Entrevista al 'vicepresident' y 'conseller' de Políticas Digitales y Territorio
Política 04/07/2021

Jordi Puigneró: “Fiarlo todo a la mesa de diálogo sería un suicidio, hay que tener un plan B”

7 min
Jordi Puigneró

BarcelonaJordi Puigneró (Sant Cugat del Vallès, 1974) ha asumido la vicepresidencia del Govern de manera inesperada. Encabeza la sensibilidad de JxCat en el ejecutivo.

¿Cuál es el objetivo de esta legislatura, conseller?

— La reactivación económica y la resolución del conflicto político.

¿Qué relación tiene con Aragonès?

— Es muy buena, nos entendemos. Tenemos claro cuál es el acuerdo de legislatura e intentaremos que se cumpla.

En términos de autodeterminación, ¿tienen los mismos objetivos?

— Esquerra quiere la independencia como Junts y quizás la diferencia en estos momentos es la manera de llegar a ella.

¿Para unos la mesa de diálogo es táctica y para los otros es estratégica?

— La mesa de negociación forma parte del acuerdo, pero sabemos el poco interés que tiene normalmente el Estado en negociar con Catalunya, más bien son de imponer. Hemos dado un voto de confianza a una propuesta que ha hecho ERC pero tenemos que empezar a pensar en cómo articularemos en el conjunto del independentismo las acciones siguientes post mesa.

¿Cuáles serían estas acciones?

— Tenemos que consensuar cómo se hace este embate democrático y pacífico.

¿Es sincero este voto de confianza en la mesa?

— Lo que más nos gustaría es poder llegar a un acuerdo con el Estado, pero hay que tener siempre un plan B porque fiarlo todo solo al plan A sería un suicidio. Y viendo ya de entrada cómo Pedro Sánchez nos decía que el referéndum nunca jamás... Quizás quieren dinamitar la mesa...

¿Considera que esta afirmación es dinamitar la mesa?

— La vicepresidenta del gobierno español había dicho que se podía ir a hablar de todo y nosotros queremos llevar nuestras propuestas, y una de ellas es la autodeterminación. Esperamos que el gobierno español ponga sus propuestas encima de la mesa y, por lo tanto, que podamos entrar en una fase no solo de diálogo, sino también de negociación.

Si el gobierno español hace una propuesta que es una consulta pero no sobre la independencia, ¿cuál tiene que ser la posición de la Generalitat?

— Nuestra posición es que ellos puedan poner las propuestas que quieran, pero que no sean propuestas de Cercanías o sobre los Juegos Olímpicos.

¿Qué tiene que ser para usted esto del embate democrático? ¿Una DUI? ¿Una nueva consulta?

— Esto lo determinaremos cuando nos sentemos. Ya hemos hecho embates: el 1 de Octubre fue un embate democrático. Esta vía ya la hemos explorado, sabemos cuáles son las consecuencias. Ellos también, por el desprestigio que está sufriendo el gobierno español internacionalmente con las sentencias e informes del Consejo de Europa.

¿Cuál es el mandato del 1 de Octubre para usted?

— Fue un mandato en que el pueblo de Catalumya decidió que quería ser independiente y, por lo tanto, aquel día nos autodeterminamos. Pero no fuimos capaces de desplegar la independencia. Es un mandato que está ahí y que mientras no quede anulado por un referéndum acordado o por cualquier otra medida, pues es un mandato que tienen los gobiernos de Catalunya posteriores.

¿Para usted no sería un acto concebido para forzar el Estado a negociar?

— El 1 de Octubre fue una gran victoria del independentismo. Y es evidente que se pueden hacer las interpretaciones que se quieran desde la perspectiva que siempre se buscó el acuerdo, hasta el último momento. Y ahora nos toca llevarlo a cabo, y a algunos nos gustaría que fuera mañana pero somos muy conscientes que en la política a veces una cosa es el deseo y la otra lo que pueda pasar y, por lo tanto, somos conscientes que mañana no pasará, pero queremos que pase cuanto antes mejor y trabajamos para que pase cuanto antes mejor.

No está de acuerdo con la perspectiva que tiene, por ejemplo, Jordi Sànchez.

— Jordi Sànchez ya se explicó. El proceso hacia el 1-O fue de negociación con diferentes fases y que acabó con un referéndum, que en definitiva es el objetivo que perseguía el independentismo.

¿Se esperaba ser vicepresident?

— Pues la verdad es que no. Sí que tenía esperanzas de poder repetir como conseller. Lo que no me esperaba es que Elsa Artadi renunciara a la vicepresidencia. No se lo esperaba nadie.

¿Usted mismo cree que fue sorprendente su negativa?

— A veces hay elementos personales. Ella también ha hecho una apuesta por Barcelona y, por lo tanto, esto era incompatible con asumir la vicepresidencia del Govern. Elsa Artadi es uno de los valores y activos que tiene Junts y creo que Barcelona es una plaza muy importante que nos gustaría poder recuperar.

Laura Borràs ha dicho que no había entrado en el govern porque no acababa de ver clara la estrategia.

— Laura Borràs es una excelente presidenta del Parlament y estoy convencido de que será y continuará siendo un activo importantísimo de Junts. De hecho es nuestra candidata.

¿Qué opinión le merecen los indultos? ¿Está satisfecho?

