El ataque ruso a Ucrania
Internacional 07/08/2022

El OIEA ve un riesgo real de desastre nuclear en Ucrania

El organismo de control nuclear de la ONU ha pedido el cese inmediato de cualquier acción militar próxima en la central nuclear ucraniana de Zaporiyia

Anna Reig
3 min
Un militar ruso hace guardia cerca de la central nuclear de Zaporizhzhia

BarcelonaEl director general del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), el argentino Rafael Grossi, se ha mostrado muy preocupado por el bombardeo de este viernes en la planta de energía nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa, que está bajo ocupación rusa en territorio ucraniano. Grossi ha alertado que se está "jugando con fuego" y hay un elevado riesgo de "desastre nuclear". "Me preocupa mucho el bombardeo de ayer en la planta de Zaporiyia, porque subraya el riesgo muy real de un posible desastre nuclear que podría amenazar la salud pública y el medio ambiente de Ucrania y de más allá", ha advertido Grossi en un comunicado difundido en Viena. El director del OIEA ya había reiterado durante esta semana que la central de Zaporiyia estaba "completamente fuera de control".

Las declaraciones llegan el día posterior al ataque a la planta nuclear. Las instalaciones operaban bajo la administración de la empresa Energoatom hasta que el ejército ruso tomó el control de la central durante una ofensiva militar a principios de marzo pasado. A pesar del cambio de autoridad, se mantuvieron los empleados ucranianos. Según la información facilitada por esta empresa, el ataque malogró una línea de electricidad de alto voltaje (330 kilovatios), lo que habría provocado la desconexión de un reactor, en un momento en el que todavía funcionaban dos de los seis de los que dispone la planta. De momento no se ha provocado ninguna fuga radiactiva, pero Energoatom advierte que todavía hay riesgo.

Moscú y Kiev se acusaron mutuamente de poner en peligro la seguridad de la instalación nuclear. Las autoproclamadas autoridades rusas de la localidad de Energodar, donde se encuentran estas instalaciones, culparon de la agresión a las fuerzas ucranianas. La agencia de noticias rusa Interfax informó de que el ataque había causado un incendio en la planta y la energía eléctrica necesaria para el funcionamiento de los reactores había quedado tajada. Ucrania acusó las fuerzas rusas de disparar misiles contra zonas civiles desde el emplazamiento nuclear, usando "tácticas de terror".

La Unión Europea ha señalado a Rusia como responsable de los hechos. Concretamente, Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, ha condenado "las actividades militares de Rusia" alrededor de la central. El político ha añadido: "Se trata de una violación grave e irresponsable de las normas de seguridad nuclear y un ejemplo más del desprecio de Rusia por las normas internacionales". Además, ha pedido que el OIEA tenga acceso a la central.

Las fuerzas rusas mantienen el control sobre la planta y sus alrededores, cerca del territorio controlado por Ucrania. La planta está en la ciudad de Energodar, al sudeste de Ucrania, junto a la orilla izquierda del río Dniéper. Los civiles de la ciudad vecina Nikopol, que está al otro lado del río y sigue bajo control ucraniano, aseguraron a la BBC que el ejército ruso estaba disparando misiles desde la zona que rodea la planta y trasladando material militar al recinto. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, declaró el viernes que "cualquier bombardeo en este territorio es un crimen descarado, un acto de terror". El ministerio de Defensa británico afirma que Rusia está utilizando la zona para lanzar varios ataques, aprovechando el estatus de protección de la central nuclear para reducir el riesgo de una contraofensiva nocturna de las fuerzas ucranianas.

Dimite la representante de Amnistía Internacional en Kiev

Además, este sábado Oksana Pokalchuk, directora de la oficina de Amnistía Internacional en Ucrania, ha dimitido del cargo después de un informe publicado por la organización de derechos humanos en el que se acusa al ejército ucraniano de infringir el derecho internacional humanitario. Según la directora, el informe hace eco de la "propaganda rusa". De hecho, el documento publicado la semana pasada causó indignación en Kiev, puesto que recriminaba a Ucrania haber puesto en peligro a los civiles al instalar pedidos militares en zonas residenciales, escuelas y hospitales. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, también denunció que AI había puesto en el mismo plano a agresores y defensores.

stats