Diada
Política  /  Govern 13/09/2022

ERC descarta elecciones y redobla el pulso con la ANC

Se abre a rehacer el "consenso estratégico" del independentismo, como reclama JxCat, pero apuesta por sumar nuevos actores

4 min
Capçalera de la manifestación de la ANC en uno de los puntos del recorrido

BarcelonaTodo el mundo daba por hecho que la Diada exhibiría la división independentista, pero había que resolver todavía el interrogante sobre si esta fractura sacudiría de alguna manera el movimiento. El día después del Once de Septiembre, lejos de hacer algún propósito de enmienda, los principales actores del independentismo avivaron el fuego cruzado contra las respectivas estrategias. El más evidente es el pulso que mantienen ERC y la ANC, que no solo no se apacigua sino que se ha redoblado. Si la Assemblea lanzaba este domingo el ultimátum al Govern de "independencia o elecciones" , este lunes ERC descartó por completo un adelanto electoral con el argumento de que sería "irresponsable" ante el otoño complicado que se espera. En medio de todo este escenario de reproches y divergencias, el único punto de conexión es que los dos socios del Govern, Junts y ERC, coinciden en que hay que rehacer un espacio de coordinación para intentar recuperar "el consenso estratégico" de partidos, entidades y calle alrededor del Procés. Aun así, el enfoque que plantean para este nuevo espacio es muy diferente.

Más allá del baile de cifras sobre los asistentes a la manifestación del domingo, lo que es inapelable es que la Assemblea aprovechó los altavoces de la Diada–probablemente el día del año que le funcionan mejor– para hacer una enmienda a la totalidad a la estrategia gradualista de ERC, que pasa por negociar con el Estado y no fijar plazos para la independencia. Este lunes los republicanos se revolvieron contra las críticas. La secretaria general adjunta del partido, Marta Vilalta, acusó a la entidad que preside Dolors Feliu de defender la independencia con "proclamas fáciles" y "recetas mágicas" que no garantizan ningún éxito: "Aquellos que creen que se puede hacer ahora una DUI que digan cómo se sostiene". También genera rechazo que la Assemblea ya flirtee con la idea de presentarse a las elecciones a través de una "lista cívica", que en definitiva sería una cuarta oferta independentista junto a la de ERC, Junts y la CUP.

Si ERC no fue a la manifestación del domingo y tiene un conflicto abierto con la principal entidad organizadora, Junts se sitúa en el lado opuesto y este lunes mostró su comprensión con lo que plantea la ANC. En declaraciones a Ràdio 4, la presidenta del partido, Laura Borràs, consideró "lógico y comprensible" el ultimátum lanzado por Dolors Feliu, y el secretario general, Jordi Turull, dijo a RAC1 que la acción del Govern –del que Junts forma parte– "nos aleja de la independencia". Con estas coordenadas, el principal perjudicado de nuevo es el ejecutivo, que está formado por dos partidos que no comparten ni el diagnóstico ni la hoja de ruta que hay que seguir.

En este sentido, la Diada no ha servido para ayudar a encontrar una solución al próximo conflicto que tiene en la agenda el Govern y que marcará el inicio del nuevo curso político catalán: la posibilidad de que Junts rompa el ejecutivo y se vaya descontento con el rumbo que imprime ERC. Este lunes Borràs abonó este escenario un poco más diciendo que es "perfectamente posible" que esto pase. La decisión, con toda probabilidad, haría saltar las pocas perspectivas de recuperar la unidad independentista a corto plazo.

Un nuevo estado mayor

El único puente posible hacia la unidad que ahora mismo sigue en pie es que los dos socios de gobierno aceptan intentar rehacer un espacio de coordinación estratégica para dar un rumbo cohesionado al Procés. Una especie de estado mayor como el que hizo a la sombra el referéndum del 1-O, donde tengan representación los diferentes actores. La voluntad de rehacer este espacio ya sale en el acuerdo de gobierno que firmaron ERC y Junts para hacer presidente a Pere Aragonès, y los dos partidos ya lo intentaron hace meses y no lo consiguieron porque las posiciones de algunos de los agentes implicados, como por ejemplo el Consell per la República y ERC, se demostraron irreconciliables. Como explicó el ARA, todo quedó parado a principios de año, a pesar de que llegó a haber un documento bastante avanzado. ¿Qué podría cambiar ahora? Nadie tiene una respuesta para esta pregunta.

La secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, este lunes.

La idea original de rehacer este espacio es de Junts, que hace dos semanas lo fijó como una de las tres condiciones para no abandonar el Govern. Turull insistió este lunes en que es "urgente" hacerlo, porque así sale reflejado en el pacto de legislatura. El problema ahora es que el pacto dice que este espacio será a cinco –ERC, Junts, la CUP, Òmnium y la ANC– y en "coordinación" con el Consell per la República, un enfoque que para ERC ha envejecido mal. Los republicanos han planteado incluir nuevos "actores", pensando en otras organizaciones políticas –como por ejemplo las juveniles–, los sindicatos e incluso otros partidos –no ha descartado a los comuns–. Vilalta ha hablado de contactos "bilaterales" en los próximos días. El argumento confesable es que quieren que este espacio sea cuanto más "transversal" mejor. El menos confesable es que con el esquema anterior Esquerra estaría en minoría respecto al independentismo unilateralista.

Si Junts este lunes se alineó con algunas tesis de la ANC –a pesar de que, a priori, rechaza las elecciones anticipadas–, ERC se alinea claramente con Òmnium Cultural en cuanto a la cuestión del nuevo estado mayor, puesto que en esta Diada la entidad de Xavier Antich también puso el énfasis en la necesidad de sumar "nuevos actores" en la nueva herramienta para redefinir el Procés. Uno de los puntos de atención de las semanas próximas será analizar si estas sinergias partido-entidad se consolidan en esta misma dirección. Mientras tanto, el PSC y los comuns no han dejado pasar la oportunidad de hurgar en la división independentista lamentando esta "espiral de división" o las "broncas" del Govern. Los dos partidos ya se preparan para pasar a un primer plano esta semana, y se reunirán con el Govern para explorar la negociación los presupuestos.

stats