Política 03/10/2021

Jaume-Alonso Cuevillas tenía razón y otras historias del debate en el Parlament

3 min
La presidenta del Parlamento , Laura Borràs, durante el debate de política general.

¿Qué habría hecho Jaume-Alonso Cuevillas esta semana si todavía formara parte de la mesa del Parlament? No lo sabremos nunca, pero quizás no habría distado tanto de lo que acabaron haciendo Laura Borràs y Aurora Madaula, las representantes de JxCat en el órgano rector de la cámara. Las dos, como sus compañeros de ERC y la CUP, aceptaron que se tramitara la propuesta de resolución de los anticapitalistas para fijar la fecha de un nuevo referéndum de autodeterminación. Y las dos evidenciaron su malestar con la CUP porque esto las pone en riesgo de ser inhabilitadas, luego de que Vox y Ciudadanos cumplan con la amenaza de activar contra ellas la vía penal. Esto si no la activa antes la Fiscalía. Y todo por una propuesta de resolución sin efectos prácticos. En primer lugar, porque no fue aprobada (ERC se abstuvo y JxCat votó en contra) y, en segundo lugar, porque las resoluciones que aprueba el Parlament acostumbran a ser papel mojado si el Govern no tiene intención de cumplirlas.

Cuevillas votó disciplinadamente como su grupo pero quizás por su cabeza pasó en algún momento la manera en la que fue relevado de la mesa. Especialmente el motivo. “Si admitimos a trámite una propuesta de resolución que tenga por objeto reprobar al rey o reafirmar el derecho de autodeterminación, inmediatamente la Fiscalía se querellará y acabaremos inhabilitados. Mi opinión es que esto no es una confrontación inteligente. Esto es intentar resistir de una manera testosterónica, como un legionario que ves que le disparan pero que va con el pecho descubierto”, dijo el 1 de abril en una entrevista a Vilaweb. Después de estas palabras, Borràs, Jordi Sànchez y Carles Puigdemont coincidieron en que no podía seguir formando parte de la mesa.

El debate sobre el simbolismo de algunas iniciativas parlamentarias hace tiempo que se arrastra. Mucho antes de que Cuevillas lo expresara a su manera, de hecho. Si el anterior presidente de la cámara, Roger Torrent, y el resto de independentistas de su mesa tienen una causa abierta en los tribunales es precisamente para tramitar resoluciones simbólicas. Hasta ahora, Junts había destacado que, al menos, no eran “estériles”, como Torrent había apuntado.

Más allá de la polémica en la mesa, el debate de política general evidenció que si bien la mayoría del Parlament avala la estrategia de diálogo del president Aragonès, JxCat no está ni se la espera. Pero tampoco concreta la vía de confrontación, más allá de descartar la opción de otro 1-O porque, según dicen, ese mandato sigue siendo vinculando para ellos, a pesar de que no lo sea para el resto de fuerzas soberanistas. El PSC y los comuns -los aliados y, a la vez, rivales de Esquerra en la mesa de diálogo- se asoman como posibles socios parlamentarios en cuestiones determinadas. Y no solo con los republicanos: en la ampliación del aeropuerto de El Prat hace tiempo que los socialistas y JxCat muestran buena sintonía.

EL DETALLE

“Tsunami Democràtic sigue activo”, escribían sus promotores en Telegram el 14 de enero del 2020, y anunciaban “una nueva fase de protestas”. Desde entonces solo un mensaje el 24 de julio de ese año para ofrecer apoyo económico a los encausados por sus acciones. Ayer, después de dejar inactivo el chat durante más de un año, Telegram anunció que, si no hay actividad en 28 días, el canal “se autodestruirá”.

Teodoro García Egea se despedía de los periodistas el miércoles en el patio del Congreso. Con esfuerzo, explicó en catalán que se marchaba hacia Valencia a supervisar los preparativos de la convención del PP y asegurarse de que todos los asistentes encontraran la plaza de toros “perfect ”. Uno de los presentes aplaudió el intento con el catalán y él matizó: “¡Catalán no, valenciano!”.

stats