Desescalada
Sociedad 10/06/2021

Barcelona ignora a Protección Civil y abrirá las playas por San Juan, pero sin alcohol

Los alcaldes del área metropolitana también quieren abrirlas, según el vicepresidente del AMB

Ara
3 min
Joves en una playa de Barcelona celebrando San Juan en una imagen de archivo.
Disponible en:

Barcelona abrirá todas las playas durante la verbena de San Juan hasta las seis de la mañana. Pero con condiciones: no se permitirá el uso de tiendas de campaña, aparatos de música ni la entrada de bebidas alcohólicas. Además, la Guardia Urbana hará controles en los accesos para evitar que haya aglomeraciones –también en los aparcamientos, para vigilar que no haya una gran acumulación de vehículos– y supervisará que los asistentes cumplan las normas sanitarias de convivencia "elementales", es decir, que haya suficiente distancia entre los grupos, que todo el mundo lleve la mascarilla puesta y que no se beba alcohol.

Con esta decisión, el Ayuntamiento de Barcelona ha optado por ignorar a Protección Civil, que había recomendado limitar el aforo en las playas e, incluso, cerrarlas para evitar aglomeraciones, y sacar adelante su plan para "esta celebración emblemática" de la ciudad.

"La prudencia [respecto a la pandemia] es absolutamente compatible con la posibilidad de permitir un uso razonable de estos espacios urbanos que, además, tienen un papel para evitar la congestión [de otras zonas de la ciudad] muy importante", ha defendido el teniente de alcalde en Seguridad, Albert Batlle, que ha añadido que un cierre absoluto de las playas como el del año pasado "es inviable" en plena desescalada.

El año pasado, Barcelona cerró las playas desde las 20 horas del día 23 hasta las 10 horas del día 24 para que no se dieran "les grandes concentraciones de cada año". Este año, en cambio, Protección Civil únicamente había hecho llegar a los ayuntamientos algunas recomendaciones, ha asegurado Batlle, y dado que la situación epidemiológica actual es diferente, el consistorio "ha ponderado mucho la necesidad de celebrar la verbena". "Hace más de un mes que se levantó el toque de queda nocturno y tenemos que recuperar la normalidad en cuanto a la ocupación de espacios", ha insistido Batlle.

El consistorio también prevé desalojar las playas a las seis de la mañana para hacer las tareas de limpieza y mantenimiento necesarias y volverlas a abrir al público hacia las nueve.

Coordinación con el Govern

Barcelona no está sola en esta decisión: los municipios litorales del área metropolitana también abrirán las playas, según se ha acordado este miércoles en una reunión del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Badalona, Sant Adrià de Besòs, el Prat de Llobregat, Castelldefels, Gavà y Viladecans permitirán acceder a sus playas, puesto que quieren coordinarse con Barcelona para no enviar “mensajes confusos” a la población, según ha explicado la teniente de alcalde de Seguridad de Badalona, Irene González. 

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica y vicepresidente del Área Metropolitana de Barcelona, Eloi Badia, ha defendido esta decisión aduciendo que los municipios quieren abrir las playas en una fecha "tan señalada" para tener un espacio de ocio seguro y con todas las medidas sanitarias.

Badia ha remarcado que todos los consistorios han coincidido en que mantenerlas abiertas contribuirá a "abrir el máximo de espacio posible". "Ha habido matices pero todavía tenemos trece días para coordinarnos [entre municipios] y con las autoridades sanitarias", ha admitido. El vicepresidente del AMB ha indicado que los próximos días se podrán aprobar "guías o referencias" compartidas por los varios municipios.

Protección Civil de la Generalitat recomendó el martes a los ayuntamientos que cierren las playas, que solo autoricen pequeñas hogueras y que habiliten espacios controlados para cenar en pequeños grupos al aire libre para evitar aglomeraciones en la verbena, porque todavía no será “normal al 100%”. El subdirector de Protección Civil, Sergi Delgado, lanzó la petición a los consistorios de extremar las precauciones, a pesar de que reconoció que muchos municipios no tenían suficientes efectivos para supervisar toda la franja litoral.

stats