Coronavirus
Sociedad 18/11/2021

Una biopsia pulmonar 'descubre' qué pacientes de covid necesitan tratamiento con corticoides

El Hospital de la Vall d'Hebron evalúa el impacto que la infección tiene en los pulmones

2 min
Una enfermera a la UCI del Hospital del Valle de Hebrón.

BarcelonaEl tratamiento recomendado a enfermos de covid-19 que sufren una neumonía que les dificulta la respiración de manera moderada a grave ha sido hasta ahora la administración de corticosteroides, un fármaco con una potente acción antiinflamatoria. Si todo va bien, el paciente volverá a casa y poco a poco se irá recuperando. Pero esto no pasa con todo el mundo. Un porcentaje todavía impreciso de enfermos presenta ahogos y dificultad para respirar tiempo después de superar la infección. ¿Hay que seguir administrando este tipo de fármacos? Esta es la pregunta que un equipo del servicio de neumología del Hospital de la Vall d'Hebron, desde donde se sigue a enfermos de covid con secuelas respiratorias, se formuló en la primera oleada de la pandemia. Y la respuesta es que no siempre hay que seguir un tratamiento con importantes efectos secundarios a largo plazo. Los resultados del estudio se publican este jueves en la revista CHEST.

El equipo, liderado por el neumólogo Mario Culebras, hizo el seguimiento de 757 pacientes con dificultades respiratorias. De estos se seleccionaron 50 que habían superado la infección hacía al menos tres meses y que tenían entre 35 y 76 años —media de 58 años—, con un porcentaje equivalente entre hombres y mujeres. Las pruebas de radiología, básicamente un TAC de tórax, mostraban la existencia de enfermedad intersticial, es decir, una inflamación que afecta al tejido que rodea los alveolos pulmonares, donde se produce la captación de oxígeno y la expulsión del CO₂. “Los pacientes con esta afectación tienen dificultades para respirar”, explica Culebras. El tratamiento es la administración de oxígeno y, en los casos más graves, de corticosteroides. “Muchos de estos enfermos pueden desarrollar fibrosis al cabo de los años, según se ha visto en casos de MERS o SARS-CoV1”, continúa. Además, la administración prolongada de corticosteroides tiene efectos secundarios importantes.

Para confirmar la gravedad de la enfermedad, el equipo liderado por Culebras practicó biopsias pulmonares con criosonda de un solo uso, una técnica nada habitual hasta ahora y en la que el Hospital de la Vall d'Hebron es pionero. “Somos el hospital que más lo ha hecho en Catalunya”, señala. Las biopsias determinaron que un 60% de los pacientes tenían un daño grave en el pulmón y que, por lo tanto, necesitaban tratamiento con corticosteroides. En un 34% el resultado fue negativo; no era este el tratamiento que les hacía falta. Pero había 17 personas (un 34%) que no lo necesitaban. Las biopsias pusieron de manifiesto que un alto porcentaje de pacientes se pueden ahorrar tratamientos innecesarios. “Hemos visto que es importante verificar el daño pulmonar antes de prescribir un tratamiento con efectos secundarios importantes”, asegura el neumólogo.

El equipo dirigido por Culebras acumula hasta 3.000 pacientes a los que se efectúa seguimiento clínico desde el inicio de la pandemia, todos ellos de gravedad. “Conviene establecer cuál es la dosis mínima efectiva para cada paciente”, dice. Además de evitar el progreso hacia enfermedades “mucho más graves” como la fibrosis. El próximo paso, indica, será proseguir con el estudio para conformar los datos y ver la conveniencia de extender la técnica a un rango más alto de enfermos.

stats