Sociedad 19/06/2021

Joan Mas Soler: “Me coges eufórico, a punto para hacer que la gente disfrute de la vida”

8 min
Joan Mas Soler es el propietario de la sala de jazz y discoteca Jamboree, del ‘tablao’ de flamenco Los Tarantos, de la discoteca de tecno Moog y promotor del Mas y Mas Festival

Pocas veces un cargo (empresario del ocio nocturno) se queda tan corto para capturar la personalidad y la trayectoria de un entrevistado. Porque Joan Mas Soler (Barcelona, 1958) es el propietario de la sala de jazz y discoteca Jamboree y del tablao flamenco Los Tarantos, los dos en la Plaça Reial de Barcelona, de la discoteca de tecno Moog, promotor del Mas i Mas Festival, un apasionado de la música y un puntual de la música en directo y de la diversión nocturna de la capital. Un hombre que habla mucho, incansablemente y sin tapujos. Este es Joan Mas en acción en su última rueda de prensa: “He pedido dinero al Ayuntamiento para poder pagar mejor a los músicos. Nos deja la tarima y las sillas. Yo no quería ni la tarima ni las sillas, porque ya tengo”. Lean la denuncia que hace de la mafia de venta de latas de cerveza en la calle. Entrevistamos a Mas cuando está a punto de reabrir una sala que ha estado casi un año cerrada: “La mejor época del Jamboree será a partir de 2021 seguro, aparte de que tengo un equipo que nunca ha sido tan bueno”. ¡Viva la música y viva la noche!

Entrevista de Antoni Bassas a Joan Mas

Faltan pocas horas para volver a abrir el Jamboree después de más de un año cerrado. ¿Cómo estáis?

— Me coges eufórico, montando la barra, llenando neveras, revisando programas informáticos, etapas de potencia... Está todo el personal emocionado. Hay más trabajo del que pensábamos, porque cuesta arrancar una sala parada. Se me ha hecho muy largo. Abriremos a las doce en punto de la noche del domingo al lunes, hemos agotado entradas, porque solo puede entrar el 50% del aforo. Tenemos mucha ilusión para hacer disfrutar a la gente y que la gente disfrute de la vida.

¿Cómo le ha ido a la empresa desde marzo del año pasado?

— Hombre, fatal. Hemos perdido un millón y poco de euros. He podido aguantar con un crédito, claro. Y ahora devuélvelo. La pandemia ha empobrecido a empresas y trabajadores. Trabajadores míos que cobraban 2.000 o 3.000 euros han pasado a cobrar 600 o 700. Y ahora volveremos a poner en marcha pagando mal, trabajando más de la cuenta y apretándonos el cinturón. España es el único país que ha hecho cerrar negocios y no ha ayudado. ¡Yo he tenido que pagar cada mes la tasa de basura y no producía porque estaba cerrado! A mí esto me parece un crimen. Y, después, estoy de las ayudas y las subvenciones hasta el gorro, con perdón por la expresión. Tengo a dos personas en la oficina presentando peticiones: que si facturas, que si después te las deniegan por un defecto de forma. y, todo ello, para darte una miseria que al lado del millón que necesitaría no sirve de mucho.

Pero me lo dice sonriendo.

— Es que también estoy muy optimista. Mira la historia: después de cada pandemia la gente tiene unas ganas imparables de oír música, de salir, de pasárselo bien. Y mi equipo tiene unas ganas de disfrutar trabajando que no nos parará nadie, ni a mí ni a todo el sector. Tengo 82 trabajadores esperando trabajar. Vamos escopeteados. En el jazz se improvisa mucho, pero las improvisaciones antes se preparan. Fede Sardà decía que nos dejaran abrir cuando estuvieran muy seguros. Piensa que cuando levantemos los ERTE tendremos que pagar el 100% de la Seguridad Social: en el Jamboree esto son 60.000 euros al mes. Es que para mí no se puede dejar de vivir ni un día ni una hora. Y la música en vivo es necesaria diariamente, y salir por la noche también.

Y como no puede estar quieto, el verano del año pasado montó conciertos al aire libre, en la Plaça Reial.

