Cambio climático
Sociedad 22/06/2022

Catalunya tiene el triple de episodios de calor por año que a mediados del siglo XX

No hay evidencias claras de que la precipitación sea más intensa o de que las sequías sean más largas

4 min
Un grupo de personas en un banco de Plaza Cataluña durante la última oleada de calor.

BarcelonaEsta mañana el Servei Meteorològic de Catalunya ha hecho público su boletín anual de indicadores climáticos, que este año incorpora algunas nuevas métricas interesantes como por ejemplo el indicador de oleadas de calor. Con datos desde el 1950, los climatólogos del Meteocat han podido comprobar que el número de episodios de temperaturas altas extremas que hay cada año en Catalunya ha aumentado claramente durante las últimas décadas. Si a mediados del siglo XX había alrededor de dos episodios de temperaturas muy altas por año, ahora de media hay entre seis y siete.

Como episodio de calor se contabiliza cualquier situación en la cual haya habido temperaturas extremas (superiores al percentil 90) durante tres días seguidos, y esto incluye también los episodios de febrero, por ejemplo, o de noviembre. Es decir, una situación de tres días o más con temperaturas muy altas para la época en un mes de invierno también entraría en esta categoría de episodio de calor. Estos episodios pueden ser de temperaturas extremas tanto diurnas como nocturnas: tres noches seguidas de noviembre con temperaturas extrañamente altas para la época también son un episodio de calor según este indicador del Meteocat. El periodo de referencia que se usa es el 1961-1990; por lo tanto, bastante alejado del contexto de temperaturas actual.

En el conjunto de Catalunya la temperatura ha subido 1,8 ºC desde mediados del siglo XX y el nivel del mar ha aumentado 10 cm desde 1990, según las medidas tomadas regularmente en L'Estartit. Se mantiene una tendencia más marcada en el aumento de temperatura de día (0,3 ºC por cada diez años), que por la noche 0,19 ºC, y, como ya se había constatado en años anteriores, el verano es la época en que la temperatura proporcionalmente sube más: 0,35 ºC por decenio.

Anomalía de la temperatura media anual en Catalunya
Anomalía en grados centígrados respecto a la media del período 1961-1990

+1,5 ºC

+1

1950

1980

1970

+0,5

0

1990

2000

2010

2022

1960

-0,5

-1 ºC

+1,5 ºC

+1

1950

1980

1970

+0,5

0

1990

2000

2010

2022

1960

-0,5

-1 ºC

+1,5 ºC

+1

1950

1980

1970

+0,5

0

2010

1990

2000

2022

1960

-0,5

-1 ºC

El 2021 fue el 12.º año más cálido en Catalunya desde 1950, con una anomalía de temperatura de 1,4 °C. Desde el 1993 no ha habido ningún año más frío de lo que tocaría si se coge como referencia el periodo 1961-1990. Un indicador interesante sobre el año 2021 para ponerlo en el contexto de acuerdos como los de París es el del aumento de temperatura respecto de la etapa preindustrial: en Catalunya el 2021 la temperatura fue 1,1 ºC superior a la referencia 1850-1900, un dato idéntico a la que se registró a escala planetaria. Hay que recordar que en el Acuerdo de París los estados se comprometían a hacer todo lo posible por no superar el calentamiento de 1,5 ºC.

Lluvia y sequía: pocas cosas claras

Otro aspecto destacable de los indicadores climáticos en Catalunya de las últimas décadas es que por ahora no hay una tendencia clara en el comportamiento de la precipitación. No hay indicadores ni tendencias concluyentes que permitan afirmar que las sequías son más largas ahora que hace algunas décadas, ni que la precipitación esté aumentando o disminuyendo o que se esté repartiendo de forma muy diferente.

Según el jefe de climatología del Meteocat, Marc Prohom, en datos diarios hay muy poco rastro a estas alturas de los efectos del cambio climático en la precipitación en Catalunya, un hecho que corroboran también diferentes informes de los expertos internacionales del Panel Intergubernamental de Cambio Climático a escala mediterránea.

Donde más se nota una tendencia a la intensificación de la lluvia es en las dos series más largas de Catalunya: la del Observatori Fabra, en el Tibidabo, y la del Observatori de l'Ebre, en Roquetes. Uno de los indicadores que usa el Meteocat calcula cuál es el total de lluvia anual si solo se cuentan los días de lluvia que quedan entre el 1% de los más abundantes. En el Fabra este dato ha aumentado 46 l/m² desde el inicio de la serie, y en el del Ebro, 35. Los días de lluvia muy abundante dejan más agua que antes.

Prohom admite que el informe del Meteocat es una visión general de los últimos 70 años que no entra en detalle específicamente en las últimas décadas, una línea que los climatólogos del SMC podrían abordar pronto, como también está en perspectiva abordar un análisis más fina a escala horaria de las precipitaciones, para comprobar si los episodios de lluvias muy intensas como el de Alcanar del septiembre pasado, el que hubo en la misma zona en octubre del 2018 o el de Vilassar del 2016 pueden haber sido inflados por el cambio climático.

Menos calefacción, más aire acondicionado

Finalmente, otro dato muy interesante que aporta el Boletín Anual de Indicadores Climáticos del SMC son los grados día de calefacción y refrigeración, una medida que permite estimar el consumo necesario de energía que hace falta para mantener el confort de un espacio. Al cabo del año, ahora hace falta menos energía que antes para combatir el frío en una casa, pero mucha más para combatir el calor. Dos ejemplos son los de Lleida y de Figueres. Según datos del Meteocat, los grados día de calefacción han disminuido un 17% en Lleida y un 20% en Figueres desde la década 1950-1960, pero, en cambio, los grados día de refrigeración han aumentado un 67% en Lleida y se han más que doblado (114%) en Figueres. Esto no significa que al cabo del año sea más importante el aire acondicionado que la calefacción para mantener el confort de una casa, pero el balance entre una cosa y la otra se está equilibrando claramente. Los umbrales para hacer estos cálculos de temperatura son los 15 ºC de temperatura mediana diaria por la parte baja y los 21 ºC por la parte alta.

Según fuentes del Instituto Catalán de Energía, el consumo de energía de una vivienda es aproximadamente proporcional a la evolución de los grados día, lo que quiere decir que en las últimas décadas el gasto que hay que hacer en energía en verano si se pretende mantener una vivienda dentro de una temperatura razonable en verano se ha disparado, pero, en cambio, el dato anual de la energía que hace falta para mantener una casa confortable combinando calefacción y refrigeración ha cambiado muy poco y lo ha hecho sensiblemente a la baja.

stats