Política 26/09/2021

Puigdemont acusa al Estado de estar tras su detención

El 'expresident' asegura que seguirá viajando y que volverá a Cerdeña para declarar el 4 de octubre

4 min
Carles Puigdemont durante la rueda de prensa a la Alguer

La liberación de Carles Puigdemont en Cerdeña en menos de 24 horas ha vuelto a situar al expresident en el centro del tablero político, y lo ha hecho justo después de la reanudación de la mesa de diálogo entre el gobierno español y la Generalitat. Esto no es una coincidencia para el líder de Junts, que este sábado, el día siguiente de pasar una noche en la prisión de Bancali, ha apuntado directamente a la Moncloa y al resto de poderes del Estado: "Esta ha sido una operación coordinada e inspirada por España".

Para Puigdemont "no hay ninguna duda" sobre el rol del gobierno español en este asunto, a pesar de que hasta ahora la Moncloa ha asegurado no tener nada que ver. En una rueda de prensa ante decenas de medios de comunicación en el Mercato Civico de Alguer, el expresident se ha mostrado convencido de que el ejecutivo de Pedro Sánchez, lejos de mantener una actitud de negociación sobre el conflicto político, persiste en su voluntad de "perseguirle" y llevarle ante la justicia española. "Lo dijo el mismo presidente español", ha recordado, haciendo referencia a la promesa de Sánchez durante la campaña electoral de las elecciones españolas.

A continuación ha mandado un mensaje claro en relación a la mesa de diálogo: ha dicho que para él no se trata de una "negociación" sobre el fondo del conflicto político –la muestra es, dice, su detención por orden del Tribunal Supremo– y ha señalado que falta una "parte" del independentismo, que ha sido "excluida", en alusión a Junts per Catalunya. Según Puigdemont, Pedro Sánchez solo está interesado en dialogar con los que le dan "soporte parlamentario" –en referencia a las relaciones entre el PSOE y Esquerra– y quiere "excluir" a los que no tienen la misma estrategia.

Después de salir de la cárcel, el líder de Junts ha mantenido su agenda en Alguer con una jornada llena de reuniones con autoridades locales –ha sido recibido por el alcalde, Mario Conoci, en el Ayuntamiento – y también de reencuentros con las autoridades catalanas. El president de la Generalitat, Pere Aragonès, ha llegado con ferry a la isla para expresarle el apoyo junto con el vicepresident, Jordi Puigneró, y han mantenido un encuentro en la sede de la Generalitat en Alguer en que han exhibido buena sintonía a pesar de las discrepancias que hay entre Esquerra y Junts. "Le estoy muy agradecido por el esfuerzo de venir hasta aquí", ha dicho el expresident en rueda de prensa, mientras que Aragonès, en una atención a los medios de comunicación, ha reclamadoal Estado que retire las euroórdenes a todos los exiliados y avance hacia la "amnistía". Para el president, que ha esquivado comentar si los hechos de Italia afectarán la mesa de diálogo, hace falta que el gobierno español asuma las conclusiones de la asamblea del Consejo de Europa y busque una solución para los exiliados. El vicepresident Puigneró, que también se ha desplazado a Cerdeña, ha señalado que hasta ahora tres países fundadores de la Unión Europea han rechazado entregar a Puigdemont: Italia, Alemania y Bélgica –donde el proceso todavía está abierto.

Regreso a Cerdeña

La visita de Puigdemont a Cerdeña no será la última. El día 4 de octubre está citado a declarar y ya ha avanzado que se presentará ante la juez para que decida sobre su extradición. Su abogado, Gonzalo Boye, que ha comparecido a su lado, se ha mostrado confiado en que la justicia italiana, como hizo en su momento la alemana, resuelva a su favor.

"Nuestra estrategia jurídica será la misma que desde el inicio", ha explicado Boye, que ha señalado los nuevos pasos que harán de cara a la semana que viene ante el Tribunal General de la Unión Europea. Primero, ha dicho, hay que ver qué piensa el tribunal respecto al hecho que España le dijera, a través de la Abogacía del Estado, que las euroórdenes no eran ejecutables, y en cambio el Tribunal Supremo las haya remitido a Italia este fin de semana para conseguir el regreso de Puigdemont. En segundo lugar, la defensa del expresident –en contacto con el abogado italiano que ha llevado su caso ante la corte de Sassari– decidirá si pide medidas cautelares a Luxemburgo para que le devuelva la inmunidad completa antes del 4 de octubre. Creen que la detención de la policía italiana en la frontera puede ayudar para que esto se produzca.

En opinión del líder de Junts, pues, el balance de las últimas horas es claramente positivo para el independentismo, puesto que ha "amplificado" sus razones y ha vuelto a ganar la partida al Supremo en el terreno de la justicia europea. "Lo hemos hecho con la ayuda inestimable de España", ha dicho, y ha añadido que tiene "una obsesión" con su persona y que esto "no es justicia". "Italia no es una excepción, es la norma", ha sentenciado. "En las últimas horas todo el mundo ha hablado de nosotros, quizás Pedro Sánchez tendría que hacer una reflexión", ha concluido.

Puigdemont se ha mostrado desafiante y ha asegurado que seguirá viajando y moviéndose para reivindicar la autodeterminación y el "derecho a la disidencia política" en el marco de la Unión Europea. "Si tengo que conocer varias prisiones europeas lo haré", se ha reafirmado entre sonrisas, puesto que defiende que con los procesos judiciales de los exiliados en Italia, Alemania, Bélgica y el Reino Unido ha quedado demostrado que su argumentación es "sólida".

Ambiente en las calles de Alguer por la celebración de Adifolk.

Lejos de congelar la agenda del expresident , la detención en Cerdeña ha multiplicado los actos institucionales de Puigdemont en Alguer y su razón principal para estar en la isla ha quedado en segundo plano: el Aplec Adifolk, un evento alrededor de la cultura catalana. En todo caso, el líder de Junts ha tenido tiempo a primera hora de la mañana para pasearse entre los pasacalles de gegants y capgrossos a ritmo de chirimía mientras los medios de comunicación hacían una auténtica yincana para captarle a cada paso. Después de este periplo en Italia, Puigdemont volverá lunes a Bruselas, donde retomará su actividad como eurodiputado, teniendo claro que sus pleitos en los tribunales europeos no se han acabado.

Periodistas de varios medios de comunicación rodean al 'expresident' Carles Puigdemont mientras pasea por la ciudad.
stats