Política 03/04/2021

Vicenç Fisas: “Por sentido común, hay que repensar el Procés en su totalidad”

3 min
Vicenç Fisas: "Por sentido común, hay que repensar el Procés en su totalidad"

BarcelonaVicenç Fisas (Barcelona, 1952) ha analizado y participado en infinidad de conflictos y procesos de paz en todo el mundo. Ahora con el libro Repensar el Procés a través del diálogo (Icaria) intenta aportar su visión en un conflicto que le queda más cerca, el de Catalunya con el Estado.

¿El Procés está en un bloqueo?

— Y no solo por las negociaciones de govern, que están costando. El consenso se ha roto porque se diseñó con mucha prisa un proyecto de ruptura. Hacer la ley de transitoriedad, preparar estructuras de estado y redactar borradores de Constitución antes de preguntárselo a la gente es empezar la casa por el tejado.

¿El referéndum no se hizo bien?

— La parte contraria no fue a votar, por lo tanto, no es un referéndum que se pueda homologar. Jamás después de la Segunda Guerra Mundial un referéndum unilateral ha dado como resultado una independencia y un reconocimiento internacional. En el libro pongo mucho énfasis en la perversidad del 50+1, que quiere decir que dos personas de diferencia puedan decidir el futuro del país.

¿Entonces, qué se puede hacer con el resultado del 14-F?

— No se puede decir, porque es una falsedad lingüística y filosófica, que “somos más que nunca”. Se han perdido más de 600.000 votos. ¿Todos por el miedo al covid-19? Creo que no. Esto tiene que hacer pensar al independentismo. En el libro no intento desanimar a nadie, lo que querría es que se hiciera una lectura más seria, que se comparara a nivel internacional cómo van las cosas, los mecanismos de reconocimiento de los estados... Porque parece que todo esto se ha olvidado.

¿Ha faltado principio de realidad?

— Totalmente. Creer que, con un referéndum prohibido, el día siguiente habría una hilera de países reconociendo el nuevo país es una fantasía bastante infantil. También era ingenuo pensar que el Estado se quedaría con los brazos cruzados. Cualquier estado de Europa reaccionaría duramente.

Ahora existe la mesa de diálogo.

— Ahora hay un gobierno de coalición que abre un escenario totalmente diferente. Hay un reconocimiento por parte del gobierno español, a pesar de que no del Estado, donde la pata policial y militar y la del sistema judicial están muy influidas todavía por elementos del franquismo. Los que quieren negociar tienen que tener en cuenta todos estos factores externos que afectan al diálogo, porque esto obliga a las partes a darse algo más de tiempo para poder superar estos obstáculos. Yo he estado en muchas negociaciones y he estudiado muchas, y esto no se hace en cuatro días.

¿Las diferencias estratégicas en la parte catalana dificultan el diálogo?

— Sí. No se puede hacer una delegación de negociación cuando está formada por gente que piensa totalmente diferente. ¿Cómo quieres hablar con la otra parte? Es imposible. No es que haya diferencias de matiz; es la noche y el día. Si se intenta repetir la misma historia sin suficiente gente y de manera unilateral, todo irá a peor porque los otros estados reaccionarán de manera adversa y el Estado será más duro. Por eso, por sentido común, se tiene que repensar el Procés en su totalidad.

¿Cómo?

— ¿Quieres situarte al nivel de lo que han conseguido Escocia y el Quebec? Pues entonces siéntate en la mesa y date el tiempo que haga falta. Utilizar un lenguaje de confrontación hacia el otro contradictor, en este caso el gobierno español, y decir que lo tienes que forzar, doblar, desbordar... Esto no tiene sentido en una mentalidad negociadora. Se trata de bajar el tono, desarmar la palabra. Con esta desescalada global puedes ir mucho más rápido y más lejos. Si se hace esto, estoy seguro que en cuatro o cinco años tendríamos una consulta sobre qué queremos los catalanes en el futuro.

¿Qué pasa si la otra parte no hace ningún gesto? ¿Qué opción te queda?

— Si la otra parte no hace nada y tenía posibilidades de hacer cosas, entonces sí que te tienes que plantear cuál es el siguiente paso. Pero no puedes olvidar que las cosas unilaterales no están aceptadas en el mundo internacional. Tampoco puedes ir el primer día pidiendo que te firmen amnistía y autodeterminación. Esto no se hace así. Tú tienes el derecho a tener estos objetivos como finales, pero entremedias tienes que tener una agenda más amplia.

Hasta ahora Sánchez no ha hecho nada.

— Es un grave error que no haya puesto en marcha la reforma del Código Penal ni concedido los indultos. Dejar pasar el tiempo y supeditar la mesa de diálogo a cosas que pasen en otros lugares de España puede destruirla.

stats