Entrevista
Media 19/03/2022

Cristina Puig: "Resulta que ahora 'FAQS' es 'ñordo', tú..."

10 min
Cristina Puig presenta el FAQs desde el 2019

BarcelonaPreguntes freqüents celebra este sábado su edición número 200. Nacido tres semanas antes del 1-O, el programa ha defendido desde entonces su condición de infoshow, lo que lo ha situado en el centro de unas cuantas polémicas. Su presentadora actual, Cristina Puig, reflexiona sobre esta institución de la parrilla de TV3, que rara vez deja indiferente.

A pesar de que las audiencias no son las del momento álgido del Procés, FAQS resiste, terco. Y suele liderar la noche de los sábados. ¿Cuál es el secreto de su resistencia?

— Las audiencias han bajado, sí, pero es que han bajado en todas partes. Ahora puedes ser líder de audiencia con un catorce por ciento y antes hacías veintipico largos. Han cambiado mucho los hábitos de consumo. Cuando nació FAQS solo había Netflix y ahora la oferta es mucho más amplia. En cualquier caso, nos hemos convertido en el programa de referencia para analizar la actualidad del momento, sea el Procés, la pandemia o ahora la guerra.

¿Tenéis la continuidad asegurada?

— Nos gustaría, pero esto al final no lo acabaremos decidiendo nosotros... como tú sabes muy bien. Lo haremos hasta que nos dejen hacerlo: nosotros, encantados de continuar.

Aunque se haya diversificado en temas, ¿la trifulca política sigue siendo todavía lo que más alimenta las audiencias?

— No, ¡cada vez menos! El espectador no es idiota, así que si un político viene y no dice nada, no lo compra. Ahora mismo lo que funciona más de audiencia son los expertos sobre temas diversos: un economista o un diplomático a quien invitamos, a continuación lo ves después en otros lugares... Al fin y al cabo, una función de FAQS también es descubrir a gente nueva.

El programa es muy político, sea como sea.

— La política estará siempre... si los políticos quieren. Porque hacer un programa de análisis político sin que los políticos vengan es complicado.

Haré trampa porque ya sé la respuesta, pero ¿cuánto tiempo hace que no va a FAQS algún cuadro relevante del PSC?

— Hace mucho tiempo. ¡La última vez que entrevisté a Salvador Illa todavía no era ministro! En toda la pandemia no lo hemos podido entrevistar.

¿Qué os dicen cuando llamáis?

— Que sí, que se lo miran. Que nos buscan fecha...

¿Y cuál intuís que es la motivación real?

— Yo la desconozco, pero es evidente que no hay interés por parte de ellos. Pero tampoco la ha habido por parte otros partidos. Del PP, durante mucho tiempo, solo venía Albiol. E incluso se sumaba a hacer algún gag. Después ha acabado viniendo Josep Bou, pero la presencia del PP ha costado mucho y ahora tenemos también a Alejandro Fernández. Ciudadanos no querían venir, pero hemos tenido a Carlos Carrizosa. Cuesta mucho que vengan.

¿Lo perciben como terreno hostil?

— Seguramente..., pero saben que no lo es. Una manera de boicotear a FAQS, además de Twitter, es haciendo que sus representantes no vengan.

¿Os habéis encontrado que alguien denunciaba a la comisión de control de la Corporación la falta de pluralidad de FAQS habiéndoos dado calabazas para ir?

— Sí, sí, absolutamente. FAQS busca pluralidad y están invitados todos los partidos políticos. Pero si los invitas a todos y tres o cuatro te dicen que no... ¿qué haces entonces? Pero esto lo hago extensivo a muchos políticos independentistas. Durante un periodo de tiempo, para algunos partidos ha sido perfecto esparcir que era un programa independentista y no venir. Y a los independentistas ya les iba bien para explicar sus posturas, pero ahora les puede resultar incómodo por si se piden explicaciones sobre horizontes o plazos.

Los dos principales partidos independentistas son los que tenían –y tienen– mayoría en el consejo de gobierno de la Corporación. ¿Han presionado especialmente?