— Fue bestial. Dos horas antes de abrir, cuando montábamos las sillas, ya venía la gente a esperar, y este año lo repetiremos todo el agosto. La gente ya nos está llamando. “Lo haréis este año, ¿verdad?” Es que la música enlatada está muy bien, suerte he tenido estos meses de Spotify, pero el directo es otra cosa.

Usted había tocado el órgano en la iglesia.

— Sí, estudié órgano de viento en el Conservatori del Liceu y tocaba en muchas bodas. El órgano de jazz también me gusta mucho y era muy amigo de Lou Bennett, Jim Smith, Jim McGriff, todos los grandes del órgano de los años 50 y 60. Me compré un Hammond B3 que tengo en el Jamboree, un instrumento mítico del jazz. Bach también tiene un punto de transportarte, con todas las fugas se te va el cerebro. Yo no he consumido nunca drogas y digo a la gente que la mejor droga es la música. Y te transporta más lejos, en el fondo.

¿Tinder ha robado clientela a las discotecas?

— Hoy la discoteca no es el lugar adecuado para ligar, por internet ahora es más fácil, y la gente que va a la discoteca va a bailar. Evidentemente, el baile no deja de ser un ritual de emparejamiento, pero cuando disfrutas bailando solo estás para bailar. Y España tiene un grave problema, no me creerás, y lo digo porque lo considero superimportante: es el único país del mundo donde está prohibido bailar por ley en un lugar que no sea una discoteca. En España, ni en bares ni restaurantes se puede bailar.

¿Y de dónde viene esto?

— Porque bailar es pecado. Y esto ya viene de los Austrias, cuando los reyes iban de negro y consideraban que la música de baile era horrible. En cambio, en todas partes el baile es una parte muy importante de la cultura. En Alemania la fiesta de la cerveza sin baile no se entiende. Y en los países árabes bailar es fundamental.

¿Cómo se ha divertido la gente?

— Con la pandemia ha sido brutal la cantidad de discotecas ilegales, de naves industriales gigantes pagando a quien se tiene que pagar para que no se hable... Y ahí estaba la gente, amontonada y sin mascarilla. Como la ley seca en los Estados Unidos, que no funcionó. Estamos de mala racha los de la noche, en este país. Barcelona tenía una noche brutal antes de la Guerra Civil, el Paral·lel no cerraba. Franco cerró la noche, y llega la democracia y en lugar de abrirla más, continúa puteándola. ¿Y esto qué genera? Ilegalidades. Se han retirado licencias, la Paloma y la Cibeles se cerraron, a pesar de los esfuerzos de mi generación para hacer una noche sana en Barcelona.

Los tiempos han cambiado, ¿no? Ahora hay gente que ha descubierto el placer de cenar a las ocho de la noche y después ya le dará pereza salir.

— Siempre aconsejo salir una noche de vez en cuando. ¿Cuál es la mejor manera de tener insomnio? Estar triste, no oír música, preocuparse por el trabajo, la familia, no distraerse ni un día... No te digo que cada día tengas que ir dormido al trabajo, porque entonces sería un desastre, pero romper las rutinas es muy sano. Mi mujer es japonesa. He estado en Japón veintidós veces. No me dirás que es una sociedad que no trabaja, ¿verdad? Pues la de Japón es la mejor noche del mundo, a las dos de la madrugada puedes estar comprando revistas o discos.

Todo esto, ¿qué administración lo ha entendido mejor?

— Uy, esto es como decir: “¿En España qué partido político ha entendido mejor el problema catalán?” La noche no la ha entendido nadie y todos han hecho desastres. Los jóvenes que salen votan poco y los mayores que no salen votan mucho. Por desgracia la noche ha quedado abandonada porque les importa un pepino. Recuerdo cuando venían Barnils o Monzó, y todo ese mundo de periodistas que acababan de trabajar a las tres de la madrugada. Los socialistas, cada vez que venían elecciones municipales a Barcelona, cerraban locales por la noche. A mí el alcalde Hereu (con el que tengo buena relación personal) me cerró el primer bar que abrí con mis hermanas, que era precioso, y donde venía la gente del barrio y cerrábamos a las dos.

