Tecnología
Misc 11/11/2022

¿Por qué Facebook ha despedido a 11.000 empleados?

La multinacional sufre por un exceso de gastos, inversiones demasiado elevadas y una guerra con Apple por el negocio de la publicidad

4 min
Dos mujeres se hacen fotos ante el cartel de entrada en  la sede de Facebook a Menlo Park, California

BarcelonaEl despido masivo de 11.000 trabajadores de Meta –la empresa matriz de Facebook, Whatsapp e Instagram– representa un golpe duro para el gigante tecnológico, que del 2004 hasta ahora había crecido a un fuerte ritmo año tras año. Este 2022, sin embargo, a pesar de mantener los beneficios, la empresa ha sufrido varias conmociones que la han hundido en la bolsa norteamericana y que han acabado con la reducción de personal anunciada este miércoles.

El propio consejero delegado y cofundador de la empresa, Mark Zuckerberg, indicó en una carta a los empleados que la razón principal del despido es la normalización de la actividad y los ingresos una vez pasada la pandemia. Según el empresario, "al comienzo de la pandemia, el aumento del comercio electrónico condujo a un crecimiento descomunal de los ingresos", que los directivos de Meta asumieron que sería "permanente", pero que finalmente se ha acabado normalizando y ha vuelto a niveles de 2019. Esta predicción de ingresos elevados llevó la compañía a gastar más y a incrementar personal.

Ahora bien, con la coyuntura económica actual, marcada por la inflación y una fuerte desaceleración de la actividad en buena parte del mundo, la empresa anunció hace pocos días una caída de los beneficios del 52% en el tercer trimestre en comparación con el mismo periodo del año anterior. Además, los ingresos cayeron un 4%, mientras que los gastos se dispararon más de un 19% respecto a un año atrás. En un día, el valor de la acción de Meta se desplomó un 25%, y actualmente cotiza a un precio un 70% inferior al del 1 de enero pasado.

Inversiones demasiado grandes, de momento

Las causas de los males de Meta, sin embargo, van más allá. La empresa recortó más de la mitad los beneficios, pero continúan siendo abundantes, de 4.400 millones de dólares en nueve meses. ¿Qué explica, pues, la pérdida de confianza de los inversores y que haya tenido que echar a tantos empleados?

La reducción de la plantilla deja a la empresa en una situación similar a la de finales del 2021. De hecho, según datos del grupo, el 31 de diciembre pasado la empresa tenía unos 72.000 trabajadores, una cifra que había aumentado hasta los 87.000 en el momento de anunciar el despido masivo. Con la salida de 11.000 personas, pues, la multinacional se sitúa en unos 76.000 empleados, una cifra superior, pero más "parecida" a la del último ejercicio, indica Xavier Brun, director del máster en mercados financieros de la UPF y gestor de fondo Trea AM.

Además de los malos cálculos de ingresos, el incremento de gastos de Meta se debe sobre todo a la ampliación del negocio hacia el metaverso, "una apuesta arriesgada", opina Brun. La división dedicada al metaverso ha perdido unos 6.600 millones de dólares en dos años y de momento no da ningún rendimiento tangible, lo cual pone en entredicho a corto plazo los esfuerzos.

Guerra con Apple por el negocio tradicional

Además de esto, Meta se ha visto inmersa en una guerra con otro gigante de Silicon Valley, Apple, por los ingresos de publicidad a través de las redes sociales, que es el negocio principal del grupo: Apple, que fabrica equipos electrónicos y el software iOS que los hace funcionar, anunció cambios en los anuncios de las aplicaciones como Facebook e Instagram que funcionan con iOS y que implican que Meta tiene que pagar más a Apple por los anuncios, además de perder capacidad de personalizarlos para cada usuario.

"La inversión en publicidad ya no es tan eficiente", comenta Brun. Esto obliga a los directivos de la compañía a tomar cautelas sobre el futuro y pone en guardia a los mercados, que también ven una creciente presión de competidores directos, como TikTok o Telegram.

Cambio de percepción del mercado

Otro de los elementos que explican la situación de Meta es la "rotación" entre acciones de crecimiento –títulos de empresas jóvenes de sectores punteros, como tecnológicas, que tienen margen para crecer– y las acciones llamadas de valor, que son empresas establecidas y que tienen una vida más larga.

Con los incrementos de los tipos de interés provocados por la inflación de los últimos meses, muchos inversores que apostaban por las acciones de crecimiento han ido dejando este tipo de inversión para buscar rendimientos altos en otros mercados. Esto ha hecho perder valor a Meta, que hasta ahora era un caso claro de empresa tecnológica con potencial para continuar creciendo.

Además, también hay que añadir que, en el caso de la compañía fundada por Mark Zuckerberg, esta clasificación ya no es tan evidente: muchos inversores están analizando Meta como una empresa consolidada que aporta valor a una cartera de inversiones, pero que ya no tendrá los ritmos de crecimiento del pasado. Esto también aleja a algunos inversores que buscan más rendimiento y más riesgo, y a la vez hace que el precio de la acción se ajuste a la baja, puesto que los analistas pronostican una moderación de los beneficios en el futuro, como, de hecho, se está produciendo este año.

stats