Política 09/09/2021

Yolanda Díaz celebra desde La Ricarda el freno a la ampliación de El Prat: "Era un proyecto depredador e invasivo"

La vicepresidenta segunda invita al resto del gobierno español a visitar la zona: "Si ven y tocan este espacio es posible que cambien de opinión"

3 min
Ada Colau, Lluís Mijoler y Yolanda Díaz al mirador de la Isla

BarcelonaEl proyecto de ampliación del aeropuerto de El Prat ha puesto de manifiesto que el proyecto estaba lejos del consenso dentro y fuera de los gobiernos que tenían que acordar la decisión. La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, apuntó directamente a las dudas de los miembros del ejecutivo catalán -algunos consellers se planteaban incluso asistir a la manifestación contra la ampliación- como la causa de la paralización, pero a nadie se le escapa que el socio de gobierno de los socialistas, Unidas Podemos, está frontalmente en contra del proyecto. Ya lo tenía previsto antes de que se anunciara la paralización del proyecto y este jueves por la mañana, la vicepresidenta segunda del ejecutivo español, Yolanda Díaz, ha visitado el espacio natural que rodea el aeropuerto para celebrar la retirada del proyecto de ampliación. Según ella, si los cargos públicos “pisaran y tocaran” más el territorio no impulsarían proyectos “depredadores e invasivos” como la ampliación del aeropuerto de El Prat.

"He trabajado la discrepancia en silencio", ha admitido este jueves desde la Ricarda, insistiendo en la "buena noticia" que significa la paralización del proyecto. Según ella, si los miembros socialistas del gobierno español visitaran la Ricarda, "es posible que cambien de opinión".

Acompañada de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el alcalde de El Prat de Llobregat, Lluís Mijoler, Díaz ha evitado confrontar directamente con el PSOE y ha recordado que el presidente español, Pedro Sánchez, estaba informado de su visita a la Ricarda "desde hacía muchos días". Pero a pesar de evitar el rifirrafe con sus socios de gobierno, su presencia en este espacio se aleja de la "discreción" con la que la ministra ha descrito su oposición al proyecto. "No es compatible con los proyectos que el gobierno de España ha remitido a la Comisión Europea, que tienen que ver con el cambio de modelo productivo, la economía verde, sostenible, azul, de colocar el planeta en el centro de nuestras vidas", ha expresado Díaz, que ha recordado que a pesar de la "buena noticia" el freno de la ampliación no es definitivo y "queda mucho por hacer".

A su lado, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha remarcado que la vicepresidenta ha trabajado "activamente para parar este despropósito": "Estamos contentas porque el sentido común se impone". La alcaldesa ha reivindicado este freno como una "victoria de la ciudadanía, que hace mucho tiempo que dice que se tienen que hacer cambios y se tiene que afrontar el tiempo que nos ha tocado vivir". "Aena siempre ha defendido destrozar un espacio imprescindible no solo para El Prat sino para el conjunto del país, porque no solo es el verde, y no son solo árboles, es un valor ambiental de primer nivel", ha concluido.

Por su parte, Mijoler ha recordado que invitó a representantes de los dos gobiernos a visitar el espacio y esta es la primera visita que reciben. "Esta lucha no acaba solo con si se amplía o no la pista", ha advertido: "Hay que dotar de protección al espacio y hacer las inversiones necesarias".

Mesa de diálogo

La paralización de la ampliación del aeropuerto de El Prat ha sido un punto de inflexión que llega justamente a las puertas de la mesa de diálogo, donde se encontrarán dos gobiernos de coalición tensionados por esta cuestión. Pero aún así, Díaz ha evitado referirse a este hecho y ha defendido la mesa de negociación como una "grandísima oportunidad, una herramienta, entre dos gobiernos que intentarán poner solución a un conflicto político". "Sería bueno que todos los dirigentes públicos, más allá de las posiciones que tenga cada uno, dejemos de lanzarnos las responsabilidades los unos a los otros, y busquemos soluciones a los problemas", ha sentenciado.

stats