Misc 04/12/2020

Ajedrez: el boom de un juego que se reivindica

La serie 'Gambito de dama' y el confinamiento han despertado una gran pasión popular

7 min
Peces d'escacs en un tauler

BarcelonaGambito de dama no es solo la miniserie más vista de la historia de Netflix y un éxito global. Ha sido también “una puerta de entrada gigante a todas las personas que nunca habían tenido ningún interés en el ajedrez y para gente que hacía mucho tiempo que no jugaba y se han vuelto a motivar”, dice Ramon Chalmeta, vicepresidente y responsable de ajedrez base de la Federació Catalana d’Escacs (FCE), que subraya que se está viviendo un “boom” del ajedrez como hacía años que no pasaba.

El interés por este juego tradicional que ha desatado la serie también se ha visto traducido en compras y juegos online. En la plataforma Ebay, por ejemplo, las ventas de packs de ajedrez han aumentado un 215% desde el estreno de Gambito de dama, según datos publicados por el diario The Guardian, mientras que las ventas de planillas –las hojas donde los jugadores apuntan las jugadas– han subido un 300% y los relojes de ajedrez un 45%.

También están viviendo un boom las webs de ajedrez online, como chess.com, una de las más importantes a nivel global, donde en solo una semana de noviembre, cuando la serie ya estaba arrasando en todo el mundo, registraron 100.000 nuevas inscripciones, una cifra que supone 5 veces más de lo que registran en una semana normal. Esta web, que está teniendo cifras récord desde finales de octubre, ha aprovechado el éxito de la serie para presentar unos bots que imitan las jugadas de la protagonista, Beth Harmon, de forma que los usuarios tienen el aliciente de jugar contra ella. Los responsables de la web esperan que a finales de mes ya haya más de 100.000 usuarios que hayan podido jugar contra la versión virtual de Harmon.

David Martínez, director de la web Chess24 en castellano, dice que ellos también han registrado cifras récord desde el estreno de la serie. "Nosotros tenemos una suscripción premium y hemos vendido un 200% más que en el mes anterior, las mejores cifras que hemos tenido", ha dicho en declaraciones a la agencia Efe. Martínez explica, además, que "la buena noticia es que no es solo gente que pasa por la web y ya está, sino que se han animado a quedarse, interesarse por otras cosas y comprar productos de ajedrez".

En la misma línea, Ramon Chalmeta cree que “esta serie ha dado la oportunidad de enseñar que el ajedrez, además de un deporte, es un arte y una ciencia”, y añade que “es un deporte que no solo tiene beneficios más que confirmados tanto para niños y niñas –como mejorar la memoria, la toma de decisiones, la concentración, la comprensión lectora, el razonamiento lógico y matemático o la dislexia– sino también para adultos, y que engancha mucho”. Chalmeta reconoce que no veían tanto interés por el ajedrez “desde la época de Fischer y Spassky, en los 70, o Kárpov y Kaspárov, en los 80 y 90”.

Dos homes jugant a escacs al centre de Barcelona

A todos los que tengan ganas de iniciarse o recuperar la afición por el ajedrez, Chalmeta les recomienda que “se pongan en contacto con la Federació Catalana d'Escacs o con el club más cercano, donde les facilitarán toda la información que necesiten y los animarán a hacerlo”, dice. El dirigente federativo destaca que “el ajedrez no tienen edad, ni género ni estatus social, todos somos posibles prodigios”. Además, la editorial Alfaguara ha anunciado que el 21 de enero llegará a las librerías la traducción al castellano del libro de Walter Trevis que ha inspirado la serie.

Más mujeres jugando

Otro de los grandes méritos de la ficción es que la protagonista es una chica en un mundo totalmente masculinizado, y la trama muestra las dificultades añadidas con las que se encuentra para que se la tomen seriamente, desde los inicios, cuando despunta como jugadora brillante, hasta el punto álgido de su carrera, cuando solo juega contra hombres, muchos de los cuales le cuestionan el talento por su género. A pesar de que la historia de Beth Harmon está situada en los años 50 y 60, la situación en el mundo del ajedrez no ha cambiado mucho: actualmente en la Federació Catalana d'Escacs solo un 7% de los afiliados son mujeres, a pesar de que se hacen muchos esfuerzos para animar a las niñas y a las chicas a apuntarse a jugar.

