Política 08/02/2022

Dos puntos y una votación en el Parlament: este es el último documento de Laura Borràs a ERC y la CUP

La propuesta pasaba por no cubrir las vacantes de los diputados e implicar al Govern

3 min
Laura Borràs durante el pleno del Parlamento  de este martes

BarcelonaQue Pau Juvillà ya no tiene escaño en el Parlament es la única verdad absoluta de la primera inhabilitación de un diputado durante la presente legislatura catalana. A pesar de los discursos, las promesas, las comparecencias sin preguntas y las votaciones en el pleno y en la comisión del Estatut dels Diputats, el independentismo no ha conseguido mantener el escaño ante la injerencia de la Junta Electoral Central (JEC), que ha impuesto su potestad ejecutiva pasando por encima del reglamento de la cámara. La presidenta, Laura Borràs, explicó el pasado lunes a RAC1 que ella había hecho una propuesta de desobediencia colectiva que no había sido aceptada por ERC y la CUP. No quiso dar más detalles, a pesar de las peticiones públicas de información que le han hecho llegar el resto de grupos parlamentarios. El ARA ha accedido a la última propuesta que la presidencia del Parlament hizo llegar a los grupos independentistas y que no acabó fructificando. Se trata de un texto breve con solo dos puntos genéricos que se tenía que validar a través de una propuesta de resolución admitida a trámite por la mesa y aprobada por JxCat, ERC y la CUP en el pleno.

  1. "Se mantendrá desobediencia a cualquier futura inhabilitación. Todos los grupos se comprometen a no cubrir eventualmente vacantes por inhabilitación, sin perjuicio del derecho de los diputados de renunciar voluntariamente a su escaño".
  2. "El Govern se compromete a obedecer al Parlament incluso en contra de resoluciones judiciales o administrativas"

JxCat planteaba que la formalización de estos dos puntos se concretara en un "compromiso público y firmado de las tres formaciones" a respetarlos a través de una propuesta de resolución que se llevaría al pleno. La mayoría independentista de la mesa tendría que admitir a trámite la propuesta. Fuentes de la presidencia del Parlament consultadas por el ARA prefieren no valorar el contenido de las negociaciones –tampoco de este documento en concreto– y se remiten a las palabras del lunes de Borràs. Ella subrayó que "no se quiso" defender el escaño de Juvillà y admitió haber pedido al presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que el ejecutivo también asumiera la desobediencia, por ejemplo desacatando la sentencia del 25% de castellano en las escuelas. En el documento que se presentó a ERC y la CUP no hay ni rastro de esta propuesta como tampoco se concreta cuál es la desobediencia que tendría que asumir exactamente el Govern. En varias comparecencias públicas desde el lunes, varios representantes de ERC en la Generalitat han defendido la separación de poderes y se han puesto junto a la presidenta en todo aquello que acabara acordando el Parlament.

El documento tampoco resuelve si los votos de los diputados inhabilitados se habrían contabilizado o no. De hecho, el jueves fue la propia Borràs la que rechazó la delegación de voto de Juvillà, a pesar de que ella argumentó que lo hacía para evitar un conflicto de intereses. Si solo se tratara de no sustituir los diputados inhabilitados el independentismo habría perdido votos, a pesar de que ahora ya no está actuando de manera coordinada en la mayoría de votaciones, con la CUP haciendo de oposición al Govern. Al menos hay otra diputada cupaire pendiente de juicio –Eulàlia Reguant– y dos más de ERC –Lluís Salvadó y Josep Maria Jové– por cuestiones relacionadas con el Procés.

Un trabajo deprisa y corriendo

En pocas semanas, JxCat, ERC y la CUP quisieron hacer deprisa y corriendo lo que no habían hecho desde el 14-F. Entonces ya sabían que Pau Juvillà iría a juicio y que, teniendo en cuenta los precedentes, era probable que acabara siendo inhabilitado. Esto no fue impedimento para que la propia presidenta del Parlament garantizara que el diputado cupaire no perdería el escaño hasta que hubiera sentencia firme, tal como establece el reglamento de la cámara. El discurso se fue modulando a medida que pasaban los días y especialmente a partir del 28 de enero, cuando la JEC ordenó la retirada inmediata del acta de diputado de Juvillà y expidió la de Nogay Ndiaye, la número 2 de la candidatura de la CUP por Lleida. Mientras los políticos negociaban, en ningún momento los funcionarios se plantearon la desobediencia, y la misma Borràs reconoció el lunes que no les podía obligar a nada porque estaría cometiendo un delito de "coacción". Para acabar de atar las piezas que todavía faltan en este rompecabezas tendría que ser ella la que explicara cómo se hubieran concretado los dos puntos de su última propuesta. De momento, Vox ya le ha pedido que comparezca en comisión y Cs que se grabe la próxima reunión de la Junta de Portavoces.

stats