Urbanismo
Sociedad 11/07/2022

El castillo de cuento de Esplugues (y su nuevo barrio)

En el terreno donde estaba la fábrica Montesa se construirán 2.105 viviendas y se hará una ludoteca en una casa modernista abandonada

3 min
El Castillo de los Tres Dragons, en Esplugues de Llobregat

Esplugues de LlobregatSe conoce popularmente como el Castell dels Tres Dragons –dicen que porque recuerda el edificio modernista que Barcelona tiene en el parque de la Ciutadella con este nombre– y también como Villa Victoria, que es la inscripción que se puede leer en sus columnas. Este palacete de Esplugues de Llobregat está abandonado desde que el matrimonio propietario, Pere Domingo Mañé y Ramona Amigó, fue asesinado durante la Guerra Civil. Y continúa en pie, en mal estado de conservación, en medio de la nada. Sobrevive junto a los terrenos que habían acogido la antigua fábrica de motos Montesa, derribada en 2002 (solo queda un monumento conmemorativo), y de donde estaba el campo de fútbol del Rayo Amarillo.

Ahora esta zona acogerá un nuevo barrio, la llamada Àrea Residencial Estratègica (ARE) Montesa, que es una de las transformaciones metropolitanas de mayor envergadura que se proyectan y tiene que coser los municipios de Esplugues, L'Hospitalet y Cornellà. Se prevé que se levanten hasta 2.105 viviendas nuevas, más de la mitad de ellas (1.059) de protección oficial. En total, 13 bloques.

También se proyectan 26.800 metros cuadrados de zonas verdes y 19.500 metros cuadrados de equipaciones, como la nueva comisaría de la Policía Local o un centro cívico. Pero la joya del proyecto es la nueva vida del Castell dels Tres Dragons, que todavía conserva detalles cerámicos de colores que recuerdan su época de esplendor, y que después de décadas de abandono ahora se tiene que convertir en una ludoteca pensada no solo para niños, sino para personas de todas las edades.

El monumento conmemorativo de Montesa

El juego se entenderá como un elemento cohesionador, explican desde el Ayuntamiento. "Contamos con el juego como unas gafas nuevas para afrontar problemas urbanos habituales desde otra óptica. Cuestiones tan diversas y tan comunes en todas las ciudades como la soledad de la gente mayor, la movilidad o cómo facilitar la inclusión de nueva población", defiende la alcaldesa del municipio, Pilar Díaz. El proyecto nace, de hecho, del programa Playful Paradigm, del cual forma parte Esplugues junto a siete ciudades europeas más y que confía en el juego para impulsar cambios urbanos: aquello de encontrarse para hacer algo y conocer a los vecinos. Y romper con la idea de que el juego es cosa de niños.

El protagonismo del juego

Dentro de este programa la ciudad ya ha impulsado iniciativas como la ludoteca móvil o un juego de cartas con preguntas sobre el municipio que ya se ha distribuido en los centros educativos. Y ahora el plato fuerte tiene que ser esta nueva ludoteca fija que se ubicará dentro de un castillo que, como remarca la alcaldesa, tiene nombre e imagen de cuento; y que cuando todo el barrio nuevo esté en marcha dejará de ser una casona aislada.

De momento, ya han empezado los trabajos de urbanización de todo el ámbito, que ocupa más de 11 hectáreas, y cuentan con un presupuesto de salida de 19 millones de euros. Los operarios ya trabajan también en la rehabilitación del Castell dels Tres Dragons, un edificio de dos plantas, que se construyó en 1919 y que está catalogado como bien cultural de interés local. El castillo, que ahora tiene un aire fantasmagórico y trozos donde la pared ha perdido su recubrimiento, recuperará su esplendor de cuento de la mano del proyecto del ARE Montesa. Pero de momento no hay un plazo concreto para la apertura de la nueva ludoteca ni tampoco se ha detallado cuál será el presupuesto total del proyecto de rehabilitación.

stats