Editorial
Misc 12/12/2015

El proceso catalán y los auténticos números de la economía

Cataluña concentra el 56% de la inversión extranjera en el Estado en I+D desde 2010

Ara
2 min
Les farmacèutiques catalanes Grifols i Almirall entren a la classificació.

Barcelona¿Fuga de empresas? ¿Pérdida de inversiones? La lluvia fina de informaciones sobre la afectación del proceso independentista en la economía catalana se ha convertido en un lugar común del debate político en las últimas semanas. En lugar de debatir de manera seria y honesta sobre la viabilidad económica de una Cataluña independiente, se ha pasado a demonizar directamente el proceso y a atribuirle todos los supuestos males que afectan a los catalanes, muchos de los cuales existen desde hace muchos años. Es el caso, por ejemplo, de la pérdida de empresas. Lo cierto es que Cataluña pierde empresas cada año. Hace muchos años que ocurre: en promedio, entre 200 y 400 firmas huyen cada año hacia otras comunidades del Estado a causa, principalmente, no de razones políticas, sino de una fiscalidad que aquí es más alta. No es lícito, por tanto, atribuirlo a la supuesta inestabilidad del proceso independentista. Cuenta más el bolsillo, evidentemente.

La economía catalana, como la española, sigue el lento camino de salida de la crisis, y tiene en un paro muy elevado -aunque algo inferior al español- su principal problema. Pero desde el punto de vista industrial, especialmente en lo referente a la industria ligada a I+D, las cosas empiezan a funcionar: a pesar de situarse todavía lejos de todo liderazgo, es la región europea que ahora mismo capta más inversiones en I+D. De hecho, Cataluña ha concentrado el 56% de la inversión extranjera en el Estado en este terreno desde 2010. Además, el 22% de las empresas innovadoras del Estado tienen sede en Cataluña, el porcentaje más elevado del Estado. De hecho, en el conjunto del Estado la inversión empresarial en innovación ha ido a la baja en los últimos años, mientras que en Cataluña ha crecido. Y si hablamos de toda la inversión extranjera en los diferentes sectores, el primer trimestre de este 2015 Cataluña recibió 1.959 millones de euros, una cifra nunca registrada antes. ¿Se puede atribuir todo esto al proceso? Naturalmente, también sería tramposo.

Cada cual puede poner al proceso la letra que quiera, pero lo que no vale es jugar con los números. La economía catalana, y especialmente su sector industrial más innovador, va por buen camino y no parece que la situación política le esté afectando, ni para bien ni para mal.

stats