Sociedad 12/10/2021

Un ataque informático deja a la UAB una semana sin internet

Se pide a los estudiantes, docentes y personal que no usen sus ordenadores personales

3 min
El campus de la UAB, en una imagen de archivo

BarcelonaUn ataque informático ha dejado este lunes a los servicios internos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) sin poder funcionar y ha obligado a suspender algunas clases. Según han explicado fuentes de la UAB al ARA, el origen del ataque podría ser un ransomware o secuestro digital, en que un programa restringe el acceso a algunos archivos del sistema infectado y pide un rescate a cambio de sacar esta restricción. Oficialmente, sin embargo, los servicios informáticos de la UAB todavía están trabajando para saber el origen de uno de los ataques más graves que han sufrido y avisan que será "complicado" saber quién hay detrás. Tampoco se sabe cuándo se podrá restablecer el servicio, pero desde la universidad ya han avisado que durante toda la semana "se trabajará sin usar ordenadores conectados a la red", lo que afectará "todos los ámbitos de actividad: docencia, investigación y administración".

La afectación a los servicios informáticos de la UAB es "general": no hay conexión en internet en el campus, no funciona ninguna red wifi y ni los estudiantes ni los profesores se pueden conectar desde sus ordenadores al Campus Virtual. Tampoco funcionan el correo electrónico ni la web. Según ha explicado al ARA Jordi Hernàndez, comisionado por las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), el ataque informático contra los servidores de la Autónoma se ha detectado de madrugada y desde entonces los técnicos trabajan para evaluar las afectaciones. En un comunicado, la Autònoma ha explicado que el ataque ha afectado "el sistema de virtualización que aloja una gran parte de los servicios corporativos", lo que impide utilizarlos.

Paralelamente, se ha activado el protocolo habitual: se ha informado a la agencia de ciberseguridad estatal, se ha hecho una desconexión completa de los sistemas centrales para "aislar las máquinas afectadas" y se han aplicado "medidas preventivas para evitar la propagación a sistemas no afectados". Es por eso que se han puesto los servidores en "cuarentena total" y se ha pedido a los profesionales de la UAB, a los docentes y a los estudiantes que "no hagan ninguna actividad que implique un ordenador personal" tanto en el campus como en el exterior. En función de estas consignas, cada decanato decidirá qué clases se suspenden y cuáles no. De momento, la Facultad de Comunicación ha tenido que anular todas las clases teóricas y prácticas porque no se pueden hacer funcionar ni el hardware ni el software.

Si por la mañana los responsables de la UAB no sabían si tardarían "horas, días o semanas" en restablecer los servicios informáticos, al atardecer ya afirmaban que durante toda la semana los docentes, investigadores, alumnos y personal de administración tendrán que trabajar sin internet. "No será una semana normal en la Autònoma", afirma Hernàndez. Esta tarde los servidores continuaban desconectados y los técnicos no habían podido restablecer el servicio informático. La UAB seguirá desconectada de la red e inoperativa en internet hasta que no se pueda recuperar la copia de seguridad y se reinicie el sistema con los datos de antes del ataque. Cuando se hayan determinado "en detalle" los mecanismos del ataque, se podrá restablecer el sistema de forma escalonada. La buena noticia es que los técnicos han podido comprobar que las bases de datos corporativas, con información personal, económica y académica, "no han sido afectadas".

Ahora mismo la UAB solo se puede comunicar con sus usuarios por las redes sociales, a través de las cuales han recomendado desconectar todos los servicios vinculados a la UAB, incluyendo la nube, para evitar que la infección se esparza. Además, piden que si algún usuario ha recibido un fichero llamado http://Readme.READ y lo ha guardado en el escritorio, así como ficheros con extensión .uab, apague el ordenador y avise al servicio informático.

stats