Ocio nocturno
Sociedad  /  Barcelona 15/09/2022

La discoteca Opium resistirá un año más en el Frente Marítimo de Barcelona

El Estado prorroga el contrato al local de ocio a pesar de los planes anunciados para hacer crecer el CSIC en este emplazamiento

3 min
La playa del Somorrostro de Barcelona con la discoteca Opium al fondo, el punto donde se habría encontrado la mujer muerta este domingo

BarcelonaLa desaparición de la discoteca Opium del paseo Marítimo de Barcelona no será tan rápida como se anunció este julio, cuando el Ayuntamiento presentó un acuerdo sellado con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para hacer posible que el local sirviera para ampliar las instalaciones del Centro Mediterráneo de Investigaciones Marinas y Ambientales (CMIMA) en la ciudad. A pesar de que la previsión era poner en marcha de manera inmediata el uso provisional del espacio mientras avanzaba el proyecto y la licitación de las obras, no podrá empezar antes de septiembre del año que viene. El gobierno del Estado, que es el titular de estos espacios del Frente Marítimo, ha prorrogado un año más el alquiler a Opium, como confirman desde la propiedad del local, que ya anunció que tenía previsto impugnar el acuerdo que los dejaba fuera del paseo Marítimo. Consideraban que la decisión tomada era "unilateral" y "puramente ideológica" para "castigar" a los locales de ocio nocturno que se concentran en esta zona. Y ahora les garantizan que, como mínimo, continuarán un año más en la misma ubicación.

Cuando el ministerio de Hacienda sacó a subasta, el octubre del 2020, un lote con 26 locales del Frente Marítimo que habían sido concesionados durante 30 años al Ayuntamiento para relanzar la ciudad coincidiendo con los Juegos del 92 dejó fuera cinco (Opium, Shoko, Carpe Diem, Aqua e Ice Bar). Y el consistorio valoró aquel paso como la parte más positiva de la operación porque se trataba de los espacios que quedan más cerca del Instituto de Ciencias del Mar y ya se pensaba en una futura ampliación de los centros del CSIC. Pero mientras todo esto no tomaba forma, se acordaron prórrogas del contrato de alquiler para estos establecimientos: de cinco años para la mayoría y de solo dos años para Opium, porque era el local que queda justo delante el centro de investigación. Y, por lo tanto, el primero donde se preveía intervenir. Aquella prórroga de dos años vencía este mes de septiembre, pero el 2020 también se decidió que se podría alargar después por periodos de un año. Y esto es lo que ya se está aplicando. El contrato se ha alargado hasta septiembre del año próximo.

Sobre este cambio de calendario, el gobierno municipal expone que en el acuerdo para el cambio de uso ya se especificaba que era responsabilidad del CSIC empezar los trámites para hacer efectivo el traspaso de los locales y el cambio de la titularidad. El texto también recogía, en el mismo punto, que era trabajo del consistorio poner a disposición del CSIC el anteproyecto de obras impulsado desde la Oficina del Plan Litoral. Sin embargo, el Ayuntamiento entiende que el primer paso era ligar el tema del cambio de titularidad, y que su parte del pacto empieza a desplegarse cuando ya se hayan cedido los espacios. Sea como fuere, lo que ha pasado es que el proyecto no ha avanzado suficiente y que el ministerio de Hacienda ha acabado concediendo la prórroga a los actuales locatarios.

Ampliación en dos fases

El protocolo firmado entre el CSIC y el Ayuntamiento que se presentó a finales de julio, fijaba que el crecimiento del centro de investigación se hará, de entrada, en el local donde ahora está Opium a través de una cesión del espacio, que ocupa 2.565 metros cuadrados, por parte del Estado, y que el consistorio se comprometía a aportar los recursos económicos para financiar la transformación. En una segunda fase, se abría la posibilidad de sumar a la ampliación de las instalaciones científicas los dos locales contiguos al de Opium, una vez que ya haya vencido la prórroga del alquiler (y siempre que no se vuelva a prorrogar).

stats