Crisis en el Govern
Política  /  Govern 03/10/2022

Puigneró: "ERC no quiere que estemos en el Govern"

El ex vicepresidente, que renuncia a ser restituido para propiciar el acuerdo, admite que se "hace muy difícil" que Junts siga en el ejecutivo

2 min
Borràs, Puigneró y Turull saliendo del Palau de la Generalitat

El ex vicepresidente Jordi Puigneró, cesado la semana pasada por el president, Pere Aragonès, ha roto su silencio este lunes: "Esquerra no quiere que estemos en este Govern". A su parecer, el hecho de que los republicanos no acepten ninguna de las propuestas que ha puesto Junts encima de la mesa es un indicador de que Aragonès prefiere un gobierno en minoría de solo 33 diputados: "Se hace muy difícil que sigamos", ha considerado, ahora que ya todo queda en manos de la militancia de Junts. Puigneró cree que las últimas horas de negociación con ERC refuerzan su tesis: ha explicado que ayer Junts retiró de sus condiciones la restitución de él mismo como vicepresidente, pero que aún así no hubo ningún pacto.

"Fue una propuesta de la ejecutiva, pero ayer trasladé que mi restitución no tiene que ser un problema y que no puede ser un obstáculo, sino que se cumplan los tres puntos del acuerdo de legislatura", ha explicado en una entrevista a RAC1, la primera que ha dado desde que fue destituido el pasado miércoles. Según él, lo que es determinante en la negociación con Esquerra es que se haga lo que dice el acuerdo de Govern, que los republicanos creen que ya se cumple y Junts no. Los de Laura Borràs reclaman que se cree la dirección estratégica del Procés -y tenga un papel relevante el Consell por la República-, que se cambie la composición de la mesa de diálogo y que se hable de autodeterminación y amnistía.

El ex vicepresidente Puigneró ha atribuido la negativa de ERC a aceptar estas demandas de Junts a que el acuerdo de investidura con el PSOE es "incompatible" con el firmado con ellos y la CUP en la Generalitat.

Sobre la cronología de su destitución, Puigneró ha reconocido que sabía que "había la posibilidad" de que Junts reclamara una cuestión de confianza, pero que estaba supeditada a la respuesta de Aragonès a Junts en el debate de política general. Puigneró, que ha explicado que todavía no ha hablado con el jefe del ejecutivo después de su destitución, también ha asegurado que Aragonès no comunicó al Govern la propuesta del acuerdo de claridad, pero que él sí que estaba al corriente: "Nos la explicó a mí y al secretario general de Junts, Jordi Turull, y lo respetamos".

Alsina se hace militante de Junts para defender seguir en el Govern

En medio de este debate interno, la consellera de Acción Exterior, Victòria Alsina, se ha hecho militante de Junts, según han avanzado varios medios, para defender en la ejecutiva que la mejor opción es no salir del Govern y hacer campaña activa en toda Catalunya para convencer a las bases. En un comunicado, Alsina ha afirmado que se hace militante “con el mensaje inequívoco de la necesaria permanencia de Junts en el Govern, precisamente para asegurar el rumbo de este gobierno hacia la independencia y la representación del 52% de la ciudadanía que votó para avanzar hacia este objetivo". “Es hora de hacer piña, es hora de sumar, es hora de trabajar juntos para hacer posible retos gigantes, retos ilusionantes”, ha concluido la consellera. Puigneró ha explicado que no había hablado con Alsina, pero ha rebatido que haya un riesgo de escisión en el partido. "El partido está fuerte y cohesionado", ha asegurado.

stats