Sociedad 20/05/2021

Daniel Crespo: "Tenemos que acabar con la discriminación de los estudiantes catalanes"

4 min
Daniel Crespo será el nuevo rector de la UPC

El catedrático de física Daniel Crespo será el nuevo rector de la Universitat Politècnica de Catalunya, después de imponerse con el 50,6% de los votos al actual rector, Francesc Torres. Atiende al ARA pocas horas después de haberse sabido el resultado.

¿Por qué decidió presentarse?

— La UPC es una universidad que tiene muchos centros y muchas escuelas, y una de las cosas que me preocupaban más era que había una cierta descoordinación entre ellos. También hemos centrado el programa en la renovación generacional de las plantillas. Creo que hemos ganado porque la gente ha sabido valorar que hayamos presentado medidas concretas para atacar los problemas de la universidad.

¿Qué problema tiene la plantilla de la UPC?

— Debido a los recortes, en diez años la plantilla ha disminuido en 300 profesores y en 150 miembros del personal de administración. Nuestra plantilla tiene una edad media de 54 años, ¡y la mitad tenemos más de 56 años! Esto se tiene que cambiar, y todavía más porque se acercan muchas jubilaciones. Ahora bien, ser profesor de universidad no se improvisa, sino que se necesitan unos diez años para prepararse. Si queremos un relevo generacional se tiene que empezar ya.

¿Qué puede hacer desde el rectorado para solucionarlo?

— Contando con la parte proporcional de lo que le toca a la UPC del dinero previsto en el programa del nuevo president de la Generalitat, que se ha comprometido a aumentar la financiación de las universidades en 100 millones cada año durante cuatro años, contrataremos a los profesores necesarios para cubrir las jubilaciones y 75 profesores más cada año. Revertiremos los recortes de profesorado en cuatro años y haremos lo mismo con la plantilla de administración y servicios. Contrataremos a unas 35 personas cada año durante los próximos cuatro años para recuperar a las más de 140 personas que hemos perdido en la última década.

Uno de los retos que tiene la UPC es incrementar la presencia de mujeres. ¿Qué propuestas tiene para mejorar en este ámbito?

— Hace muchos años que luchamos para incrementar estos porcentajes, pero sabemos que la decisión, en muchos casos, se toma muy temprano, alrededor de los diez años. Nos es muy difícil llegar ahí, a pesar de que lo intentamos. Tendríamos que tener más referentes: estaría muy bien que la rectora de la UPC fuera una mujer, pero esto no pasa porque el porcentaje de catedráticas es muy pequeño. Es por eso que es muy importante que se visualice el trabajo de las investigadoras que tenemos en la UPC y que hacen trabajos técnicos. Las mujeres científicas ya se sabe que existen, pero todavía hace falta que salgan mujeres ingenieras, que trabajan para desarrollar productos de alto nivel, porque es importante que llegue a la sociedad que una mujer lo puede hacer igual de bien que un hombre. 

Hace algunos días, en una entrevista al ARA, el nuevo rector de la Universitat Pompeu Fabra explicó el nuevo modelo educativo que quería implantar, que prevé menos clases magistrales. ¿Cómo notarán los alumnos el cambio de etapa en la UPC?

— La UPC tiene mucha más experimentalidad que las otras universidades. Tenemos que recuperar la presencialidad para que los alumnos puedan volver a hacer cosas por sí mismos en nuestros campus. También lo piden los estudiantes. Por eso, una de las cosas que pido es vacunar a todos los estudiantes universitarios, no solo para que vengan a la universidad sino también porque la juventud es uno de los vectores principales del covid. Si los vacunamos tendríamos un doble efecto: podemos reabrir las aulas y podemos mejorar las cifras de la pandemia en general. Es cierto que hemos avanzado mucho en la digitalización de los estudios con la pandemia, y tenemos que hacer un proceso parecido a la UPF: tenemos que aprovechar la experiencia de este año para mejorar la enseñanza, pero no para sustituirla. No nos planteamos una universidad no presencial ni semipresencial.

También ha abierto el debate sobre la reforma de la selectividad, que Educación quiere implantar en dos años. ¿Qué opina?

— Hablar de la selectividad separadamente del sistema educativo y de la educación secundaria no tiene sentido. Hay aspectos de la ESO que son bastante mejorables. Una reforma solo de la selectividad no resolverá nada por sí misma. El sistema educativo español en niveles preuniversitarios se podría mejorar, pero esto no depende de nosotros, sino que son políticas estatales. A la hora de plantear una reforma de la selectividad se tiene que ir con cuidado, porque una reforma de un aspecto tan pequeño del sistema educativo no podrá arreglar el problema global.

Esta semana se ha anunciado oficialmente la nueva conselleria de Universidades, como pedía el sector. ¿Qué espera de ella?

— La primera medida que pediré es que el precio de todos los másteres baje al nivel de los grados. Subir las matrículas de los másteres fue un error porque ha comportado que los estudiantes vean los másteres negativamente. No son un extra que las universidades queremos que hagan, sino que es lo que marca el límite de una carrera profesional. La universidad tiene que explicar que hacer un máster es un beneficio para el estudiante porque podrá lograr puestos de trabajo más elevados. La segunda medida que pediré es acabar de una vez por todas con la discriminación de los estudiantes catalanes respecto a los del resto del Estado. Han bajado las tasas pero los catalanes son los que pagan más para estudiar en la universidad y esto no puede ser.

Y su primera decisión como rector, ¿cuál será?

— Quiero hablar con todos los órganos de la universidad, los directores de las escuelas y de los departamentos, para tomar el pulso de la universidad. La toma de posesión será dentro de un mes y ese día publicaremos una lista de medidas para hacer en los cien primeros días. Por ejemplo, crearemos la comisión de política lingüística de la UPC y el delegado del rector para los estudiantes para facilitar la interacción con los alumnos. En cambio, las medidas de personal no serán inmediatas porque están condicionadas al presupuesto de la Generalitat.

stats