ENTREVISTA
Política 19/06/2021

Francina Armengol: “El problema político no se puede resolver ni con la unilateralidad ni con la judicialización”

7 min

BarcelonaLa presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, que ha estado en las jornadas del Cercle d'Economia para abordar los retos territoriales del Estado, saca pecho de su gestión de la pandemia y apuesta por reconducir el conflicto con Catalunya.

Las Baleares han sido una de las comunidades con mejores cifras sanitarias pero también se han aplicado restricciones muy contundentes. ¿Se ha castigado demasiado al tejido económico?

— Hemos tenido que tomar medidas durísimas, muchos empresarios y trabajadores han sufrido mucho, pero teníamos muy claro que teníamos que salvar vidas y hemos conseguido ser de los territorios con menos mortalidad por covid, y esto es un éxito colectivo. También hemos conseguido tener la comunidad abierta al turismo en abril con el semáforo verde para Alemania o los Países Bajos, y esto nos permite reactivar la economía.

¿Se han dado suficientes ayudas directas y lo suficientemente a tiempo como para salvar el tejido económico?

— Hemos negociado mucho con Madrid y hemos conseguido 855 millones de euros en ayudas a los empresarios, que es mucho porque tenemos un presupuesto no financiero de 4.000 millones de euros y, por lo tanto, estamos hablando de un cuarto del presupuesto. Ojalá los hubiéramos recibido antes para evitar el cierre de empresas, pero el sistema de protección ha funcionado muy bien. Si no fuera por los ERTE estaríamos hundidos porque el PIB ha caído un 23%. Si en 2007 la crisis duró 10 años, esta durará poco gracias a los ERTE.

¿Cómo valora la gestión de la pandemia de la Comunidad de Madrid?

— No comparto muchas cosas de su gobierno. Nosotros hemos hecho una política antes que nada para salvar vidas, y si nos comparamos con Madrid, la mortalidad es muy diferente.

¿Muy diferente quiere decir mucho peor?

— Sí, sí, es tres o cuatro veces superior a la nuestra. Según las decisiones que tomas pones las prioridades en un lugar u otro. Teniendo presente, sin embargo, que si no tenías una incidencia acumulada muy baja, no te abrían a los mercados internacionales. El planteamiento de la presidenta de Madrid a la hora de contener la pandemia es muy diferente al de otras comunidades, y es evidente que las cifras hablan por ellas mismas.

¿Qué piensa de vincular la apertura económica con la libertad?

— Si no hubiéramos tomado algunas medidas, no estaríamos ahora con una incidencia de 42 cuando la media española está por encima de 100. Hace tres meses que estamos por debajo de 60, y esto ha permitido que seis de cada diez alemanes que vienen a España vengan a las Islas Baleares.

El Cercle d'Economia ha hablado de Madrid como una aspiradora de recursos. ¿Está de acuerdo?

— Madrid en términos generales ocupa un espacio demasiado exagerado y parece que lo que pasa en Madrid es lo que pasa en todo España. La capitalidad hace que la financiación indirecta que tiene la comunidad sea muy alta y no esté en ningún momento equilibrado con los otros territorios. Madrid es ayudada por todas las instituciones y concentra un poder muy amplio, y no es justo con las otras comunidades.

Francina Armengol: “El problema político no se puede resolver ni con la unilateralidad ni con la judicialización”

¿Esto puede cambiar con el gobierno socialista?

— En el reparto de los fondos ya ha cambiado cuando el gobierno de España ha decidido que de los 7.000 millones de euros, 2.000 fueran a las Canarias y a las Islas Baleares. Hay gestos que son muy claros y que miran de otro modo la realidad española.

Cuando dice que el Estado tendría que bascular hacia la periferia ¿se refiere a una reforma del sistema de financiación o a algo más?

— El reparto de recursos tiene que ser mucho más equilibrado y el diseño de las infraestructuras españolas no puede partir siempre de Madrid. Hablamos de recursos económicos pero también hablamos otras cosas y de competencias, claro.

¿El PSOE tiene una posición unitaria con esta descentralización?

— Gobernar en diferentes comunidades y en muchos ayuntamientos también ayuda en este planteamiento más descentralizador. También porque hay una posición muy radical de la derecha a nivel de recentralización y se abre la oportunidad de apostar por una España un poco diferente.

¿Qué es un poco diferente?

— Yo soy claramente federalista, creo que España tiene que seguir desarrollando el sistema de las autonomías para avanzar hacia un estado federal pleno. Esto es lo que corresponde. Es lo que insinúa la Constitución y lo que hemos ido construyendo estos años. Cuando tomamos las decisiones de forma conjunta y cuando dejan tomar las decisiones a quien está más cerca del ciudadano, se acierta más, como se ha visto con la pandemia. Las conferencias de presidentes han sido muy positivas y hay que avanzar en esta línea.

Desde la Generalitat se decía que en estas reuniones solo les comunicaban las políticas que se tomaban desde Madrid.

— Falta engranar cosas y falta lealtad federal por ambos lados porque he visto presidentes que solo iban a criticar. Con el presidente de las Canarias hicimos piña y conseguimos que cerraran puertos y aeropuertos en cuatro días, a pesar de la oposición del gobierno español, y hemos salvado vidas en las Baleares, y esto no tiene precio.

¿Cuál es el posicionamiento de Pedro Sánchez con el federalismo?

— En el último congreso, el PSOE defendió una España plurinacional. Hemos avanzado mucho hacia este planteamiento de descentralización a través del pacto y el diálogo porque muchos países europeos, como Alemania, funcionan así. Y en España es lógico que sea así porque es muy diversa y la realidad de las Islas Baleares o de Catalunya es muy diferente, por ejemplo, de la de Extremadura o Cantabria.