— ¿Sabes qué pasa? Que a mí me molestan muy poco. Al no dirigirlo, pasan cosas de las que yo ni me entero. Y seguramente hay llamadas de teléfono que a mí ni me llegan.

Esto parece bueno, ¿no?

— Sí, pero a veces dices: ¡hostia, no tenía ni idea de que estaba pasando esto! Es bueno porque te dejan trabajar, de acuerdo. Pero también es cierto que cuando se levantan teléfonos, entonces pasan cosas que después eres incapaz de explicar. Los teléfonos suenan porque los políticos se piensan que la televisión es suya. Y entrevistas a alguien y te llaman para decir: ¿qué haces entrevistándolo? Esto no tendría que pasar, pero al final hemos trabajado siempre con libertad.

La visita reciente de Paz Padilla también causó mucha controversia.

— ¡Antes de escucharla, que es una cosa que no puedo entender! A nosotros nos gusta sorprender y, en todo caso, ¿alguien me puede explicar por qué Paz Padilla no puede ser entrevistada en Preguntes freqüents?

La crítica más recurrente era que pertenece a un marco mental y universo mediático muy alejado del catalán.

— ¿Pero es que estamos pidiendo que, en Catalunya, solo se consuma aquello alineado con nuestras ideas? A veces va bien abrirse y mirar qué piensan desde Madrid sobre lo que pasa en Catalunya. Cuando se propuso Paz Padilla, la primera en cuestionarla fui yo: "¿Queréis decir?" Pero entonces me planteé esto: ¿si no la traemos será porque creemos que no es interesante o bien porque sabemos que nos criticarán? Y cuando vi que las dudas eran porque recibiríamos hostias por todos lados, pensamos que tenía que venir. Y con ella hablamos de una cosa que no habíamos tratado: cómo acompañar alguien que quieres y se está muriendo. ¿Y esto me lo tiene que explicar Paz Padilla? Pues, mira, ¿por qué no?

Cada sábado caen unos cuántos mensajes con el hashtag #TÑ3 en Twitter.

— Resulta que ahora FAQS es ñordo, tú...

¿Crees que es espontáneo?

— ¡Nooo...! Vaya, cuando digo esto, enseguida me dicen "¡Yo no soy ningún bot !". Perfecto, la crítica es bienvenida. A mí, cuando no me gusta una cosa, no la miro. Y si la miro y pienso "qué tarambana", no voy a explicarlo a Twtitter, porque tengo cosas más interesantes que hacer. Eso sí, esto de que cuando entrevistas a alguien de depende que partido el linchamiento sea inmediato y automático tiene que estar orquestado de alguna manera. No me entra en la cabeza que tanta gente malgaste tanto tiempo de su vida escribiendo mensajes así. Y al final, de 240.000 espectadores, tenemos 5.000 tuits críticos de 2.000 usuarios. ¿Le tenemos que conceder importancia hasta el punto de plantearnos si el que estiércol tiene valor? Salgamos de este marco mental, por favor .

Cristina Puig.

En retrospectiva, ¿hay algún personaje al que no se tendría que haber invitado?

— Ramon Cotarelo. Y ahora, cuando lo publiques, empezará el linchamiento contra mí, por su parte. Él decía que no lo invitábamos nunca. Y tiene un grupo de seguidores, no sé si reales o falsos, que cada día te dicen "¿Por qué llevas a Paz Padilla y no a Ramon Cotarelo?". Pues bien, se decidió traer a Cotarelo. Y yo sabía que habría follón... y lo hubo. Fue un maleducado. En aquel momento, si hubiera podido, me habría gustado decirle: "Si usted no está bien aquí, puede coger y marcharse". No lo hice, error mío. Quizás después en dirección me habrían dicho: "¿Estás loca o qué?" Pero es que no puedes venir a incendiar el programa. Mostró una superioridad muy mal entendida. Si quería dejarme como ignorante, fue poco estiloso.

La lengua de las entrevistas también ha provocado alguna sacudida.

