Política  /  Govern 07/05/2022

Pere Aragonès: "Una reunión con Pedro Sánchez por sí sola no resuelve nada"

'President' de la Generalitat de Catalunya

7 min

El president de la Generalitat, Pere Aragonès, recibe el ARA para cerrar una semana en la que ha sabido que ha sido espiado por orden judicial. Un hecho por el que, pocas horas antes, ha pedido explicaciones al presidente español, Pedro Sánchez, con quien se ha visto brevemente.

¿Qué se han dicho?

— Está claro que un encuentro breve es absolutamente insuficiente para resolver un problema de la envergadura del que tenemos delante. Necesitamos toda la transparencia y la asunción de responsabilidades, y que nos den garantías de que ni ahora ni en el futuro se llevarán a cabo estas actuaciones tan invasivas de nuestra vida privada. En estos momentos yo no puedo asegurar que no esté siendo espiado con otro software o con el mismo perfeccionado.

¿Han cerrado una reunión?

— Lo que le he expresado al presidente del Gobierno español es que ante la gravedad de lo que está pasando era imprescindible que habláramos a fondo y que se tomaran medidas. Nos hemos emplazado a una reunión que esperamos que sea bien pronto.

¿Qué necesita para volver a confiar en el Gobierno español?

— Hay que restaurar la confianza en la relación y la credibilidad, que hoy está extremadamente dañada no solo por el espionaje, sino sobre todo por la gestión que ha hecho el Gobierno español, que cada día que pasaba iba degradando todavía más la situación.

¿Cree que Sánchez no lo sabía?

— Para responder a esta pregunta necesito una transparencia absoluta que no hay. Se está escondiendo mucha información que el Gobierno español tiene que poner a disposición de todo el mundo.

¿Asunción de responsabilidades hasta dónde?

— Hasta donde sea absolutamente necesario. Lo determinará este ejercicio de transparencia. Un gobierno democrático no puede tener una ministra de Defensa que diga que se nos espía porque somos independentistas.

¿En qué momento supo que estaba siendo espiado?

— Empezamos a trabajar en esta posibilidad a partir de julio de 2020, cuando se hace público el espionaje que habían sufrido el expresidente del Parlament Roger Torrent y el exconseller de Exteriores Ernest Maragall y nos ponemos en contacto con los mismos que habían certificado este espionaje. A finales de 2021 nos dicen que puede haber indicios y todo esto se acaba confirmando en las últimas semanas.

Su teléfono lo habrían espiado en dos ocasiones: en octubre de 2019 y en enero de 2020, momentos en los que usted estaba negociando una investidura.

— No sabemos qué información tienen, pero con un software que es capaz de poner en marcha la cámara y los micros y acceder a la información es evidente que se obtuvo, o existía la capacidad de obtener, la información relativa también a una negociación de investidura.

Cuando el Gobierno español explica que Sánchez también ha sido espiado, ¿lo hace para convertir el caso Catalangate en el caso Pegasus?

— Si lo que pretendían era despistar al personal es evidente que han fracasado. La gestión que ha hecho el Gobierno español desde el primer día ha sido un desastre absoluto y es imprescindible un punto de inflexión. Si no se produce, será responsabilidad del Gobierno español haber hecho imposible un camino que habíamos iniciado ahora hace un año y que por parte nuestra tenía toda la voluntad de resolver el conflicto político con el Estado.

¿Siendo traicionado su compromiso por el diálogo?

— Mi compromiso por el diálogo se mantiene inalterable porque es el mejor camino para conseguir la libertad de este país.

¿El escepticismo de Junts per Catalunya se ha visto reforzado?

— El escepticismo que podían tener algunas formaciones ya estaba antes de que se supiera esto del espionaje y ahora se mantiene. Mi convicción absoluta es que al Estado se lo tiene que forzar a negociar y en momentos como el actual nos cargamos de razones para forzar al Estado a negociar.

¿Da la mesa por muerta?

— Nosotros lo que decimos es que para avanzar necesitamos restaurar una confianza mínima entre las partes y restaurar la credibilidad también de este proceso.

Han ido pasando los meses y ha habido muy pocos acuerdos.

— La interlocución se ha mantenido siempre, incluso en los momentos más complicados, pero creo que es evidente que el Gobierno español ha ido arrastrando los pies en este proceso de negociación. Y aquí probablemente la parte catalana también tenemos deberes que hacer: fortalecer nuestra posición y hacer mucha más piña en la defensa de la amnistía y la autodeterminación.

Si Junts se hubiera sentado en la mesa de negociación, ¿habría sido diferente?

— Es evidente que cuanto con más fuerza vayas a negociar, más preparado estarás para poder avanzar. Respeto la posición de Junts, pero me reafirmo en que el camino de la negociación política es el adecuado, el que nos da más fuerza y el que nos permite ser absolutamente exigentes con un Gobierno español que en estos momentos no está a la altura.

¿Se ha roto definitivamente el pacto de investidura con el PSOE?

— Dependerá en buena parte de cuáles sean las medidas que tome el Gobierno español. Lo que estamos viendo es que cada día que pasa la situación empeora. Es evidente que es necesario este punto de inflexión.

Si no se produce, ¿la legislatura por parte de ustedes está acabada?

— Será muy difícil que pueda continuar en los mismos términos.

¿Este punto de inflexión es la reunión? ¿O la asunción de responsabilidades?

— Quiero dejar muy claro que no buscamos una foto con el presidente Sánchez. Una reunión por sí sola no resuelve nada. Lo resuelven las medidas que se adopten. Y esto pasa por la transparencia, por la asunción de responsabilidades y por las garantías de no repetición.

