Política 15/03/2021

Ayuso, sobre la candidatura de Iglesias: "Comunismo o libertad"

La presidenta madrileña celebra haber sacado al líder de Podemos de la Moncloa

4 min
La presidenta de la Comunitat de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en una imagen reciente.

MadridEl movimiento de Pablo Iglesias no ha hecho sino dar más argumentos al planteamiento electoral de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Si entronizó el "socialismo o libertad" de Donald Trump la semana pasada, ahora lo ha rebautizado como "comunismo o libertad". La batalla entre Ayuso e Iglesias en las elecciones del 4 de mayo representa un enfrentamiento entre dos de los principales perfiles políticos en el Estado y la candidata del PP ya ha dado pistas de que el líder de Podemos puede hacer sombra al vencedor de las elecciones de 2019, el socialista Ángel Gabilondo. "Todos aquellos que no quieren que el comunismo entre en la Comunidad de Madrid se unirán alrededor de una candidatura que representa todo lo contrario", ha afirmado la presidenta madrileña en rueda de prensa.

La aspirante del PP, pues, ya ha dejado entrever el listón del debate dialéctico con Iglesias, a quien ha criticado tener buena relación con el independentismo, "creer en la expropiación y la okupación" y actuar "en contra de los intereses de los españoles". Ayuso, de hecho, se ha permitido apuntarse el triunfo del paso de Iglesias. "España me debe una: hemos sacado a Iglesias de la Moncloa". Además, ha dejado claro que su adversario político es el que defiende la "revolución", y no Vox.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ya trabaja en el escenario electoral y ha asegurado que tiene doble trabajo: por un lado, mantener el gobierno en funciones a pleno rendimiento -ha decidido no sustituir a los consejeros de Cs cesados, sino que los del PP asuman nuevas carteras-; y por el otro, prepararse para los comicios. La semana pasada ya estrenó el lema "socialismo o libertad", que ya ha hecho fortuna: Fran Hervías, ex dirigente del núcleo duro de Albert Rivera en Cs, lo ha utilizado en su despedida del partido naranja y fichaje por el PP. Ayuso está decidida a explotar la excepcionalidad que se vive en Madrid en cuanto a las medidas para combatir el coronavirus y está convencida de que tiene en el bolsillo al sector de la hostelería y la restauración, oxigenado por la falta de restricciones y solo afectado por el toque de queda a las 23 horas de la noche.

Unas medidas que ha defendido el líder de los populares, Pablo Casado, en una conferencia en Barcelona con el título "El progreso en el siglo XXI". Casado ha avisado que el PP "contestará" al proyecto "comunista" de Pablo Iglesias para Madrid con "concordia civil y bajando impuestos". Siguiendo el hilo de Ayuso, el dirigente popular ha constatado que "el intento de desestabilizar" Murcia de Pedro Sánchez, coordinándose con Ciudadanos para desbancar al PP a través de una moción de censura -que al final será fallida-, se le ha acabado girando en contra porque ha asegurado que está haciendo "tambalearse" al gobierno español. De hecho, para Casado la marcha de Iglesias del ejecutivo español también añade incertidumbre al gobierno de coalición.

Casado no solo ha disparado contra el ejecutivo español, sino que también ha hurgado en la herida abierta en Ciudadanos. "La utilidad en la política es esencial. Cuando un partido deja de ser útil pierde la esencia y el mandato público", ha afirmado, augurando la muerte política del partido naranja. no obstante, ha vuelto a hacer un llamamiento alrededor del PP de todo el centro-derecha español, pero también al que ha tenido "un catalanismo evidente".

"Si te acusan de fascista es que estás en el lado correcto"

Antes de conocer la decisión de Iglesias, Ayuso ha empezado este lunes la precampaña en terreno confortable y no ha dejado escapar la oportunidad para dejar titulares polémicos. "Cuando te dicen fascista, es que estás en el lado correcto", ha asegurado, después de que la periodista Ana Rosa Quintana leyera algunos de los calificativos que se le han dedicado desde que llegó al gobierno de la Comunidad de Madrid. Ha sido una "broma", ha comentado después en la rueda de prensa.

Ayuso ha explotado su vertiente de cabeza de turco de la izquierda y ha augurado una campaña "sucia" y de desprestigio de cara a la contienda electoral del 4 de mayo que este domingo el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha mantenido viva. "Hemos hecho las cosas de manera sensata, sobre todo justas", ha señalado Ayuso, que ha celebrado que la firma del decreto de disolución de la Asamblea de Madrid y de convocatoria electoral está muy "fundamentada" según la justicia.

Ayuso ha explicado que la decisión de pulsar el botón electoral la consultó con el presidente del partido, Pablo Casado, pero los últimos meses ha demostrado que su rumbo no siempre coincide con el de la dirección estatal. En este sentido, ha rechazado incorporar a dirigentes de Cs en su lista del 4-M, oponiéndose así a la maniobra de absorción que ha iniciado su formación. Esto no significa que pueda incorporar en su hipotético futuro gobierno a algunas personas vinculadas a la formación naranja. "Quiero el gobierno de los mejores", ha señalado Ayuso, consciente de que el panorama que a día de hoy se percibe después de las elecciones es el de un entendimiento con la extrema derecha de Vox. Si bien hace unos días afirmó que aspira a una mayoría absoluta, la propia presidenta madrileña se ha conformado con una "mayoría amplia" que necesariamente la obligue a pactar.

Una posibilidad es que Cs ya no tenga ni que formar parte de las combinaciones, ante el riesgo de que quede fuera de la Asamblea de Madrid si no supera el 5% de los votos. Algunas encuestas ya apuntan en este sentido. Ayuso no se ha escondido de admitir que "siempre" ha tenido una mala relación con el hasta hace pocos días vicepresidente de su gobierno, Ignacio Aguado, de Cs. "Esto lo sabe todo el mundo, vaya. Aquí no ha habido sorpresas", ha afirmado. Aguado, en la llegada a la reunión de la ejecutiva de su partido este lunes, lo ha negado.

stats