Política 31/03/2021

Un gobierno inédito con cuatro vicepresidentas

Iglesias se marcha apuntando a los "límites y contradicciones" del PSOE mientras Sánchez garantiza "unidad" dentro de la coalición

3 min
Pedro Sánchez con las cuatro vicepresidentas del gobierno español: Yolanda Díaz, Carmen Calvo, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

MadridLa figura de la vicepresidencia tiene una larga trayectoria en España. Es una posición de equilibrio: entre ser la mano derecha del presidente donde él no llega, a hacer de contrapeso cuando hay diferentes almas en el gobierno, o bien responder a temas candentes –como en contextos de crisis económica–. El gobierno de Suárez después de la dictadura ya llegó a tener tres de forma simultánea para intentar calmar a los militares durante la Transición. El de José Luis Rodríguez Zapatero también elevó el contador otra vez a tres. Pero hasta la llegada del primer gobierno de coalición de la reciente democracia nunca había habido cuatro. La decisión de Pedro Sánchez en enero del 2020 se interpretó como una forma de restar peso al poder del líder de Podemos. Con la marcha este martes de Pablo Iglesias del gobierno español el presidente logra otro hito inédito –tanto en España como el resto del mundo–: el de tener a cuatro mujeres vicepresidentas.

El presidente español ha formalizado este martes por la tarde sin ningún tipo de sorpresa los cambios quirúrgicos en el gobierno español pactados con el partido morado hace dos semanas. La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha asumido este miércoles la vicepresidencia segunda, y a su vez la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha tomado las riendas de la tercera. Por otro lado, la hasta ahora secretaria de estado de Agenda 2030, Ione Belarra, ha pasado a ser la nueva ministra de Derechos Sociales. Sánchez ha presumido en este sentido de “gobierno feminista”, puesto que habrá 12 ministras y 11 ministros–con todo, la proporción es menor que la de su anterior gobierno, donde las mujeres representaban el 65% de los cargos—. “Somos el único gobierno del mundo con cuatro mujeres vicepresidentas”, ha destacado el presidente español, que ha expresado “la absoluta confianza y agradecimiento” a la tarea que han hecho hasta ahora tanto las ministras Calviño y Díaz como Belarra.

El acuerdo de coalición, “intacto”

Sánchez también ha querido mandar un mensaje nítido de que la coalición sigue “unida” y se “mantiene intacto el acuerdo” a pesar de la marcha de Iglesias, que se ha despedido en un breve vídeo sacando pecho de su gestión a pesar de los “límites y contradicciones” del PSOE. La Moncloa, a diferencia del caso de Salvador Illa, no invitó al líder de Podemos a salir en la rueda de prensa después del consejo de ministros a pesar de que su departamento ha aprobado una partida de 683 millones en dependencia.

Pero después de meses de continuas tensiones, la despedida en el consejo de ministros ha sido “emotiva”, tal como han relatado fuentes del ejecutivo. Todos los ministros se han despedido de Iglesias con un fuerte aplauso, después de que Sánchez también le dedicara palabras de “afecto” y reconocimiento por la tarea y la “responsabilidad” llevada a cabo durante 14 meses que “han parecido años”, en palabras de la ministra portavoz, María Jesús Montero. A diferencia del vídeo de hace dos semanas, cuando Iglesias utilizó su despacho de vicepresidente para entrar en campaña contra el PP de Isabel Díaz Ayuso –a raíz de esto la Junta Electoral de Madrid le ha comunicado una infracción–, este martes se ha centrado en la tarea del ejecutivo.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante el último consejo de ministros del líder de Podemos.

Ahora bien, también han caído algunos reproches a las puertas de la campaña, y más después de que Sánchez lo advirtiera de que tenía que renunciar al “extremismo” en Madrid. Iglesias ha admitido que durante los meses en el ejecutivo ha chocado con “oligarquías que ejercen su enorme poder” y que esto, sumado a la correlación de fuerzas en la coalición, ha generado muchos “límites y contradicciones” para Podemos pero que también el partido ha demostrado que “nadie los compra” y que “las cosas se pueden hacer mejor”. Con el adiós de Iglesias se marcha la que ha sido la voz más discordante en el gobierno de coalición y habrá que ver ahora qué rol asume Díaz, a la que el líder de Podemos ha ungido como sucesora.

Un grupo ultra increpa al líder de Podemos

Este martes, justo después de dejar el consejo de ministros y de difundir un vídeo de despedida, Pablo Iglesias se ha puesto inmediatamente el traje de candidato y se ha dirigido a uno de los municipios de Madrid, Coslada, para reunirse con una asociación de vecinos. Y lo que se ha encontrado es a un grupo de manifestantes haciendo saludos fascistas con gritos de "Fuera la casta de nuestros barrios". Iglesias ha decidido hacerles frente y se ha encarado a ellos, según ha mostrado la portavoz de Podemos en Madrid, Isa Sierra, en un vídeo. El personal de seguridad se ha acercado corriendo y luego ha intervenido la policía mientras miembros de la asociación de vecinos gritaban "Sí se puede". "No aceptaremos ningún tipo de amenaza", advirtió Sierra en Twitter.

stats