Derechos Fundamentales
Política 03/07/2022

Esther Giménez-Salinas: "A veces me dicen «Eres ingenua». No lo soy, si luchamos contra determinadas ideas, no se acabarán imponiendo"

Síndica de Greuges

4 min

BarcelonaEsther Giménez Salinas (Barcelona, 1949), es doctora en derecho. Fue vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y rectora de la Universitat Ramon Llull. Esta es su primera entrevista como nueva Síndica de Greuges, el equivalente al defensor del pueblo, cargo para el cual fue designada por el Parlament el pasado jueves.

¿Por qué ha llegado hasta la Sindicatura de Greuges?

— Vengo del derecho penal. Trabajé en un reformatorio de chicas y vi muchas injusticias. O en las prisiones. Hace cuatro años, la comisión de derechos humanos de México me permitió ingresar durante una semana en una prisión de máxima seguridad para hombres, Islas Marías, una isla rodeada de tiburones. Si tú estás bien y tu cabeza está bien, ¿por qué no? Estoy emocionada. También le digo que cuando llego a un lugar, estoy un año pensando que me he equivocado, así que si quiere, hablemos dentro de un año.

Usted no estará 18 años, como Rafael Ribó.

— No, ahora han cambiado la ley y estaré seis. Me gustan los mandatos únicos, porque trabajas igual al principio que al final. En los mandatos que tienen renovación, al final corres el riesgo de trabajar para la renovación.

¿Quién fue la primera persona que le propuso ser síndica?

— No le diré nombres. Fue el consenso.

De PSC, ERC y Junts.

— Yo no vengo del mundo de la política y puedo entender que los que no entraron en el pacto se sintieran excluidos, pero tampoco me criticaron mucho durante las intervenciones. Me lo tomé como un punto de esperanza.

La CUP le recordó su paso por el Banco Santander y por el consejo asesor de Endesa.

— Eso ha sido en la última etapa de mi vida. También fui vocal del CGPJ, y pensé que había adquirido mucha experiencia, porque las instituciones se conocen desde dentro. Y Endesa era un consejo asesor en el que podéis revisar quién había, también.

Esther Giménez-Salinas

¿Cuáles son sus prioridades?

— La justicia restaurativa, el lenguaje judicial. ¿Usted sabe leer las sentencias?

A veces, no.

— Pues tendrían que estar redactadas para que todo el mundo las entienda. Más prioridades: las prisiones. Yo soy abolicionista y siempre hay alguien que me pregunta “¿Y el violador? ¿Y el asesino?” No estoy hablando de los delitos graves, que a menudo necesitan terapia, sino de la pequeña delincuencia que se puede controlar de forma telemática. Más prioridades: la infancia, los menores. Catalunya es pionera en justicia juvenil, pero muchas de las leyes no están pensadas para inmigrantes que llegan con 16 o 17 años y quieren trabajar, no quieren ser protegidos. Todo esto necesita una revisión muy profunda si queremos una sociedad más justa.

De hecho, su prioridad es la justicia, pues.

— Y el feminismo. Es que los hombres hace siglos que mandáis y, en general, escucháis menos. Lo veo en clase, las alumnas son más inseguras cuando tienen que hablar. Yo misma siento más angustia que alegría en estos momentos. Es que nos habéis hecho muy inseguras, ¿eh? Ahora sí que explico que tengo cuatro hijos, pero cuando era joven no lo decía nunca a nadie porque pensaba que no me cogerían si lo supieran.

Ribó, su antecesor, ha puesto mucho el acento en los derechos conculcados durante el Procés. ¿Usted también se fijará en esto?

— He escrito que estaba en contra de judicializar el Procés, en contra del mantenimiento del delito de sedición y que rebelión era violencia y punto. Pero ahora estamos en una etapa diferente, y creo que el Defensor del Pueblo, Ángel Gabilondo, que conozco muy bien de cuando los dos éramos rectores, me escuchará cuando le hable de la inmersión lingüística, por ejemplo. Y yo también lo escucharé.

El Consejo de Europa pidió a España que reformara el delito de sedición y el Estado no escucha.

— Hemos de insistir. Sedición es un delito muy antiguo y, como concepto, tiene que desaparecer. Si estoy en contra, en general, de la prisión, ¿cómo quiere que no esté en contra de las condenas largas del Procés?

El CGPJ hace tres años y medio que está en funciones.

— Eso es una barbaridad. También lo era que el Síndic fuera el mismo durante 18 años, pero la culpa no se la puedes echar a él. ¿Quién tenía que hacerlo? Los partidos se tendrán que poner de acuerdo, porque las instituciones se deslegitiman.

¿Se imagina que el Supremo anula los indultos?

— Sería una barbaridad. Los indultos estuvieron bien concedidos; no son la solución ideal, pero ayudan a encontrar una solución.

¿Teme que la eliminación del derecho al aborto en Estados Unidos pueda acabar teniendo una réplica en Europa?

— No, Europa tiene una tradición más respetuosa con los derechos. A veces me dicen “Eres ingenua”. No, yo no soy ingenua, pero no tenemos que ser tan pesimistas y si luchamos contra determinadas ideas, no se acabarán imponiendo. El mundo ahora no es mucho peor que antes.

¿Cuando no trabaja qué hace?

— Melmeladas. Me gusta mucho la cocina. Si hubiera pensado le habría traído una. También me gusta estar con mi familia y ser útil. Ah, y el jardín. Después de la pandemia planifiqué vivir en Arenys, más tranquila.

Pues tendrá que esperar hasta el 2028.

— No me lo diga así, que parece una condena. Sé que creceré y que no gustaré siempre a todo el mundo. Pero se puede ser efectivo sin estar encendiendo fuegos todo el día.

stats