— El catalán es la lengua del programa. Ninguna duda. Eso sí, siempre intentamos situar en las sillas de periodistas a alguien que venga de Madrid. Y hay gente a quien le ponemos una orejera, pero es difícil pensar que contestará en catalán. Ahora bien, es cierto que, a veces, no se ha explicado suficiente por qué una entrevista se ha hecho en castellano. A veces son interioridades que no hace falta explicar.

¿Es el caso de cuando fue Juan José Millás?

— Hi ha gente que no soporta la orejera. Necesitan pensar mucho y mientras yo le hablo en catalán, la orellera al mismo tiempo se lo va traduciendo y, con las dos voces, se rayan. "yo me bloqueo", nos dijo. ¿Qué haces, renuncias a la entrevista? Salvar la lengua es lo más importante, pero hay veces que no quieres dejar escapar una buena entrevista. Ahora, es trabajo nuestro intentar dar algún tipo de explicación sin vulnerar lo que te ha pedido esta persona. Al final, FAQS tiene que hacer equilibrios con todo. No hay ningún programa que tenga tanto linchamiento en las redes, ni donde te miren tanto con lupa, ni que genere tanto ajetreo político.

Llegaste al programa después de que se apartara Laura Rosel sin dar una explicación muy clara de los motivos. Ahora que ha pasado suficiente tiempo, ¿sufriste mucho ser la sucesora?

— Se montó un cristo... Me sentía como un caballo en una tienda de platos y ollas. Desde el minuto uno no se me ha perdonado que presente este programa.

¿Aún te pasa? Eres la presentadora más longeva...

— Sí, sí, todavía hay gente que me dice que qué vergüenza y que vuelva Laura. En aquel momento fue muy duro.

En el año 2019, al poco de empezar y en una conversación en Al cotxe con Eloi Vila, asegurabas que todavía no lo estabas disfrutando. ¿Ahora ya sí?

— Es que fue muy difícil... FAQS estaba teniendo una audiencia muy buena, Laura había creado una imagen de ella fuerte, el look que llevaba, el momento que se estaba viviendo, la coyuntura del momento... Era el momentum del programa. Y, claro, cuando das un giro de estas características... Intentar hacer un programa que estaba muy marcado por una manera de hacer anterior me costó mucho.

Aún no me has dicho si ahora ya lo disfrutas.

— Yo no disfruto nunca nada, porque soy sufridora por naturaleza y siempre veo peligros por todas partes. Y me cuesta disfrutarlo porque cuando no es un ajo es una cebolla. Pero me gusta hacerlo, y tanto, aunque muchas veces lo sufra. Lo he disfrutado, por ejemplo, con el covid, puesto que me ha permitido conocer a gente y hablar de temas más allá de la política, en un momento en el que se necesitaban respuestas. Por el contrario, como la cara visible soy yo, las hostias las recibo yo. Y las críticas las acepto, pero las hostias gratuitas o los linchamientos no. Al final, te tienes que poner una coraza.

No diriges el programa, pero, como presentadora, marcas el tono del programa, que no es poco. ¿Qué querrías que valorara el público de tu aportación?

— Uf... Yo no le intento dar ningún tono especial. FAQS ha tenido una época en la que todo era muy trascendental. Y cuando vienes de un momento así, con todo a flor de piel, todo lo que venga después te puede parecer frívolo. Pero si analizamos lo que ha pasado... al final hablamos de cosas como una guerra o la pandemia. Me gustaría demostrar que FAQS es mucho más que un programa de análisis político. O procesista. Y ya me lo veo venir: ¡ñorda! Y, mira, quizás algún día buscamos a un personaje estrafalario. ¡Pero estrafalario no quiere decir frívolo!

Llegada abrupta a FAQS, fichaje anunciado en Catalunya Ràdio y abortado en pocas horas, despedida de RTVE por un expediente disciplinario que tuviste que tumbar judicialmente... ¿Por qué es tan difícil sobrevivir en primera línea de los medios?

