La legislatura catalana
Política 14/09/2022

Aragonès se reúne con Turull y Borràs para abordar la continuidad del Govern

A quince días de que acabe el ultimátum de Junts, buscan una salida para reconducir la coalición

4 min
Laura Borràs y Pere Aragonès conversando viernes en el acto de constitución del Parlamento .

BarcelonaFaltan quince días para que se agote el ultimátum que Junts per Catalunya lanzó a Esquerra para reconducir el rumbo del Govern y las negociaciones para salvar la coalición están en marcha. Este miércoles, según ha avanzado El Periódico y ha confirmado el ARA, el president de la Generalitat, Pere Aragonès, se ha reunido con la presidenta y el secretario general de Junts, Laura Borràs y Jordi Turull, para abordar la continuidad de la coalición. Sobre la mesa hay tres propuestas de los de JxCat: recuperar las reuniones de partidos y entidades para tejer una estrategia unitaria del independentismo; coordinar los grupos parlamentarios en Madrid; y que la mesa de diálogo sea realmente sobre la amnistía y la autodeterminación. El plazo que hay para llegar a un pacto es el debate de política general –que empieza el 27 de septiembre–, puesto que allí es donde se puede plasmar un eventual acuerdo entre los dos socios de coalición para seguir sacando adelante la legislatura o, por el contrario, se puede escenificar la división definitiva.

¿Cuál puede ser la solución? Fuentes gubernamentales apuntan que la vía que tendría más opciones de prosperar es la recuperación de la dirección estratégica del Procés, vista la distancia entre los dos socios en Madrid y el desacuerdo sobre sí en la delegación catalana de la mesa de diálogo puede haber dirigentes externos al Govern, como quiere Junts. Por lo tanto, lo que parece más viable, por ahora, es que se retomen de alguna manera las reuniones que se hacían entre partidos y entidades independentistas. Ahora bien, se negocia un nuevo formato: con nuevos actores, aprovechando precisamente la propuesta que el presidente de Òmnium Cultural, Xavier Antich, lanzó en el acto por la Diada de crear un "nuevo marco estratégico" del soberanismo . De hecho, la misma secretaria general adjunta de los republicanos, Marta Vilalta, se abrió a esta posibilidad lunes. En rueda de prensa propuso "reconvertir" el espacio de coordinación del independentismo previsto en el acuerdo de gobierno con Junts para que se sumen "otros actores del soberanismo".

El encuentro de este miércoles ha sido similar a la reunión de coordinación que los dos partidos hacen cada lunes para abordar los temas más candentes, pero el hecho de que hayan participado Aragonès y Borràs denota la importancia de la situación: se trata de una cumbre al más alto nivel cuando el estado del Govern es crítico. La Diada todavía ha alejado más a los dos socios del Govern –Esquerra declinó ir a la manifestación de la ANC porque iba "contra los partidos y las instituciones", mientras que Junts se volcó– y ayer se evidenció de nuevo la discrepancia entre los socios en el Palau de la Generalitat: Aragonès rechazó la propuesta de la Assemblea de declarar unilateralmente la independencia el primer semestre del 2023, mientras que el vicepresident, Jordi Puigneró, en una reunión diferente, se abrió a "escuchar" la propuesta.

El calendario de Junts

En función de cuál sea el resultado de esta negociación, Junts decidirá si se mantiene o no en el Govern. Así lo anunció a finales de agosto una vez analizados los resultados de la auditoría sobre el cumplimiento del acuerdo de legislatura: avalaron la actuación sectorial del ejecutivo, pero lo suspendieron en el Procés. ¿Cómo tomarán esta decisión? La dirección se ha comprometido a hacerlo a través de una consulta a la militancia, cuya pregunta será propuesta por la misma ejecutiva –después de valorar las conversaciones con Esquerra– y validada por el Consell Nacional previsto a mediados de octubre. Un proceso que ahora se puede acabar solapando con las elecciones territoriales y de los sectores ideológicos de Junts porque este miércoles, precisamente, el partido ha tenido que suspender las votaciones previstas hoy y mañana por "irregularidades" en el procedimiento y "deficiencias informáticas".

Se trataba de unas votaciones clave para saber cuál es el actual equilibrio de fuerzas entre los turullistas y los afines a Laura Borràs dentro el partido, en pleno debate también sobre si Junts debería salir del Govern con Esquerra. Según el comunicado que el partido ha enviado a la militancia, la sindicatura electoral ha acordado suspender estas elecciones y pronto comunicará cuándo se retoman.

¿Qué ha provocado este parón? Oficialmente desde el partido lo rebajan a problemas informáticos, mientras que otras fuentes de la formación apuntan a problemas de incompatibilidad –la diputada Glòria Freixa es miembro de la sindicatura y a la vez también se presenta a las elecciones–; así como la antigüedad de militancia requerida para poder optar a estos cargos o cómo se tenía que votar. Otras fuentes también hablan de problemas técnicos a la hora de entrar en las votaciones telemáticas, puesto que no todas las territoriales se renovaban (solo aquellas que lo querían o en las que se presentaba una candidatura alternativa) y a pesar de esto se abría el periodo de votaciones igualmente. Cuestiones que tendrían que haber sido aclaradas antes de poner en marcha el procedimiento electoral –derivado del congreso de relevo al frente de la dirección– y que ha coordinado el diputado y abogado de profesión Jaume Alonso Cuevillas.

Batalla sepultada

Estas elecciones escondían una batalla sepultada por el control de las estructuras territoriales de las dos almas de Junts. Varias agrupaciones están en disputa y también las corrientes ideológicas. Tal como avanzó Efe, ha habido una alianza entre los turulllistas y el entorno del ex secretario general Jordi Sànchez para desbancar a los borrassistas de la corriente socialdemócrata: Sànchez se presenta junto a ex dirigentes de CDC como Neus Munté, Albert Batalla o Carmela Fortuny.

stats