Subministros
Sociedad 03/02/2022

Colau rechaza la propuesta de Aigües de Barcelona de subir el recibo del agua un 7,4% este 2022

El Área Metropolitana ha pedido a la compañía que aclare los motivos de este incremento

3 min
Aguas de Busot de Barcelona es una empresa participada por Agbar, la CON y CriteriaCaixa

BarcelonaLa alcaldesa de Barcelona y presidenta del Área Metropolitana (AMB), Ada Colau, ha rechazado esta mañana la propuesta de Aigües de Barcelona de subir el recibo del agua un 7,37% este 2022. En un documento al que ha tenido acceso el ARA, la compañía justifica que este incremento "es necesario para el equilibrio económico-financiero de la explotación". El porcentaje propuesto es mucho más alto que la media del IPC del año 2021, que ha sido del 2,3%. La nueva tarifa afecta a los ciudadanos de los 23 municipios del área de Barcelona, unos 3 millones de personas, que si se produjera este incremento lo notarían pagando cada uno de ellos unos 12 euros más al cabo del año.

El vicepresidente de medio ambiente del AMB, Eloi Badia, ha explicado al ARA que el incremento propuesto por Agbar es "intolerable" y ha destacado que es la propuesta más alta que jamás les han hecho. Según ha avanzado, ya ha pedido a la compañía que aclare algunos de los conceptos incluidos en el documento que quiere justificar un incremento tan pronunciado. Aigües de Barcelona es una sociedad mixta que está participada en un 70% por Agbar, un 15% por el AMB y un 15% más por CriteriaCaixa. El diario ARA se ha puesto en contacto con la compañía Agbar, que ha declinado hacer declaraciones.

Cada año la compañía hace una propuesta de incremento al AMB y empieza una negociación entre las dos partes. Es la administración pública la que tiene la última palabra. Esta última propuesta de Aigües de Barcelona, a juzgar por los precedentes, no parece que vaya a salir adelante. Y es que el pulso entre esta administración y la compañía mixta es prácticamente anual. En los años anteriores, Aigües de Barcelona también había propuesto aumentos de las tarifas, pero la respuesta del AMB fue la congelación en 2016 y aplicar rebajas en 2017 y en 2018. En el año 2019 la tarifa se volvió a congelar, y para el recibo del 2020 la compañía empezó las negociaciones pidiendo un incremento del precio de un 4,1%, a pesar de que se acabó aplicando una rebaja final de un 3,9% promovida por el AMB. En 2021, en cambio, el precio del recibo se volvió a congelar. Desde el 2015, el precio ha bajado un 9%.

El documento de Aigües de Barcelona incluye hasta 13 puntos para intentar justificar la subida. Algunos de ellos, según fuentes del AMB, son legítimos, porque el precio de la energía ha subido y, además, hay convenios laborales que implican un incremento de la tarifa. Pero también hay otros que no acaban de ver claros y ya les han pedido más información. Uno de los que más han extrañado al AMB es el que reclama un incremento de un 1,7% (5.227.781 euros) para cubrir el gasto que genera "la morosidad". Badia ha asegurado que "la morosidad de gente no vulnerable no se puede incluir en la tarifa". El argumentario de la compañía cita la ley de pobreza energética, pero esta partida ya está regularizada. A raíz de un acuerdo entre Agbar y el AMB, existe un protocolo para incluir en un programa a las personas que puedan demostrar que tienen pocos ingresos y que no pueden pagar el recibo del agua. En el AMB hay 50.000, pero su recibo no lo asume la compañía sino que se paga entre todos los ciudadanos.

Otros puntos sobre los cuales el AMB ha pedido más información a Agbar es el que propone incrementar el precio un 0,3% para cumplir "objetivos de desarrollo sostenible" y el que pide un aumento de un 0,4% para la "transformación digital necesaria".

La congelación o la reducción de las tarifas impuestas por el AMB no han impedido que la compañía Aigües de Barcelona siguiera siendo rentable. El año 2019 lo cerraron con unos beneficios netos de 22 millones de euros y el 2020, de 3,8 millones.

stats