Universitat Catalana d'Estiu
Política 21/08/2022

Alex Salmond: “Para hacer el referéndum como lo hice yo necesitaréis 30 años”

Ex primer ministro escocés

4 min
Alex Salmond

PradaEl ex primer ministro escocés Alex Salmond (Linlithgow, 1954) está de visita estos días en los Países Catalanes. Con el horizonte de un nuevo referéndum escocés en 2023, Salmond es pesimista con el hecho de que los tribunales británicos avalen la prerrogativa de Edimburgo para convocarlo. El artífice del referéndum de 2014 y ahora líder de su propio partido, Alba Party, después de un enfrentamiento con la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, atiende al ARA el mismo día que ha intervenido en la Universitat Catalana d'Estiu. En un acto en Prada, ha recomendado a los partidos independentistas que encuentren una hoja de ruta común para superar la “decepción del fracaso” del 1-O.

Los tribunales decidirán si Escocia puede convocar una consulta. ¿Es un buen camino el que ha elegido Sturgeon?

— No. Propongo una campaña mucho más fuerte de acción parlamentaria, acción popular y de iniciativas diplomáticas para asegurar otro escenario como el de 2014. El Reino Unido es mucho más débil ahora que hace 10 años: no forma parte de Europa, está afectado por una crisis económica, el partido conservador está dividido. Es el momento idóneo para presionar. El problema es que no se puede pedir a un tribunal del Reino Unido que decida sobre un tema de ley internacional. Es interesante porque, si comparamos, Catalunya y Escocia no han escogido el mejor momento para iniciar los procesos e Irlanda sí.  

Catalunya y España tienen una mesa de negociación.

— Estoy mucho más a favor de la cooperación internacional entre movimientos nacionalistas. La gente no se quería alinear con el movimiento nacionalista de Irlanda, por ejemplo, por su historia de violencia, pero esto ya se ha acabado. Las circunstancias que inhibían la cooperación entre los movimientos nacionalistas catalán, escocés e irlandés son cosas del pasado. Lo que tenemos que hacer ahora es comparar escenarios y aprender de los errores de los otros. Escocia está en una posición diferente ahora, puesto que no es miembro de la UE. Por lo tanto, somos mucho más libres.

Desde Catalunya se ha tendido a idealizar Downing Street por haber permitido el referéndum de 2014. Pero costó mucho, ¿no?

— Sí, fueron 30 años de planificación. Se tiene que trabajar duro y no es rápido. He leído libros sobre el proceso catalán que dicen "Hagámoslo como el proceso escocés o como el proceso de Salmond". Pero necesitaréis 30 años... Por lo tanto, ¿cómo se tiene que hacer? Presentando al Estado alternativas que son menos atractivas. Le dije al primer ministro Cameron que, si no lo permitía, yo haría mi propio referéndum. Se tiene que hacer un proceso de entender a tu oponente. Un referéndum pactado es el mejor camino. Eso sí, no hay un referéndum legal o ilegal.

¿A Catalunya le ha faltado paciencia?

— Esto no lo puedo decir. Si analizamos el último siglo, vemos que se ha progresado mucho en este aspecto. Irlanda ha progresado mucho. Mira su estatus actual, y con posibilidades de convertirse en una Irlanda unida en un futuro. Hace 50 años Catalunya estaba bajo el poder de Franco y ahora es una comunidad autónoma. Hace 25 años, en Escocia, en las elecciones generales de 1997, no había ningún escaño independentista. Ninguno. Los tres hemos progresado. Catalunya ha defendido su cultura, su lengua, con mucha fuerza y paciencia, y ha conseguido movilizar a la población a favor de la independencia. Y esto era inimaginable hace 30 años. Si nos centramos en el 1-O podríamos decir que no fue un triunfo, al contrario, pero sí que se puede considerar un triunfo de la población. 

Los partidos independentistas catalanes no se ponen de acuerdo con el nuevo rumbo.

— No hay nada malo en tener diferentes partidos a favor de la independencia. En el caso de Escocia, por ejemplo, hay independentistas que son partidarios de la monarquía, y hay otros que no, que no creen en la monarquía británica. Cuando se trata de decidir, por ejemplo, referéndum o elecciones sí o no, se tiene que tener la habilidad de convencer y unir.

Alex Salmond con la 'estelada' y la bandera escocesa

¿Fue una buena idea crear su propio partido, el Alba, que consiguió un 2,3% de los votos?

— Era necesario. El SNP no seguía persiguiendo, según mucha gente, la independencia de Escocia. Mucha gente creía que el momento de continuar con el proceso sería después del Brexit, pero el Brexit llegó y nada de nada. Por lo tanto, el partido tiene potencial de éxito. Al principio, con el SNP teníamos tres diputados...

¿Cómo es su relación con Sturgeon?

— No es buena. Pero nuestro objetivo es la independencia y, por lo tanto, nuestra relación no es importante.

Fue absuelto de todas las acusaciones de delitos sexuales. Aun así, ¿la causa ha podido acabar con su carrera política?

— Todo ello ha tenido un impacto personal, pero no tenemos que mirar el pasado, sino que nos tenemos que centrar en el futuro.

Por lo tanto, ¿continuará como líder del partido?

— Sí, y espero hacer campaña para el referéndum del año que viene. Si no hay referéndum, queremos saber por qué y, si hay elecciones generales, tendríamos que tener un frente nacionalista escocés unido.

¿Ahora confía en que Europa se posicione a favor de Escocia?

— El Reino Unido era un miembro leal de la UE. Ahora tenemos que encontrar aliados dentro de Europa. Irlanda tendría que ser una aliada tanto de Escocia como de Catalunya. Es una de las tareas que tenemos. Los países de la UE son leales entre ellos; por lo tanto, hay más margen para Escocia fuera de la UE, que para Catalunya, que es adentro. Charles Michel fue el único primer ministro en toda Europa que en 2017 expresó su rechazo a la violencia de la policía española. Pero fue el único. ¿Por qué? Pues porque simpatizara o no con la causa catalana nadie quiere hacer enfadar a un compañero del club.

stats