¿Usted se imagina una mesa de negociación con un gobierno del PP?

— La mesa de negociación tendría que ser con cualquier gobierno del Estado. Es evidente que la posición es diferente, pero al final los hechos acaban siendo muy parecidos y por eso es imprescindible que el PSOE demuestre que es diferente al PP.

¿Usted entiende que haya una parte de la opinión pública y la opinión publicada a quien parezca excelente que los independentistas sean espiados?

— A los que aplaudían el “A por ellos” evidentemente que les debe de parecer perfecto que nos espíen. Si fuera el gobierno de cualquiera otro territorio del Estado lo encontrarían absolutamente un escándalo.

Esta vez han tenido el apoyo de Unidas Podemos.

— Lo valoro positivamente, porque a buen seguro que su posición no es fácil. Creo que ellos de ninguna forma quieren que nadie tenga la sospecha de que hayan podido ser cómplices de esta situación.

¿Podría ser una oportunidad para regenerar la vida política española?

— Si en el camino hacia la independencia el sistema político español se regenera, estaremos muy contentos pensando en los ciudadanos del Estado español. Pero nuestro objetivo no es regenerar España, sino la independencia.

En su discurso de Sant Esteve, usted previó alternativas al diálogo. ¿Cuáles podrían ser?

— Creo que en estos momentos tenemos que seguir anclados a la mesa de negociación porque precisamente el compromiso con un proceso de negociación de estas características también se demuestra en los momentos difíciles. No será por nuestra decisión que fracase este proceso de negociación. Si en los próximos tiempos no se produce un punto de inflexión, será el momento de pensar en estas cuestiones, pero en estos momentos tenemos que estar centrados en aquello que nos hace fuertes, que es que sentamos al Estado en una mesa de negociación.

Si no hay punto de inflexión, ¿usted sería partidario de pensar en la unilateralidad de nuevo?

— El debate sobre la unilateralidad no es lo que quieras hacer, sino lo que puedas hacer. Y creo que tendría que ser una de las lecciones que tendríamos que tener compartidas de octubre del 17. Ante un Estado que está dispuesto a todo, tú tienes que fortalecerte allí donde puedes fortalecerte, que no es en el uso de la fuerza, sino en el uso de la democracia. Por lo tanto, necesitamos mayorías mucho más amplias y apoyo internacional, que es mucho más fácil que pueda llegar si vas con la bandera del diálogo y la negociación.

¿Le preocupa el actual frenazo de la economía?

— Nos preocupa mucho la inflación y nos preocupa la interrupción en las cadenas de suministro que se están produciendo. Sobre todo la inflación, porque al final quien lo acaba pagando no son los grandes patrimonios, sino la gente corriente.

Estos días en el Cercle d'Economia era obvia la diferencia de percepción sobre la gestión de los fondos europeos entre ustedes y el Gobierno español.

— En su intervención, Ursula von der Leyen sí que coincidió en los retos principales de estos fondos en Catalunya, como por ejemplo la apuesta por el hidrógeno y toda la apuesta de semiconductores capitaneada por el Barcelona Supercomputing Centre. Creo que es una muestra que realmente los proyectos buenos que se están elaborando desde Catalunya tienen el reconocimiento europeo y que el problema es que hay un filtro que no actúa adecuadamente: el Gobierno español.

Los empresarios del Cercle le pidieron retomar la negociación del aeropuerto.

— Más allá de la dimensión de una infraestructura, lo que es relevante es qué se hace con esta infraestructura. Mientras la gestión esté en manos de Aena será muy difícil defender que el aeropuerto sea un hub. Ha sido un debate simplista pensar que alargando la pista y con una nueva terminal se convirtiera en un hub.

¿Quién es el socio prioritario del Govern en el Parlament?

— Nuestra voluntad es que sean los socios que permitieron la investidura. No dejaremos de seguir proponiendo a la CUP la posibilidad de llegar a acuerdos y también a otras fuerzas políticas como los comunes.

La CUP le pide recuperar la idea de la cuestión de confianza. ¿Estaría dispuesto?

— Es evidente que, si tú no apruebas los presupuestos de un gobierno, estás retirándole la confianza. Por lo tanto, la cuestión de confianza ya estuvo y fueron los presupuestos de 2022.

¿En qué punto está la reforma de la ley de política lingüística?

— Estamos hablando con las entidades porque queremos que nos acompañen en esta modificación imprescindible. Mi voluntad y mi compromiso es que podamos aprobar sin más dilación esta modificación de la ley porque, si no, no tendremos un escudo legal suficiente ante una sentencia del TSJC.

¿El Catalangate dificulta un acuerdo con el PSC en este sentido?

— No lo tendría que hacer.

Los sindicatos han anunciado nuevas jornadas de huelga en educación.

— Al final todos compartimos un objetivo, mejorar la educación del país, pero es difícil hacer una negociación si no nos sentamos todos en una mesa. La educación de los niños y jóvenes de Catalunya merece que nos sentemos en una mesa y creo que nosotros hemos dado muestras de que hemos ido poniendo propuestas diferentes sobre la mesa. Evidentemente no es el 100% de lo que quieren, pero es muy difícil que puedas tener todo lo que quieres y que lo puedas tener ahora.

¿Desconfía más ahora del teléfono móvil?, ¿Lo sigue llevando encima o lo abandona?

— Al final en esta vida te tienes que adaptar a las circunstancias, ¿no? Si defender la independencia de Catalunya quiere decir que tu vida no puede continuar igual en este aspecto y que tienes que ser mucho más cauteloso, que ya lo era bastante, pues lo haremos.

stats