace de Bélgica el epicentro de las vacunas que nos tienen que salvar del covid.

¿Por qué dedicar toda una vida a las vacunas?

— Cuando haces una vacuna la haces para todo el mundo, haces el bien para la sociedad. Con GSK nos convertimos en el distribuidor más grande del mundo de la vacuna de la polio. He trabajado con Unicef y ahora trabajo con Bill Gates para establecer un sistema en que los países ricos pagan la investigación de las vacunas para dar un acceso más asequible a los países en desarrollo. 

¿Se está haciendo lo suficiente para que lleguen vacunas a los países en desarrollo?

— Después del Brexit, Oxford desarrolló su vacuna. Si nos fijamos en la tensión con Europa, está claro que priorizaron las entregas en el Reino Unido. Si después nos fijamos en Moderna y Pfizer/BionTech, vemos como con Trump pasó el mismo. Europa ha hecho un muy buen trabajo a la hora de intentar atacar el problema para el conjunto de los 27, pero también para producir para Europa y para el resto del mundo. La pandemia es global.

Pero Europa ha ido más tarde. 

— Está claro que los Estados Unidos estaban mucho más preparados para gestionar una pandemia. Tienen una autoridad de investigación biomédica (BARDA) que se activó en enero. El gobierno de los EE.UU. invirtió rápidamente en empresas para acelerar el desarrollo de vacunas, mientras que la Comisión Europea se activó en abril. Por eso vamos atrasados. En este contexto, CureVac es la única empresa europea y por eso hemos desarrollado con el gobierno alemán y la Comisión una red de producción solo en la UE. Si mañana hay una nueva variante, se podrá desarrollar una nueva vacuna en Europa y no tendremos que depender de los EE.UU.. Vamos unos cuántos meses atrás, pero no estamos tan lejos.

¿Está de acuerdo con la presidenta de la Comisión cuando dice que se confió demasiado en que las farmacéuticas entregarían las dosis pactadas?

— Producir una vacuna es más complejo que llenar una botella de agua y antes de la pandemia no se sabía si la tecnología RNA funcionaría. En CureVac, por ejemplo, empezamos a recibir el dinero de la UE en octubre. Desarrollamos el proceso, pero escalarlo cuesta meses. Por eso no comprometimos una cifra concreta de dosis, sino un tenedor estimado. Ni las grandes como BionTech y Moderna han podido cumplir con las entregas. 

CureVac fue la primera compañía que accedió a publicar el contrato con la UE. ¿Por qué?

— Primero porque había presión. Después porque como compañía pequeña, estábamos haciendo una ampliación de capital al mercado americano y cuando haces esto hay requerimientos legales que te obligan a publicar parte del contrato que tienes en Europa. Durante dos meses negociamos con la Comisión qué teníamos que publicar y por eso fuimos los primeros.

¿Está preocupado por la imagen del sector farmacéutico por falta de transparencia o voluntad de obtener beneficios en plena crisis global?

— No, porque los precios que se han publicado de las vacunas, entre 10 y 20 euros, me parecen razonables. Si voy a un restaurante, pago este precio, y manufacturar una vacuna es difícil. No creo que la industria haya exagerado. Además, quiero recordar el principio por el cual los países ricos pagan un precio más alto reflejando los costes de la investigación. Estoy seguro que las grandes empresas distribuirán vacunas a precios más bajos a los más pobres.

¿Le preocupan las reticencias de la población a vacunarse?

— Hay gente que siempre tendrá miedo de las vacunas. Pero en el caso de una pandemia, hay que esperar más solidaridad. La vacuna tiene dos roles: protegerse individualmente y parar la circulación del virus. Cuanta más circulación haya, más posibilidades hay de que emerja una variante. Por lo tanto, tendría que haber un principio de solidaridad. Creo que a medida que continúe la campaña de vacunación, la confianza crecerá. Y si las variantes repuntan, los gobiernos tendrán que decidir imponer vacunas. 

¿Se tiene que imponer la vacunación?

— Después de la Segunda Guerra Mundial decidieron vacunar a todo el mundo contra la polio. Si queremos volver a viajar como antes tenemos que aceptar que habrá exigencias. Si el virus continúa circulando, habrá presiones para obligar a la gente a vacunarse y quien no quiera tendrá que aceptar restricciones en su libertad. 

¿Cuál es la mejor estrategia: vacunar con una primera dosis a más gente, o priorizar las dos dosis en el tiempo adecuado?

— Una mezcla de las dos. Si eres una persona de alto riesgo, tienes que recibir las dos dosis para asegurarte que tendrás una protección más elevada y durante más tiempo. Si eres joven, quizás con una dosis haya bastante para parar la transmisión y controlar la expansión del virus. Yo tengo 71 años y preferiría recibir la vacuna con más eficacia. 

¿Cuándo llegará la vacuna de CureVac?

— Ahora hemos acabado la captación de voluntarios para demostrar la seguridad de la vacuna. Las autoridades requieren haber vacunado con una segunda dosis a 3.000 personas que estén en observación durante seis semanas. Previsiblemente acabaremos en abril y los datos estarán entonces disponibles. 

¿La Agencia Europea del Medicamento tendría que ir más rápido?

— No, creo que están haciendo un buen trabajo. Hay una semana o dos de diferencia respecto a otras autoridades, pero no tendríamos que tomar riesgos. Tenemos que ser estrictos, la calidad tiene que prevalecer. 

¿Han invertido suficiente las autoridades públicas europeas en el desarrollo de las vacunas?

— Sí. El gobierno alemán ha invertido mucho y después también la Unión Europea. Pero se tienen que respetar los pasos... No se puede ir más rápido, estos tres o cuatro meses de retraso existen y hay pasos que hay que respetar. No se puede ir más deprisa, tomaríamos demasiados riesgos.

stats