Política 03/05/2021

ERC descarta por ahora un gobierno en solitario porque ve adelantos en la negociación con JxCat

JxCat niega ningún "punto de inflexión" en las conversaciones y consultará con las bases el eventual pacto al que llegue con los republicanos

4 min
La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, este lunes.

BarcelonaERC descarta por ahora intentar formar un gobierno en solitario. Es una idea que llevaba semanas madurando ante la falta de acuerdo en las negociaciones con JxCat para reeditar un ejecutivo de coalición, pero finalmente no la pondrá sobre la mesa. Y esto que el sábado se acabó el ultimátum que los mismos republicanos habían fijado. Así lo ha explicado este lunes la secretaria general adjunta del partido, Marta Vilalta. La justificación que ofrecen los republicanos es que este fin de semana ha habido un "punto de inflexión" en las conversaciones con JxCat, que, por primera vez en mucho tiempo, empiezan a ir "en la buena dirección".

¿Qué ha hecho cambiar de opinión al partido de Pere Aragonès? Vilalta ha evitado precisarlo escudándose en "la discreción", para ella, la receta para que la negociación llegue a buen puerto. Por lo tanto, Esquerra ha visto algún cambio en positivo, a pesar de que Junts habla de "continuidad" en las conversaciones y niega que haya habido ningún "punto de inflexión" desde el sábado. La portavoz del partido, Elsa Artadi, ha asegurado que en ningún encuentro privado Esquerra les ha marcado la fecha tope del 1 de mayo que lanzó el vicepresidente, Pere Aragonès, la semana pasada en una entrevista en el ARA y que tampoco han estado trabajando ninguna alternativa al gobierno de coalición. Para Artadi, la expresión de punto "de inflexión" que ha utilizado Vilalta "tiene que ver con el ultimátum que han estado explicando a la prensa y no con las reuniones". "No ha habido ni un antes ni un después al 1 de mayo. Todas las reuniones son útiles y se avanza. No podemos hacer una valoración de un punto de inflexión del que no hemos hablado", ha concluido Artadi, que evidenciaba una vez más la perspectiva diferente, si no contradictoria, entre las dos formaciones.

Los dos ámbitos más complejos de la negociación son cómo se tiene que estructurar el próximo Govern y la estrategia independentista, en la que se tiene que fijar el rol del Consell per la República y el alcance de la unidad soberanista en Madrid. Según las fuentes consultadas, el sábado en la reunión de Lledoners se abordó este último punto.

El vicepresidente de JxCat, Josep Rius, y Elsa Artadi.

Consulta a las bases

Artadi ha mantenido que JxCat "no negociará a través de los medios de comunicación" y ha evitado poner fechas a la investidura más allá del límite del 26 de mayo. Ha explicado que a lo largo de este fin de semana han trabajado internamente la propuesta de estructura de gobierno de Esquerra –que, tal como avanzó el ARA, propone la unificación de Exteriores y de Acción Climática– y que "en breve" –sin concretar cuándo– les contestarán. Lo que sí ha especificado es que Junts hará una consulta a las bases sobre el final de las conversaciones. Artadi ha dicho que si se llega a un acuerdo se someterá a validación de la militancia y, en caso de que no, también se pondrá a criterio de los afiliados la propuesta que haga la ejecutiva. El secretario general, Jordi Sànchez, opinó que, en caso de que no se cerrara un pacto, Junts evitaría elecciones dando los votos necesarios a los republicanos. Un planteamiento que, según lo que ha dicho este lunes Artadi, también tendrían que comprar las bases de Junts.

Giro de guion

La decisión de los republicanos de dejar por ahora en un cajón la idea del gobierno en solitario ha generado una cierta sorpresa. Sorpresa porque la propia ERC había fijado el 1 de mayo como la fecha tope para llegar a un acuerdo con JxCat y fuentes republicanas aseguraban que, si en esa fecha no había pacto, se pondría encima la mesa una "alternativa" –el gobierno en solitario–. Superada la fecha tope no ha habido acuerdo, pero tampoco alternativa. La explicación de Vilalta es que en la reunión que hubo el sábado en Lledoners se produjo un "cambio de tendencia" en positivo y, por eso, han aparcado la idea de gobierno en solitario. Aún así, ha asegurado que no descartan reactivarla "como escenario de futuro" si las conversaciones vuelven a encallarse.

Así pues, con el gobierno en solitario descartado, ahora mismo las negociaciones están donde estaban con la única diferencia de que ERC asegura que ve un cierto adelanto que no precisa. Vilalta ha vuelto a avisar a JxCat de que sería "irresponsable" no cerrar un acuerdo pronto y agotar los plazos, que acaban el 26 de mayo. "El país no puede esperar más. Tiene que tener un gobierno en plenas funciones", ha concluido.

Un Aragonès "debilitado"

La falta de entendimiento entre ERC y JxCat para desencallar la legislatura se convierte en munición diaria para los partidos de la oposición. Para la portavoz socialista en el Parlament, Alícia Romero, el candidato a la investidura de ERC, Pere Aragonès, "cada día está más debilitado". Y no solo porque no consigue que haya un pacto con JxCat, sino porque pierde "credibilidad" cuando fija "ultimátums" que después no asume. Los comuns, a través de su portavoz, Joan Mena, han vuelto a insistir como hacen cada semana a ERC en que renuncie al acuerdo con JxCat y busque un pacto mirando a la izquierda, es decir, a En Comú Podem y el PSC. "No entendemos por qué tenemos que renunciar a un gobierno fuerte, valiente y de izquierdas", ha concluido.

stats