“No hace tantas generaciones que los clubes en los que se jugaba a ajedrez eran lugares solo de hombres y por lo tanto la participación de mujeres era casi nula”, explica Inés del Arco, responsable de la comisión ajedrez y mujer de la FCE. “Y todavía arrastramos este pasado”, reconoce. “El cambio será largo, pero hay que seguir trabajando con ideas para motivar la participación femenina, seguiremos buscando maneras de acercar el ajedrez a las mujeres y ayudar y valorar a las que ya juegan para que tengan el reconocimiento que se merecen”.

Desde la comisión Ajedrez y Mujer trabajan desde hace tiempo muy activamente con este objetivo y cada año hacen actividades específicas para acabar llegando al objetivo. Este año la próxima cita es el 13 de diciembre en el Hotel Sunway de Sitges, donde se hará una jornada para mujeres –federadas y no federadas–, que podrán jugar con la campeona del mundo femenina, Antoaneta Stefanova; participar en una clase con el gran maestro Pepe Cuenca, y participar en un debate con algunas de las mejores jugadoras del panorama estatal.

“Beth Harmon –dice Del Arco– es el mejor ejemplo que tenemos ahora, nos enseña que aunque haya prejuicios o dificultades, al hito se llega con esfuerzo. La serie ha conseguido romper cualquier estereotipo y prejuicio que pueda haber sobre las mujeres en el ajedrez. La ficción ha permitido romper esquemas en un mundo en el que, hasta ahora, las estrellas siempre habían sido hombres”. Del Arco explica que la protagonista da un nuevo referente a las niñas y a las chicas que juegan a ajedrez, “como lo hizo hace tiempo Judit Polgar", la húngara que es considerada la mejor jugadora de ajedrez de la historia y que ahora ya está retirada.

Una nena i un nen jugant a escacs

El confinamiento, el inicio del boom

El gran interés que ha despertado Gambito de dama por el ajedrez enlaza con un boom previo de este juego que se vivió durante el confinamiento, cuando mucha gente empezó a jugar o se reencontró con el juego. “Durante el confinamiento nos dimos cuenta de que al ajedrez no lo para ni el covid-19”, dice Ramon Chalmeta. “Tenemos la suerte de que nuestro deporte se puede practicar online y desde el primer día del confinamiento tanto la Federació Catalana d'Escacs como los clubes organizaron todo tipo de competiciones. De hecho, las plataformas online vieron cómo aumentaba un 500% su uso”, explica. Para él, las plataformas de ajedrez online son un recurso más que ahora tienen los jugadores y jugadoras que antes no tenían. “Además está el aliciente de poder jugar con cualquier persona de todo el mundo, con jugadores de todos los niveles y con un sistema organizado, de forma que empiezas a jugar con los que tienen un nivel similar al tuyo. Así que cualquier forofo puede empezar sin ser un gran maestro”. Entre las webs más destacadas cita chess.com, Lichess y Chess24.com.

Series que crean referentes

“La influencia de las series de televisión en los deseos y los anhelos de la gente es algo que ya hemos vivido”, dice Elena Neira, profesora de los estudios de ciencias de la información y la comunicación de la UOC, que cita las series sobre investigadores y servicios de espionaje como un gran ejemplo, porque cuando hubo un boom de este tipo de ficciones se vivió “un repunte en el reclutamiento en las agencias de inteligencia”.

El fenómeno Gambito de dama y la pasión que ha despertado por el ajedrez es “muy positivo”, según Neira, puesto que “representa a una mujer en un mundo masculinizado y esto puede animar a más mujeres a jugar”. Ella cree que hoy “todas las ficciones, sobre todo los formatos de consumo masivo, tienen muy en cuenta la representación de las mujeres y la normalización de su presencia”. Así, encontramos “series con mujeres muy fuertes, muy interesantes, incluso en sectores donde en la vida real no hay muchas, como pasa con Gambito de dama, y esto es una manera de crear referentes desde la ficción, sobre todo en profesiones en las que la presencia femenina es escasa, porque así se anima a las mujeres a apuntarse y se rompen mucho estereotipos”.

stats