Misc 08/01/2021

La tormenta deja nieve y pocos incidentes

El temporal obliga a cortar carreteras y el mar traga de nuevo el istmo del Trabucador al Ebro

Ara
5 min
Un trineo en Falset

BarcelonaLas previsiones meteorológicas de viernes se cumplieron y este sábado los catalanes se despertaron en medio de un temporal. El Filomena entró con fuerza desde el sur, dejó el Ebro bastante emblanquecido y siguió avanzando. La nieve se asentó en muchas comarcas interiores, por ejemplo en capitales como Lleida, Olot y Solsona, y en algunas comarcas del sur el grueso era importante. La estación del Meteocat ubicada en el Parc Natural dels Ports, a unos 1.000 metros, detectaba a mediodía un grueso acumulado de 30 cm. De entre las capitales de comarca con más nieve, destacaron los 24 cm acumulados en Falset, los 7 de Olot y de Lleida, y los 6 de Solsona. También los 17 cm acumulados en Prades, los 15 de Sant Hilari Sacalm, los 11 de la Granadella o los 10 de Bagà.

“Si el consejo de ayer [viernes] era no salir de casa, el de hoy [sábado] es no salir de casa”, dijo el conseller de Interior, Miquel Sàmper, en rueda de prensa a las diez de la mañana. El comisario de los Mossos de Esquadra Joan Carles Molinero añadió que no se tenía que salir “ni siquiera para disfrutar de la nevada”.

Pero fue a partir de esta hora que el riesgo se fue fundiendo y la nieve se fue convirtiendo en lluvia. En la costa, la cota de nieve subió rápidamente hasta los 400 o 500 metros en muchos casos, sobre todo en la costa central. Este cambio de media mañana facilitó que la nevada no complicara la jornada, así como las restricciones de movilidad por culpa del covid-19, que impiden salir del municipio si no es por motivos laborales o de necesidad. De este modo, los cortes obligados en las vías que quedaron cubiertas de nieve no tuvieron la afectación en la movilidad que habrían tenido si no hubiera habido restricciones.

Carreteras cortadas

A lo largo del día, según iba informando el Servicio Catalán de Tránsito, fue necesario cerrar algunas vías, la más importando el Eix Transversal, entre Vilobí de Onyar y Espinelves, y, además, hacían falta cadenas en más de 60 carreteras, entre las cuales la C-55 entre Solsona y Cardona. Aún así, la mayoría de carreteras afectadas fueron de comarcas de Ponent y del sur. La nieve también provocó el corte de la circulación de trenes entre Manresa y Lleida (R12), que no quedó restablecida hasta las 11 h. También se cortó la circulación de la R15 entre Móra la Nova y Riba-roja y la R13-R14 entre la Plana y Lleida. El teléfono de emergencias 112 había recibido a las 17 h un total de 596 llamadas debido al episodio de nieve. De estas, la mayoría provenían del Segrià, con 73 avisos; el Barcelonès, con 41; Osona, con 36, y el Tarragonès, con 32.

A media mañana, los ojos se centraban sobre todo en la Catalunya Central y el nordeste del país en cuanto a la nieve, pero el temporal todavía no había acabado. Faltaba el viento.

En la costa, durante todo el día, había soplado con rachas de 92 km/h en el puerto de Barcelona, 76 en Cabrils, 73 en el Observatorio Fabra del Tibidabo y 72 en Portbou. A lo largo de toda la línea de costa el temporal también demostró su fuerza, con olas de hasta 4 m de altura.. De hecho, el Servicio Meteorológico de Catalunya mantuvo activados avisos por nieve, viento y oleaje.

Camiones en la Jonquera

A media mañana, el Servicio Catalán de Tránsito suspendió la prohibición que impedía circular los camiones de gran tonelaje, es decir, los que pesan más de 7,5 toneladas. La restricción, que había entrado en vigor viernes a las 19 h y se tenía que mantener hasta lunes a las 6 h, había provocado un colapso en la Jonquera, puesto que muchos transportistas no hicieron caso de la prohibición o no eran conscientes de ella. Cerca de 1.000 camiones tuvieron que pararse en el paso fronterizo y llenaron enseguida el aparcamiento. Sàmper, durante la rueda de prensa, lamentó “el incumplimiento de los vehículos de gran tonelaje”, sobre todo los que llegan “de Francia y del sur”.

Ante esta situación, la Policía Local de la Jonquera denunció que el municipio estaba “absolutamente colapsado” por los centenares de camiones aparcados y se quejó de la carencia de previsión por parte de las autoridades, según la ACN. Más tarde, el Servicio Catalán de Tránsito levantó la prohibición y los camiones parados en la Jonquera y un millar más que estaban repartidos entre diferentes polígonos de Tarragona pudieron retomar su ruta.

Puertos afectados en el País Valenciano

El País Valenciano también quedó muy afectado por el temporal de nieve, lluvia y viento. Los trenes de alta velocidad no pudieron circular y se interrumpió el suministro eléctrico en Benagéber, donde 261 personas se quedaron sin luz. En paralelo se cerró el puerto de Gandía y parcialmente el de Valencia, tal y como informa Efe citando fuentes del Servicio de Emergencias de la Generalitat Valenciana. Por otro lado, los aeropuertos de Valencia y Alicante continuaban ayer acogiendo la llegada de vuelos desviados desde Barajas (Madrid), puesto que el principal aeropuerto del Estado tuvo que suspender el tránsito aéreo. La nevada afectó especialmente las demarcaciones de Valencia y de Castellón. Los servicios de rescate tuvieron que ayudar a un conductor que se había quedado bloqueado por la nieve.

El mar vuelve a engullir el istmo del Trabucador

El temporal llegó en forma de lluvia fina en el delta del Ebro, con un viento de más de 70 km/h y olas de hasta 4 metros, una fuerza suficiente para hacer saltar todas las alarmas. Porque aunque la primera tormenta de este 2021 fue de intensidad media, la desembocadura del Ebro todavía no se ha recuperado de las inundaciones del temporal Gloria de hace casi un año. Un vídeo de la empresa Infundida, que gestiona las Salines de la Trinitat, permitió constatar que una parte del istmo del Trabucador -la barra de arena que une el delta con la península de la Punta de la Banya- volvió a quedar bajo el agua, según informa Oriol Gracià. También se inundó la playa de la Marquesa, en Deltebre. De hecho, el espacio que hace dos semanas acogió a la tractorada de Unió de Pagesos -con 160 tractores y vehículos- para reclamar medidas de protección para la costa del Ebro ha vuelto a desaparecer bajo el mar.

stats