¿Entiende que haya una parte de Catalunya, la que representa al 52% de los diputados, que no se haya sentido escuchada?

— Ha habido un proceso de no entendimiento durante demasiado tiempo y ninguna de las dos partes ha querido escuchar a la otra. No sentarse a una mesa ha llevado a una crispación, a una decepción, a una situación complicada en Catalunya. Ahora tenemos una oportunidad de recomponer, pero es verdad que se han hecho cosas mal desde hace tiempo tanto por parte del gobierno de España como del mundo independentista. Para encontrar soluciones lo tienen que querer las dos partes. El Estatut era una apuesta precisamente para encontrar un punto de encuentro en la encaje de Catalunya. Cuando el Tribunal Constitucional tumbó una parte del Estatut que había sido confirmado por todo un pueblo, obviamente entiendo que mucha gente se preguntara “¿Esto hacia dónde va?” A partir de aquí, en lugar de intentar arreglarlo, cada uno ha ido aprovechando la crispación para sacar beneficio.

¿Saluda la idea de los indultos?

— El problema territorial es un problema político que se tiene que resolver desde el acuerdo y no desde la unilateralidad, como se ha intentado hacer, porque es un error, como se ha demostrado. Y desde el acuerdo significa que las dos parte tienen que ceder. Tampoco se puede resolver con la justicia. Judicializar este proceso es un gran error y después de tantos años seguimos sufriendo las consecuencias. Si los indultos ayudan a avanzar en este proceso de concordia y para encontrar una solución, bienvenidos sean.

¿No está de acuerdo con la amnistía?

— Se tiene que seguir el proceso tal como está planteado y tengo que respetar las decisiones que tome el gobierno de España, pero la solución que se está planteando es la más adecuada.

¿Cuál es la propuesta que puede hacer el Estado a Catalunya en la mesa de diálogo?

— No soy independentista pero respeto a quien lo sea. También ellos pueden pensar que, mientras no lo consigan, ¿qué hacemos para que Catalunya vaya mejor? Pero el gobierno de España también tiene que entender que Catalunya tiene un sentimiento identitario muy importante, que tiene una realidad diferente, económica también, y que siente que se la ha tratado mal. Y este sentimiento existe también en las Islas Baleares, donde tenemos una infrafinanciación que perjudica a nuestros ciudadanos. Hay que buscar los puntos de acuerdo y a partir de aquí hacer propuestas concretas.

¿Cuáles serían estas propuestas concretas? ¿Estaría de acuerdo con un referéndum?

— Hay que ir avanzando en la negociación. Ojalá yo supiera cómo resolver este problema que lleva tantos años enquistado. No soy capaz, pero sí que los ciudadanos de Catalunya han dicho muchas veces de mil maneras posibles que quieren votar cómo continuar. Se tienen que buscar fórmulas para hacerlo posible dentro de la legalidad española. Posibilidades hay, pero se tiene que ser un poco imaginativo.

Volvamos a las Baleares. ¿Qué perspectivas tienen para la temporada turística de este verano?

— Tendremos un muy buen julio y un buen agosto, pero nuestro reto es ir más a septiembre, octubre y noviembre, necesitamos alargar la temporada. Que la gente venga un par de meses más. Podemos empezar a decir que estamos reactivando nuestra economía de una forma segura, porque, de hecho, somos el destino mediterráneo más seguro en este momento.

¿Qué piensa de la posibilidad de que ciudadanos españoles que estén de vacaciones se puedan poner una segunda vacunación o puedan ser vacunados en las Baleares?

— Estamos intentando favorecer al máximo el hecho de que un ciudadano pueda completar su pauta de vacunación sin crearle más problemas. Ahora bien, dicho esto, el ministerio de Sanidad tiene que actuar en concordancia y tiene que enviar más vacunas a quienes vacunará más, y evidentemente en las Baleares en este momento si tenemos que asumir esto, que no tenemos ningún problema para asumirlo, sí queremos más dosis para poder hacerlo efectivo.

¿Se recuperarán las cifras récord del año 2019, si es que las quieren recuperar?

— Sería bueno recuperarlas en gasto por turista. Si es con menos cantidad y con más calidad mucho mejor. Y este es el discurso que ya hacíamos antes de la pandemia. El empresariado turístico está en la línea de que tenemos que ir apostando por un turismo de calidad. Somos una tierra frágil.

Aena quiere ampliar el aeropuerto de Palma. ¿Cuál es su opinión?

— Ellos no plantean la ampliación ni de nuevas pistas ni piensan en más vuelos por minuto. Las mejoras que se plantean son dentro de la propia organización del aeropuerto, como en los fingers, en las entradas y salidas, también en temas energéticos y en el parking.

¿Y no se ampliará el tráfico aéreo?

— La idea es que no.

¿La regulación estatal del alquiler que el gobierno pretende poner en marcha será suficiente para las Baleares?

— Necesitamos un apoyo específico de la legislación estatal que nos permita intervenir más para ayudar a abaratar el precio de los alquileres. Aquí el suelo y la vivienda son carísimos y hay muchísima gente que no puede acceder, y esto no es comparable con lo que pasa en Castilla-La Mancha o Castilla y León.

Para dar respuesta a estas singularidades hace falta que el Estado se adelgace.

— Sí, sería lógico convenir que si lo transferimos a las comunidades autónomas todo se ejecuta de forma más rápida. Como también que asumamos la competencia de costas.

stats