Arqueología política
Política 03/02/2021

Cs: el anticatalanismo que reacciona al tripartito

La decepción de los sectores más unionistas con el PSC impulsó la formación en 2006

2 min
Albert Rivera, presidente de Cs desde la fundación del partido el 2006, fue uno de los tres diputados en el debut de la formación al Parlamento .

BarcelonaLa obstinación contra el nacionalismo catalán de una serie de personalidades y pequeñas organizaciones ubicadas a la órbita del PSC dio lugar al nacimiento de Ciudadanos un domingo de julio del 2006. Varios de sus fundadores sitúan su génesis en la decepción con el tripartito y atribuyen a Pasqual Maragall, su pacto con ERC e ICV y las negociaciones del Estatut un papel casi más determinante que el de los propios dirigentes que lo fundaron. Cs es en esencia una reacción al catalanismo, y como tal actúa desde entonces en Catalunya: con una confrontación sin tregua de las tesis independentistas.

Cs como marca surge a partir del manifiesto en contra del “nacionalismo pujolista” en el que “insiste el tripartito” firmado en 2005 por una quincena de personalidades del mundo cultural y político catalán que coincidían para debatir sobre política en un restaurante barcelonés. Muchos de esos firmantes -Albert Boadella, Félix de Azúa, Francesc de Carreras, Arcadi Espada, Ivan Tubau...- tenían en común haber recibido un premio de la Asociación por la Tolerancia, fundada en 1993 por Félix Pérez Romera, que también rubricó el manifiesto. Otros, como Xavier Pericay o Félix Ovejero, también recibirían el galardón años después. Esta entidad a favor del bilingüismo se considera por algunos un precursor de Cs. En los años anteriores se habían creado otras organizaciones y partidos con unos principios similares, tal como uno de los fundadores, Antonio Robles, recuerda en el libro La creación de Ciudadanos, un largo camino. Pero ninguno consiguió el impulso de esta nueva formación que, espoleada por la oposición al tripartito y el auge de las redes sociales, menos de un año después se constituía como partido, después de haber llenado el Teatre Tívoli para presentarse en sociedad.

Indefinición ideológica

Cs reivindica el “liberalismo progresista” y el “socialismo democrático” en su ideario de 2006. Esta última etiqueta no desaparecerá hasta el 2017. “El programa original era de centroizquierda”, recuerda un histórico del partido. La prueba es que el Partido Socialista de Canarias les plagió buena parte del programa que habían presentado en las catalanas, como el propio partido socialista admitió en 2007. Quizás por eso Albert Rivera ocultó que había estado afiliado del PP -como revelaron varios medios- después de convertirse en presidente de Cs. Con 26 años fue escogido por orden alfabético en el primer congreso de la formación: una solución salomónica para poner paz entre sectores enfrentados.

“Ha nacido tu partido”, rezaba el primer cartel electoral de Cs para las catalanas del 2006. Lo acompañaba una fotografía de Rivera completamente desnudo que causó un gran impacto. Un antiguo dirigente elogia “el atrevimiento” de ese joven y destaca la “importancia” de la campaña para dar a conocer Cs, como también los chistes que le hacía la gente cuando iba a repartir “propaganda de una persona desnuda” en los mercados. Consiguieron tres representantes en el Parlament -Rivera, Antonio Robles y José Domingo- en una legislatura que estuvo marcada por las desavenencias internas. Desde el minuto uno, Rivera mostró su tendencia al hiperliderazgo. Votaron en contra de la investidura de José Montilla. Aún así, el socialista aglutinó el apoyo de ERC e ICV y pudo reeditar el tripartito.

stats