Catalangate
Política 19/05/2022

Artur Mas: "Que el rey pueda venir como si nada es una representación pornográfica del poder real"

'Expresident' de la Generalitat

4 min

BarcelonaEl expresident Artur Mas (Barcelona, 1956) atiende al ARA después de la publicación de audios del excomisario José Manuel Villarejo que evidencian la fabricación de noticias falsas para perjudicarlo en 2012.

En su caso, hay implicados un ministro del Interior, su jefe de gabinete y un comisario de la policía. ¿Son todos los responsables?

— Son los responsables directos, pero sospecho que la operación contaba con la connivencia de la Moncloa. Era una operación diseñada por el PP para cargarse nuestras expectativas electorales. Rajoy decía que no al pacto fiscal, en Catalunya crecía la presión del movimiento soberanista y yo puse a prueba el concepto del derecho a decidir con unas elecciones anticipadas. En Madrid lo vieron y lo quisieron destruir.

Presentó una denuncia por la portada de El Mundo contra usted que acabó archivada. ¿Ve recorrido en la vía judicial?

— Continuamos el procedimiento para llegar a Europa y allí está ahora. La justicia europea es lenta y te quedas en situación de indefensión. No sé si ahora alguien del mundo judicial español reaccionará a la evidencia de que aquello era un delito flagrante.

"Cuando se descubra la verdad, ya nos habrán matado políticamente", que decía Xavier Trias.

— No nos llegaron a matar políticamente, pero quedamos debilitados. Me pasé la campaña explicando que no me había llevado dinero ni tenía ninguna cuenta en el extranjero. Las encuestas nos daban mayoría absoluta y perdimos doce diputados. El derecho a decidir, sin embargo, consiguió 107 diputados. Disminuyó mi capacidad de liderazgo, pero el concepto salió adelante.

Usted fue quien puso corbata al independentismo. Y esto el establishment no se lo ha perdonado nunca.

— Me atribuyen aquel giro y en parte tienen razón, pero solo en parte. Si no lo hubiera hecho yo, lo habría hecho otro.

¿Por qué tuvieron que pasar dos años desde la indignación del 2010 por el recorte del Estatut?

— El primer año llegué a la presidencia con Zapatero ya yéndose y me dediqué con Mas-Colell a poner orden a las finanzas de la Generalitat. Y el segundo, cuando llega el PP, me paso los primeros meses de presidencia de Mariano Rajoy hablando, muchas veces en secreto en Madrid, para intentar hacerle entender que el pacto fiscal era la salida después del fiasco del Estatut. Fueron cuatro o cinco reuniones larguísimas y no lo conseguí.

Vista la influencia de las cloacas del Estado en las elecciones, ¿fue un error disolver CDC?

— Es un debate eterno. La confesión que hace Pujol el 25 de julio del año 2014 afecta mucho el alma central de Convergència, porque Convergència y Jordi Pujol eran la misma cosa. Decidimos salvar el proyecto convergente sacrificando el instrumento.

Usted forma parte de los espiados del Catalangate, pero no de los dieciocho que ha reconocido el CNI. ¿Cómo valora el informe del Defensor del Pueblo?

— Parece que los dieciocho del CNI tenían autorización judicial. ¿Y el resto? ¿El Defensor del Pueblo no tiene nada que decir? Y un matiz: el programa Pegasus solo lo pueden adquirir los gobiernos para luchar contra el terrorismo y contra el tráfico organizado de armas, de drogas, de lo que sea. ¿Los dieciocho que el CNI espiaba eran terroristas? ¿Eran traficantes de armas?

Ayer el PP preguntó a Sánchez si sabía que el CNI espiaba a los independentistas y no contestó. ¿Usted que cree?

— Que sí que lo sabía. Y si no lo sabía, todavía es más grave. El CNI tiene la obligación legal de informar al gobierno español de sus investigaciones. 

¿Comparte la idea de que los audios de Villarejo salen ahora para frenar a Feijóo y tapar el Catalangate?

— Puede, pero no sé si les ayuda. Echar el muerto al PP ayuda al independentismo, porque mucha gente ahora ve que todo aquello era un asqueroso montaje ilegal para perjudicar un proyecto político. 

¿Piensa que la única esperanza para Catalunya es que continúe gobernando el PSOE y Unidas Podemos?

— Si yo viera, que no lo veo, que la independencia está cerca, le diría que quizás un gobierno PP-Vox acabaría de inclinar la balanza. Pero como no está a la vista, tenemos que ir con cuidado. Un gobierno del PP y Vox competirá cada día para ver quién la arma más con Catalunya. Y en estos momentos no vamos tan sobrados para arriesgarnos. No significa que el PSOE y Podemos nos ayuden mucho, pero probablemente no nos lesionarán tanto.

¿Intentamos salvar la mesa de diálogo?

— La mesa de diálogo en todo caso se tiene que salvar. Tal como está montada no encontrará la solución al conflicto de fondo, pero siempre debe haber un hilo para poder hablar.

¿Qué haría para evitar la imposición del 25% de castellano en la escuela?

— No es nada fácil, pero es básico que haya una gran unidad catalanista para defender la lengua y la inmersión. Expulsar al PSC sería un error inmenso, ha estado siempre. La CUP también tendría que estar.

¿Entendió que Junts apoyara el acuerdo a cuatro y en menos de 24 horas se retirara?

— Entendí que había algunos motivos, pero no entendería que esto llevara al no acuerdo definitivo.

¿Cree que Junts se ordenará con el tándem Borràs-Turull?

— Lo deseo de todo corazón. Turull es un hombre que sabe qué es un partido y sabe cómo se tiene que llevar.

¿ERC le parece un partido ordenado?

— Ahora sí. No lo ha sido casi nunca, pero ha descubierto que funciona.

¿Recomendaría a ERC y a Junts mantenerse en el Govern todo el mandato?

— Evidentemente. La independencia no llegará en los próximos dos o tres años y tienen la obligación de ampliar la base. La clave es gobernar de tal manera que la gente note la diferencia.

Juan Carlos I vuelve después de casi dos años. ¿Cómo lo ve?

— La manera de hacer de Juan Carlos fue desde muchos puntos de vista indecente. ¿No se lo puede juzgar? De acuerdo, pero esto no quiere decir que no sea culpable. Que pueda venir como si no hubiera pasado nada es una representación pornográfica del poder real.

stats