— No a todo el mundo le pasa. A veces pienso... ostras, necesito un poco de calma. La mayoría de estas cosas que me han pasado han estado rodeadas de mucho ruido que yo no quería generar. Estaba haciendo un programa en TVE y me despiden con un expediente disciplinario. Mira, si me hubieran dicho: hasta aquí hemos llegado, pero el señor Eladio Jareño no tiene ganas de verte en pantalla, pues nada, tantos días por años trabajado y abajo. Pero no podía aceptar la mentira de decirme indisciplinada. Llega la oferta de Catalunya Ràdio y por un pulso sobre quién dice la última palabra me quedo en la calle, cuando ya estaba hecho e incluso sabía en qué mesa me tocaría sentarme. Como no soy yo quien ha podido decidir tu fichaje, te quedas en la calle y me da igual que hayas dejado un trabajo, que tengas que alimentar a una hija y pagar la escuela. Claro, cuando me ofrecen FAQS... a bodas me invitas. Pero me metí en un sidral de narices.

Hay gente que evita el conflicto. A otros les estimula.

— A mí el conflicto, primero, me paraliza. Y pienso: ¿qué cojones he hecho mal para tener un follón de narices? No puede ser, no puede ser... debe de haber gente a quien le estimula, pero a mí me angustia. Ahora bien, entonces necesito que pase un poco el tiempo y pienso: ya os las apañaréis. Y cuando llega esta fase, salgo adelante. Decidid vosotros qué queréis hacer con vuestra vida, que yo decidiré la mía.

En aquella entrevista de Al cotxe confesabas que tú lo que querías ser es Madonna. Lo tendrás que explicar esto.

— [Ríe.] De pequeña yo no me planteé nunca ser periodista. Cuando escucho que alguien dice que subía a la mesa con una alcachofa y hacía crónicas... me cuesta de creer, mira. Yo lo cogía para cantar. Me gustaba la farándula. Quería ser actriz, hacer teatro musical, tener un grupo y llenar estadios. Al final, el periodismo apareció como segunda opción. Porque a la primera, que era ser traductora e intérprete de inglés, no entré. Si no, no habría hecho periodismo. Y ahora mis haters dirán: mierda, ¿por qué no entró? Al final, pensé que la televisión o la radio tienen un componente de espectáculo.

¿Piensas en el mañana de FAQS?

— A veces me pregunto: ¿qué más hago hasta los 67, si es que todavía tenemos jubilación? Yo no sé hacer magdalenas y soy pésima como emprendedora. Yo solo sé hacer preguntas y, si se tiene que hacer el número un momento, la hago. Así que me gustaría poder continuar haciendo este trabajo, en la televisión o en la radio, que es el medio en el que me siento más cómoda porque no estoy pendiente de otras tonterías. Pero mi vida ha sido la inestabilidad permanente. Y, mira, con 26 años ves camino delante y piensas: ¡no pasa nada! Pero a los 49, y con una hija de ocho años, es inevitable pensar: ¿me tengo que estar planteando si en un año podré pagar el alquiler del piso? Siempre he ido tirando, pero a ver dónde vas, mujer y con cincuenta tacos.

Bueno, mujer con (casi) cincuenta años, pero que presenta un programa líder de audiencia los sábados por la noche.

— Sí, pero FAQS es tan visible que te marca mucho, para bien o para mal. Intento no pensar en ello, porque si no me agobio. Me buscaré la vida como he hecho siempre. Y, si no, me iré a cantar. Que Madonna tiene unos cuántos años más que yo.

També más lifting.

— Eso seguro, que yo no me he hecho ninguno [ríe]. Ponlo: no me he hecho nada y, si lo hubiera hecho, lo explicaría. Que la televisión tiene esto de la dictadura de la imagen.

¿Has notado mucho la presión estética por el hecho de ser mujer?

— No es feminismo porque sí, pero un hombre puede tener arrugas, canas, estar gordo... mientras que a las mujeres se nos pide un añadido estético que a mí me incordia mucho.  

stats