¿Y por qué se lo cerraron?

— Porque dos casas más allá había una vecina que no quería ruido en la calle.

Ah, hacíais ruido.

— No hacíamos ruido, estaba muy insonorizado.

Quizás la gente cuando salía del local.

— Le insonorizamos la ventana.

Problema resuelto.

— No, porque entonces dijo que en verano tenía calor. Y entonces le pusimos aire acondicionado, pero ella siguió quejándose. Se llamaba Margarita. Y nos fue denunciando hasta que nos cerraron. La Paloma, una sala de baile histórica, que me caía la baba de una cosa tan bien llevada... ¿Tú crees que, porque cuatro vecinos se quejaban, una cosa histórica como aquella se tenía que cerrar? Yo propondría cerrar la Rambla, porque quiero dormir por la noche y que no pasee gente.

¿Cómo está la Plaça Reial?

— Ahora empieza a estar muy bonita, aconsejo que la gente baje. Cuando entramos nosotros habían pasado los años 80 de la heroína y por la noche estaba fatal, gente durmiendo en los porches, llena de ionquis pinchándose, peleas de delincuentes... Pero se fue arreglando, lentamente. La noche es preciosa pero está abandonada. El centro de Barcelona es una pena. Mira qué pasa con la venta de cervezas en la calle. Barcelona debe de tener la noche más barata del mundo, en ninguna parte encuentras cervezas por la noche a un euro. Y esto degrada el negocio y la ciudad. Tengo fotos de toda la Plaça Reial cubierta por una manta de latas... Y ahora el problema es que hay mucha familia que vive de ello. Hay unos almacenes en el centro de la ciudad donde ves los palés cargados de latas de cerveza que suben por la Rambla. Ves dónde está el almacén. Los pobres que venden las latas cobran una miseria y tienen que comprar la lata a los del almacén, no las pueden comprar más baratas. Y si fuera solo esto... Porque también hay drogas y prostitución. Es una mafia muy potente. La noche la dejan degradar y se tendría que mimar, es una riqueza que tenemos en Barcelona.

¿Usted es músico, empresario o simplemente noctámbulo?

— Primer fui músico y no iba a las discotecas, me gustaba mucho el jazz, iba a la Cova del Drac, en Terrassa, y salía muy poco por la noche. E iba mucho a conciertos clásicos.

¿Y cuándo lo estropearon?

— [Ríe] ¡Estropear no! A los 28 años mi hermana abrió un bar de copas, entré para echarle una mano pinchando la música y disfruté mucho excitando a la gente. El trabajo del DJ es precioso, llevas a la gente donde quieres y, si tienes un buen día, la gente te viene a felicitar porque se lo están pasando muy bien. Y de ahí ya empecé a salir en los primeros locales de tecno, puse funk y James Brown, que me gustaba mucho y también tiene este punto de transportarte, repetitivo...[canta] “Get up, get up, stay in scene, like a sex machine...

Si pudiera ser uno de los músicos que ha conocido, ¿en quién se reencarnaria?

— Diría tres. Evidentemente, Lou Bennett, que sabía disfrutar de la vida, te la hacía disfrutar cuando tocaba, con sentido del humor... Había estado mucho en su casa, en París. Elvin Jones, el batería de Coltrane, que tuve el honor de tenerlo muchas veces tocando. YTete Montoliu también. Ahora bien, reencarnarme en él... Tenía mucho carácter. Era una personalidad muy inteligente. El buen músico es muy inteligente y muy ágil mentalmente, aunque no haya estudiado nada. He tenido la suerte de tener en el Jamboree a Chick Corea, Charlie Watts, Pau Donés... Hoy, cantantes como Rosalía lo tienen mal para venir, porque los mánagers y los grandes festivales les hacen firmar contratos de exclusividad y no pueden actuar en salas pequeñas. Una lástima. A mí me habría gustado ser un buen músico. Ya me callo, que cuando me pongo a hablar también entro en éxtasis. Ya me lo dijo mi padre: “Tú has confundido los diálogos con los monólogos”. ¿Sabes que, cuando era pequeño, mi padre y yo escuchábamos música tumbados en el suelo?

stats