— No me puede sentar mal que gente que estaba en prisión pueda salir. La presión que ha hecho el exilio es lo que ha comportado finalmente que España no tuviera más remedio sino liberarlos. No quiero pensar qué habría pasado si todo el mundo se hubiera quedado aquí y no hubiera habido combate desde el exilio.

¿Qué salida esperan que tenga el expresident Puigdemont en el exilio?

— Él está en plena forma haciendo de eurodiputado y denunciando en todas partes donde puede la represión en el Estado y trabajando por el derecho a la autodeterminación. Uno de los temas que pondré yo personalmente en la mesa de diálogo es que España cumpla íntegramente el dictamen del Consejo de Europa.

¿Y cuáles son las palancas para poderlo hacer cumplir?

— Bien, es evidente que son recomendaciones, pero del Consejo de Europa cuelga el Tribunal de los Derechos Humanos y tomarán buena nota. Y si España no toma medidas aquí irán cayendo en cascada toda una serie de resoluciones que lo único que harán es situar a España cada vez más en una foto junto a Turquía.

Pero ya dijo el señor Rubalcaba que estaban dispuestos a pagar el precio que hiciera falta.

— Ellos sabrán qué hacen y espero que no se tengan que encontrar nunca en la dicotomía de decidir entre si respetan los derechos humanos o si salen de la UE.

Si la UE en 2017 no presionó al gobierno español, ¿cree que lo podría condicionar ahora?

— La Unión Europea es un club de estados y se protegen entre sí. Pero también es un espacio de reconocimiento de derechos. Por lo tanto, si la Unión quiere continuar siendo este espacio de democracia la respuesta que ha dado el estado español al conflicto político no es la adecuada y se tiene que pasar por modelos como pueden ser los del Reino Unido o Canadá. Y en esto trabajamos.

Es conseller de Políticas Digitales y Territorio. Cuéntenos.

— En estos momentos me toca liderar una conselleria que, por un lado, fusiona las infraestructuras del siglo XX con las infraestructuras del siglo XXI. Alguien me decía el otro día: “Oiga, usted es el conseller de todo lo que se mueve, que son los trenes, las carreteras, los puertos, los aeropuertos y los bits por las redes y que permiten que hoy pues la conectividad sea también un instrumento de conocimiento y de socialización”.

¿Las empresas catalanas pueden estar tranquilas con la cogestión de los fondos europeos?

— Tienen que estar más tranquilas si lo hacemos nosotros. Trabajamos para que el Estado entienda que somos quien mejor puede gestionarlos, porque sabemos cómo es el tejido económico de Catalunya.

¿Y ha hablado con sus interlocutores de los ministerios sobre el tema?

— Se han hecho unas primeras reuniones multilaterales, pero todavía no sabemos la concreción de los proyectos. Catalunya ha presentado 27 claramente enfocados a lo que tiene que ser la nueva economía del país y nos gustaría que esta carpeta catalana fuera respetada en el reparto de los fondos.

¿Con quién cree que aprobarán los presupuestos de 2022?

— El primer socio que tenemos que mirar es la CUP. Si este acuerdo no fuera posible, pues es evidente que tendremos que abrirnos a otras posibilidades.

¿La legislatura, la prevé de dos años o de cuatro?

— Me gustaría que fuera de cuatro años. No somos partidarios de este acuerdo al que se ha llegado entre ERC y CUP, por el que el president Aragonès se someterá a una moción de confianza dentro de dos años. Se podría acabar la legislatura. Y también hay otro elemento, que es la mesa de diálogo, que tiene una vigencia de dos años.

¿Se tienen que subir los impuestos?

— La fiscalidad tiene que ser siempre en la justa medida, porque se demuestra a menudo que subir impuestos no quiere decir más recaudación y en cambio a veces bajarlos sí que incrementa la recaudación. El objetivo es que tengamos unos servicios que se puedan financiar bien y que sean eficaces.

Ideológicamente, es decir, dejando el tema nacional de lado, ¿para Junts sería más fácil entenderse con el PSC que con la CUP?

— Depende de con qué cosas. Somos un partido que ha preferido bajar impuestos que subirlos. El modelo del PSC no me haga decir cuál es, pero no creo que sea el de Junts.

¿Tienen todavía facturas pendientes los dos socios de Govern? Como la no investidura de Puigdemont.

— El pasado es pasado. Ellos también deben de tener cuestiones con nosotros. Es verdad que para nosotros en aquel momento habríamos pedido más valentía de Esquerra.

¿Y han pasado hoja?

— En la vida siempre se tiene que ir pasando pantallas para intentar avanzar. Pero es cierto que la legislatura pasada quedará como la prueba de que la represión en algunos casos funcionó.

¿La Generalitat ayudará a los represaliados por el Tribunal de Cuentas?

— Estamos estudiando con los servicios jurídicos las posibilidades. Es un tribunal formado por familiares y amigos del PP, con unas herencias que podríamos llamar franquistas.

El aeropuerto de El Prat, ¿hay que ampliarlo?

— Tiene que ser un aeropuerto intercontinental y es imprescindible que se hagan inversiones, que además también tendrían que prever una solución para el aeropuerto de Reus y el de Girona. Lo necesitamos para la economía y tiene que ser una solución respetuosa con la lucha contra el cambio climático.

stats