15/10/2021

Los jóvenes para quienes la violencia machista no existe

3 min

Hace pocos días se presentaba un estudio que aportaba unos datos extremadamente preocupantes: uno de cada cinco hombres de entre 15 y 29 años considera que la violencia machista no existe, y que solo es un “invento ideológico”. El barómetro sobre juventud y género de la FAD, elaborado por el Centro Reina Sofía, apunta a que esta cifra se ha duplicado en los últimos cuatro años. 

¿Qué ha pasado? Los datos evidencian que el discurso negacionista que impulsa, alimenta y sostiene la extrema derecha está calando y que ciertas ideas se están naturalizando, a pesar de la evidente paradoja que supone que hoy más que nunca dispongamos de acceso completo a fuentes de información y análisis rigurosas que sustentan con suficientes evidencias que una de las grandes pandemias que vivimos como sociedad sí que existe.

Por lo tanto, hoy ya no vale la excusa de la desinformación o del desconocimiento: es evidente que hay toda una maquinaria reaccionaria en funcionamiento, que se muestra beligerante con los adelantos de los feminismos. Esta fábrica de las falacias crea y viraliza contenidos que niegan la realidad –en un ataque clarísimo a los derechos y libertades de las mujeres–, al servicio de sustentar las situaciones de opresión y que se mantenga el statu quo. De hecho, algunos seguidores de estas tesis no se identifican como votantes ni seguidores de la extrema derecha, pero asumen el discurso negacionista y hacen bandera de ello porque se sienten atacados. En este sentido, los datos del estudio aportan detalles muy interesantes sobre el sesgo ideológico en el menosprecio del machismo que aparece de una forma más clara entre la juventud de derechas: un 32,3% de los chicos y chicas de este espacio ideológico consideran que la violencia machista no existe y tan solo un 55% consideran que es un problema grave, frente a la juventud de izquierdas, un 77,9% de la cual afirma que es un problema grave.

Es evidente que hay un claro sesgo político en la negación de la igualdad, y que se alimenta de referentes políticos y mediáticos con unos intereses claros: atacar los feminismos como movimiento que supone una amenaza para el patriarcado y para aquellos partidos e individuos que quieren mantener el poder en sus manos. Los ataques contra las propuestas feministas son cada vez más virulentos. El patriarcado se siente más y más atrapado. Pero saben mantener el poder muy bien. De hecho, los discursos machistas que lo alimentan se esconden bajo formas muy atractivas, actuales y que se viralizan. Se colan por cualquier rendija que encuentran, en forma de serie, película, letra de canción, referentes mediáticos o influencers, entre otros. Y, si no, preguntadlo a la juventud.  

De hecho, a pesar de que en los últimos cuatro años se han hecho importantes adelantos en la lucha por la igualdad de género entre la gente joven (el número de hombres que se consideran feministas ha pasado del 23,6% de 2017 al 32,8% de 2021), todavía hay un 26,4% de hombres que creen que los feminismos no son necesarios y de estos un 24% creen que el movimiento busca perjudicar a los hombres. Es uno de los grandes hits del patriarcado, y de los más efectivos, porque esconde que los feminismos son una propuesta social, emocional, económica, ambiental... que ofrece las bases para una mejor vida que acaba revirtiendo en toda la ciudadanía. El retroceso que evidencian estos datos es extremadamente preocupante porque señala de nuevo que este no es tan solo un tema de mujeres, sino que la resistencia al cambio de una parte muy importante de hombres, aferrados a sus privilegios, constituye el escollo más peligroso del mismo patriarcado.

stats