Política 06/09/2021

ERC avisa a Sánchez de que si no apuesta por la mesa será "más difícil" negociar los presupuestos

Junts condiciona su delegación a la presencia del presidente español y al orden del día

4 min
La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, este lunes.

BarcelonaLa indefinición de Pedro Sánchez sobre si asistirá o no a la mesa de diálogo y, por lo tanto, sobre si escenificará que se la toma en serio o no, empieza a generar malestar en ERC. Quedan diez días para el encuentro y el presidente español sigue sin aclarar públicamente si estará en Barcelona. Ante esto, ERC ha decidido este lunes dar un paso más en la estrategia de presión y ha avisado a Sánchez de que, si no apuesta decididamente por este instrumento de negociación, los republicanos se replantearán la predisposición que han mostrado hasta ahora a negociar los presupuestos generales del Estado. Y sus trece votos en el Congreso podrían ser claves. "Si se ningunea la mesa de negociación es evidente que será mucho más difícil poder trabajar para buscar otros posibles acuerdos en otras negociaciones", ha dicho la secretaria general adjunta de los republicanos, Marta Vilalta. Entre estas negociaciones está, en efecto, la de las cuentas públicas españoles.

Los republicanos no querían de entrada condicionar la mesa de diálogo a los presupuestos para liberar de presión las dos negociaciones. Lo explicó el propio presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en una entrevista a El Periódico a principios de julio. Ahora, Esquerra tampoco quiere establecer que las dos negociaciones sean vasos comunicantes estrictamente, pero ha dejado de desvincularlas completamente como hacía hace dos meses. "Son procesos paralelos", ha afirmado Vilalta, que ha añadido que cada una "tiene que seguir su camino". Pero ha precisado, y aquí es donde saltan algunas alarmas, que para que todas las negociaciones lleguen a buen puerto es "imprescindible" que la "vía de la negociación política no se cierre y se produzca". Es decir, que la mesa de diálogo se reúna y trabaje, que no quede en una simple foto y, además, sin la presencia de Pedro Sánchez.

Mientras se resuelve la incógnita sobre la participación del presidente español, los dos partidos catalanes implicados en la negociación, ERC y JxCat, siguen sin aclarar a quién enviarán. Con una excepción, el president Aragonès tiene decidido ir tanto si está Sánchez como si no está. "El president estará", ha confirmado este lunes Vilalta, que ha vuelto a insistir en que su partido "no entendería" la ausencia de Sánchez porque es "un compromiso" de él mismo. ERC asegura que tiene "perfilados y encarrilados" a sus representantes, pero todavía no los hace públicos. Fuentes republicanas aseguran que Aragonès quiere que toda la delegación esté formada por consellers, pero que para tomar la decisión final quiere esperar a tratarlo con JxCat.

La portavoz de Junts, Elsa Artadi, en rueda de prensa después de la ejecutiva del partido.

Por su parte, la portavoz de Junts, Elsa Artadi, ha cargado contra el presidente español por no aclarar si finalmente asistirá a la mesa de diálogo, una presencia que para los de Carles Puigdemont es "imprescindible". Según su parecer, si no está ni en el primer encuentro será un indicador de "ninguneo" al conflicto político y una muestra de las "pocas ganas" y el "poco interés" que tiene el gobierno del PSOE y de Unidas Podemos para resolver la situación con Catalunya.

En este sentido, Artadi ha dicho que los miembros de Junts que irán a la reunión todavía no están decididos y los ha condicionado a la comitiva que envíe el gobierno español. "Condicionamos nuestros representantes al qué y a quién", ha dicho Artadi, en alusión a si va el jefe de la Moncloa y también al orden del día de la reunión. Fuentes de Junts se quejan de que hoy por hoy no se les ha trasladado el contenido que se tratará en el encuentro de la semana que viene ni tampoco la fecha concreta. Sin esconder "el escepticismo", la portavoz de Junts ha remarcado que el PSOE no ha puesto ninguna propuesta encima de la mesa y ha lamentado que Unidas Podemos, y en concreto los comuns, ya no apuesten por el referéndum de independencia.

Mientras se espera a saber la propuesta que expondrá este miércoles la líder de la formación violeta en el Parlament, Jéssica Albiach, Artadi ha cargado contra las declaraciones de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, este lunes en TV3 descartando una consulta de manera inmediata y asegurando que "la gente no está para tonterías". Artadi, que también es la líder de Junts en Barcelona, ha lamentado el tono de la alcaldesa y ha calificado sus afirmaciones de "decepcionantes". "El 80% de la población catalana" está a favor del referéndum, ha dicho.

Quien también se ha pronunciado este lunes, en pleno debate sobre la mesa de diálogo, ha sido el ex president y líder de Junts, Carles Puigdemont. A través de una carta a los socios del Consell per la República ha proclamado la "confrontación" con el Estado como una "realidad inevitable" si se quiere conseguir la independencia, y ha situado la movilización como una de las herramientas clave.

La Diada

Con todos estos movimientos de fondo pendientes de resolverse, ERC sí ha proclamado este lunes que confía en que la Diada sea una nueva demostración de fuerza del independentismo y que se busque "canalizar" esta fortaleza "hacia la mesa de negociación" de la semana siguiente. Pero no está claro que sea así, porque una parte de este independentismo reniega de la mesa, como por ejemplo la ANC, organizadora de la manifestación del Once de Septiembre. Sea como sea, los republicanos confían en que habrá fair play entre actores independentistas. "Sería un error que alguien utilizara la Diada para ir en contra de compañeros de viaje", ha dicho Vilalta.

stats