Salud
Sociedad 25/10/2021

Arranca la doble campaña de vacunación: protección contra la gripe y terceras dosis contra el covid

Salud administrará las vacunas de forma simultánea ante la incógnita del comportamiento de los dos virus

4 min
Una mujer vacunándose de la gripe en una imagen del año pasado.

BarcelonaComo cada año, y poco antes de que se confirme la caída de las temperaturas y el aumento de la humedad, Catalunya pone en marcha la campaña de vacunación de la gripe, dirigida sobre todo a las personas de más de 65 años. La estrategia ha arrancado este mismo lunes en la mayoría de centros de atención primaria (CAP), donde las enfermeras le tienen el pulso cogido a la administración de vacunas. Este año, sin embargo, el personal se enfrentará a una gestión algo más compleja de lo habitual: el proceso de inmunización contra la gripe convivirá con el refuerzo con terceras dosis contra el coronavirus de las personas de más de 70 años. En el caso de Catalunya, el departamento de Salud ha decidido que pondrá las dos de forma simultánea y, por lo tanto, cualquier persona de estas edades que coja cita para vacunarse de la gripe -que lo puede hacer por teléfono o a través de La Meva Salut- también podrá recibir a la vez la del covid.

El 25 de octubre es la fecha que pactó la Comisión de Salud Pública para empezar a poner una dosis de refuerzo –o booster, en inglés– a la población general de más de 70 años que haya completado la pauta hace seis meses como mínimo. Ahora bien, cada comunidad autónoma puede decidir cómo organiza su campaña, es decir, si administra las dos vacunas a la vez o si cita a la población en diferentes días para las diferentes inyecciones. El conseller Josep Maria Argimon confirmó que este lunes se empezarán a poner las dos dosis, la antigripal y la anticovid, de forma simultánea en toda Catalunya, pero avisó de que habría CAPs que lo harán a partir del miércoles, 27 de octubre, por temas logísticos.

La mayoría de centros vacunarán a las personas con cita pero también llamarán a la población vulnerable y harán vacunación oportunista; es decir, les ofrecerán las dos vacunas a las personas que se dirijan al centro por otros motivos. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha defendido en reiteradas ocasiones que es “absolutamente factible” hacer una vacunación conjunta de la gripe y del covid, y así lo recoge la última actualización del protocolo de salud pública, que puntualiza que se puede hacer pero en “lugares anatómicos diferentes”. Es decir, en brazos diferentes. Hasta ahora, como medida de precaución, se planteaba un intervalo de 7 días entre la vacuna antigripal y la vacuna contra el covid puesto que esta coincidencia en el tiempo “puede dar lugar a una probabilidad más grande de aparición de reacciones adversas”, puntualiza Salud en su protocolo, a pesar de que de talante leve.

Incógnitas sobre los dos virus

La evolución de la gripe es todavía una incógnita. La epidemia gripal suele producirse entre diciembre y marzo -tiene una duración de entre ocho y doce semanas- pero en el último año el covid sustituyó todos los virus respiratorios. De hecho, el año pasado la gripe fue prácticamente inexistente debido a la presencia del SARS-CoV-2 y las elevadas medidas de protección decretadas contra el covid y de la tasa de vacunados con la antigripal (62% en los mayores de 64 años). Ahora, sin embargo, se desconoce si este año cocircularán los virus de la gripe y del covid a la vez, un factor muy importante a tener en cuenta porque a pesar de que compiten entre ellos, si una persona con factores de riesgo se infecta de los dos a la vez, tiene el doble de riesgo de morir que si solo se contagia de uno.

Tampoco se sabe si este segundo patógeno será todavía el predominante ni si, en caso de que la gripe circule de manera intensa, se pueden producir casos más graves porque hace un año que la población no se contagia y no genera inmunidad. “No sabemos cómo será la epidemia de la gripe de este año pero seguro que diferente de la de 2020. Seguramente este año sí veremos casos de gripe, circulará menos pero ya los vemos", ha avisado la secretaria de Salud Pública, Carmen Cabezas. La experta ha explicado desde el CAP Río de Janeiro de Barcelona que este invierno volverán los virus respiratorios y que, de hecho, algunos centros sanitarios ya empiezan a recibir algunos casos, sobre todo por rinovirus (causantes de los resfriados comunes) y las bronquiolitis en niños. "Y esperamos recibir más a finales de años", ha añadido.

La gripe es uno de los principales problemas de salud pública a los que se enfrenta Catalunya cada año. Las oleadas gripales afectan aproximadamente entre a un 5 y un 15% de la población y en 2019 -el último año que se tienen datos específicos- se estima que la vacunación antigripal evitó un 37% de las defunciones, un 26% las hospitalizaciones entre los mayores de 64 años y un 40% de los ingresos en unidades de cuidados intensivos (UCI). Por eso, y como medida de prevención, Salud se propone vacunar al 75% de las personas mayores, preferentemente a partir de los 65 años, y al personal sanitario y sociosanitario, así como superar el 60% en embarazadas y en personas con condiciones de riesgo.

Este año Catalunya dispondrá de 1.570.000 dosis antigripales, 120.000 más que el año pasado, y volverá a haber disponibles en las farmacias. De estas, 70.000 serán dosis tetravalentes de carga antigénica, las más fuertes, e irán a las residencias para luchar contra la senescencia (pérdida de la inmunidad con los años) y 650.000 serán tetravalentes de inmunogenecidad reforzada para los mayores de 65 años. "Es el primer año que tenemos dosis dirigidas a los cuatro troncos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS)", ha apuntado Cabezas.

En cuanto al covid, con la detección de la variante delta plus, causante del boom de contagios en el Reino Unido y que ya ha sido identificada en Catalunya, las terceras dosis se tienen que destinar a proteger a la población más vulnerable (de más de 70 años) que hayan recibido la segunda dosis ahora hace seis meses o más. De momento, más de 87.000 personas inmunodeprimidas o que viven en residencias, los dos primeros grupos priorizados en la estrategia, ya han recibido esta tercera dosis. "Empezamos a ver una cierta pérdida de inmunidad alrededor de los seis meses y por eso los vacunamos, porque son el colectivo más frágil", ha explicado Cabezas.

stats